fbpx
Estás leyendo
Limpieza y cuidado de la cara con ingredientes naturales de andar por casa

Limpieza y cuidado de la cara con ingredientes naturales de andar por casa

El cuidado de la cara es uno de los aspectos más importantes nuestra rutina de limpieza diaria y es que a pesar de estar confinados no podemos olvidarnos de cuidar nuestro aspecto y nuestra salud. Debido a la cuarentena por el la crisis del COVID-19, los establecimientos se mantienen cerrados, los supermercados no reponen con la rapidez con la que venden, y puede que ahora se te haga complicado acceder a los productos de belleza que siempre has utilizado.

Sin embargo, esto puede ser una oportunidad para cambiar tu rutina de limpieza facial. Los productos industriales de belleza pueden ser perjudiciales para la salud cuando están compuestos por alcoholes y otros ingredientes químicos que pueden dañar tu piel. Por eso, este es el mejor momento para crear una rutina de limpieza y cuidado de la cara, en el que introduzcas ingredientes naturales que puedes encontrar por casa.

Limpieza, exfoliación y nutrición son los tres pasos a seguir si queremos un rostro perfecto.

Limpieza

El primer paso para la limpieza es desmaquillarse, por ejemplo con aceite de coco que elimina cualquier tipo maquillaje. Aplícalo en la cara con tus manos y después enjuágate con agua tibia hasta eliminarlo por completo. Otra opción es el aceite de oliva. Aplicando unas gotas en un algodón elimina el maquillaje a la vez que las impurezas.

Exfoliación

A la hora de exfoliar tu rostro debes saber qué tipo de piel tienes, ya que para las pieles secas bastará con hacerlo una vez por semana, mientras que las pieles grasas necesitarán hacerlo dos veces. Si tu piel es muy sensible, con exfoliarla una vez cada 15 días bastará.

 

Una vez identificada tu piel, puedes utilizar diferentes opciones para exfoliarla. La miel, el azúcar, el café, el cacao o la zanahoria son algunos de los ingredientes que puedes utilizar:

Exfoliante de miel

La miel es muy usada en las rutinas de belleza porque elimina toxinas y células muertas de la piel, proporciona hidratación y previene las impurezas, haciendo que nuestra piel quede bonita y viva.

Mezcla una cucharada de miel con 2 almendras molidas y una cucharada pequeña de zumo de limón. Después aplica con suavidad en tu rostro con un masaje en círculos y deja la mezcla actuar durante 15 minutos. Elimínala con agua fría y notarás tu piel viva, suave e hidratada al instante.

Exfoliante de azúcar y aceite

Este exfoliante es de los más económicos. El azúcar exfolia en profundidad mientras que al mezclarlo con un aceite vamos a hidratar la piel al mismo tiempo. Lo ideal es mezclarlo con aceite de oliva o de coco, pues tienen propiedades reparadoras y antiedad.

Mezcla dos cucharadas de azúcar con una cucharada de aceite hasta tener una pasta granulosa. Aplica la mezcla sobre el rostro limpio y masajea con movimientos suaves y ascendentes.

 

Exfoliante de cacao o café

El chocolate tiene propiedades hidratantes, antiinflamatorias y además aporta antioxidantes y te ayuda a tener un cutis rejuvenecido y radiante. El café, por su parte, acaba con las células muertas y aporta tersura y suavidad a la piel.

Para el de cacao añade 3 cucharadas de cacao en polvo a la mezcla de azúcar y aceite anterior, y para el de café media taza de café molido. Crea uno de estos dos súperexfoliantes, déjalos actuar 10 o 15 minutos y aclara con agua tibia.

Exfoliante de sal marina

La sal es otro exfoliante natural y además es muy potente. No está recomendado usarlo de forma habitual ni tampoco en pieles sensibles pero es muy eficaz para el acné y las pieles muy grasas.

Mezcla dos cucharadas de sal fina con una cucharada de miel. Aplica la mezcla con movimientos circulares para estimular y activar la circulación, y déjala actuar unos 15 minutos. Después retírala. Esta mezcla exfoliará en profundidad tu piel.

Mascarilla exfoliante de zanahoria

Este no es un exfoliante al uso, pero elimina células muertas gracias a la zanahoria, que además te ayudará con la producción de colágeno, ayuda a reducir las manchas y las marcas dejando tu piel más luminosa y joven.

Pela y licua una zanahoria mezclará con un poco de crema hidratante y aplica durante 15 minutos. Después retírala.

 

Existen además otras muchas mascarillas que se pueden hacer de forma casera para hidratar y reafirmar la piel.

Nutrición

Mascarilla de clara de huevo y miel

Aplica esta mascarilla en las zonas que quieras reafirmar, deja actuar durante 15 minutos y retira con abundante agua tibia.

 

Mascarilla de arcilla verde

La arcilla verde tiene propiedades antibacterianas y purificantes, desinfecta y suaviza la piel. Solo tienes que mezclarla con dos cucharadas de aceite y una de zumo de limón. Aplica la pasta sobre tu rostro y déjala actuar durante 15 minutos. Puede utilizarla hasta 3 veces por semana.

Mascarilla de pepino

El pepino tiene multitud de propiedades beneficiosas para la piel, la mantendrá fresca y joven. Mezcla medio pepino triturado con 3 cucharadas de yogur natural y déjalo en tu rostro durante 20 minutos. Además sirve para reducir las bolsas de los ojos y las ojeras, pon dos rodajas frescas de este alimento en tus ojos durante unos minutos para que haga efecto.

Para terminar con la limpieza puedes cerrar tus poros utilizando bolsitas de té frías, pásalas por tu rostro para conseguir una piel fresca y luminosa.

Todos estos consejos lo puedes ir aplicando mientras te dedicas unos momentos para ti.

Ver comentarios (0)

Publicar un comentario

Your email address will not be published.

Ir al principio