fbpx
Estás leyendo
5 creencias falsas sobre el bronceado y el sol

5 creencias falsas sobre el bronceado y el sol

Tras tanto tiempo confinados y ahora que el tiempo acompaña, ir a la playa se ha convertido en uno de los pasatiempos favoritos de muchos. La arena, el sol y el aroma a verano hacen casi irresistible la idea de visitar el mar y aprovechar para broncearse.

Sin embargo, en actividades como esta también es necesario tener precaución a la hora de exponerse al sol sin ningún tipo de protección o por un largo periodo de tiempo. En ocasiones, sin embargo, aunque se pretenda cumplir con esto, existen creencias populares que no se ajustan a la realidad del peligro que entraña que los rayos del sol alcancen la piel.

A continuación, repasamos 5 mitos sobre el bronceado y el sol para que este verano tan peculiar no convierta las visitas a la playa en algo peligroso para la salud y el bienestar de la piel.

 

1.- Las pieles morenas no necesitan protegerse del sol

Es un habitual pensar que las personas con pieles más oscuras no necesitan protegerse del sol como las personas de piel más blanca o delicada. Sin embargo, cualquier tipo de piel puede sufrir un envejecimiento prematuro e incluso cáncer si se expone largas jornadas al sol sin ningún tipo de protección.

2.- Los cánceres de piel son poco frecuentes

Al contrario de la creencia popular, los cánceres no se quedan solo en una pequeña cicatriz tras la extirpación de un lunar. Estos, de hecho, pueden llegar a ser mortales. Que no se hable habitualmente de ellos o que no se den tantos casos no implica que no exista. 

3.- Estar algo bronceados evita que nos quememos

Muchas personas consideran que estar bronceados, aunque sea un poco, impide que nos sigamos quemando y que la piel, así, deja de sufrir. Esto es falso. De hecho, el bronceado en sí, aunque parezca saludable, es una respuesta de la piel al daño sufrido por la exposición al sol. La piel está más oscura porque la melanina se distribuye para proteger nuestra piel. Así que, exponerse al sol sin miramientos porque ya se está bronceado es un error que puede provocar daños irreversibles en la piel.

4.- Los rayos UVA no son dañinos

Te puede interesar

Existen dos tipos de rayos relacionados con el sol: los UVA y los UVB. Los últimos suelen relacionarse con las quemaduras y el cáncer de piel. Los anterior no quiere decir que los UVA no provoquen daños. De hecho, son los responsables de darle una textura irregular y de favorece las arrugas en la piel.

De hecho, las camas bronceadoras de rayos UVA son muy dañinas para el ADN de la piel y un tiempo prolongado haciendo uso de ellas puede desembocar en cáncer de piel.

 

5.- Un bronceado natural y bonito solo puede conseguirse tomando el sol

Es normal que muchas personas se sientan más atractivas con la piel bronceada y más morenos. Sin embargo, existen formas más saludables de conseguirlo que no incluyen tumbarse al sol y maltratar la piel.

Por ejemplo, hay bronceadores en diversos formatos con acabados naturales y muy eficaces. Quien no quiere, no tiene que dañar su piel para lucir un bronceado espectacular.

Ver comentarios (0)

Publicar un comentario

Your email address will not be published.

Ir al principio