fbpx
Estás leyendo
¿Podremos bañarnos en las playas este verano?

¿Podremos bañarnos en las playas este verano?

Ahora que el verano se acerca y la vida se va reanudando a base de fases, una duda que asalta a la mayoría de los españoles es si se podrá ir a la playa durante estos meses de calor y si será posible bañarse. El Consejo Superior de Investigaciones Científica (CSIC) ha publicado el informe que resuelve esta y otras dudas respecto a los lugares en los que podremos disfrutar de un chapuzón en la temporada estival que está por venir.

En primer lugar, el plan de desescalada por fases en el que estamos inmersos contempla la apertura de playas a partir de la Fase 2, con ciertas restricciones y medidas de seguridad que se flexibilizarán con la llegada de la tercera y última fase antes de la nueva normalidad.

 

Respecto a si es seguro o no bañarse en la playa, el informe del CSIC refleja que, a priori, el agua del mar sería apta para el disfrute. Según explican, el efecto de dilución, así́ como la presencia de sal, son factores que probablemente contribuyan a una disminución de la carga viral y, finalmente, a su inactivación. Teniendo estos datos en cuenta, se podría decir que el mar es un lugar relativamente seguro.

Mientras que el mar estaría prácticamente libre del virus, otro aspecto que preocupa es el de la arena. Desde el CSIC dicen que la acción conjunta de la sal del agua de mar, la radiación ultravioleta solar y la alta temperatura que puede alcanzar la arena, son favorables para que el virus muera. Sin embargo, no se oponen a una desinfección de la arena siempre y cuando sea respetuosa con el medio ambiente y evite, por ejemplo, productos como la lejía.

En principio, el agua del mar no sería un foco de infección en sí misma y la arena parece que tampoco. El principal foco de contagio se encuentra, como hasta ahora, en las secreciones que expulsan las personas infectadas y que pueden darse en cualquier contexto social. Por eso, los expertos insisten en que, aunque será posible disfrutar de la playa, se haga manteniendo todas las medidas de distanciamiento social y se extremen las precauciones para evitar el contagio.

De hecho, algunos ayuntamientos de la provincia de Málaga se han puesto manos a la obra para adaptar estas zonas de baño recreativo para cuando llegue el momento de poder disfrutarlas.

 

Fuengirola, por ejemplo, será la pionera del país en usar inteligencia artificial para controlar el aforo de playas. Se trata de un programa informático que permitirá disponer de información en tiempo real sobre el nivel de concurrencia de personas en diferentes lugares a fin de evitar aglomeraciones.

Por su parte, las playas de Rincón de la Victoria y Torremolinos serán las primeras en adaptar sistemas de información geográfica desarrollados por Turismo Costa del Sol para que se controle el número de personas en la playa en tiempo real, con la intención de ampliar este proyecto a todas las playas de Málaga.

El Ayuntamiento de Málaga, de momento, no ha publicado un plan definitivo y claro para las playas de la ciudad, pero sí ha adelantado que se abrirán “de sol a sol”, se controlará el aforo a través de cámaras de vigilancia y una aplicación móvil y se reforzará la vigilancia.

 

Lo que sí que parece común en todas las playas del territorio es el aparcelamiento de la arena para que los grupos de personas que visiten estos espacios queden repartidos y se asegure, dentro de lo posible, la distancia de seguridad entre familias.

Por otro lado, la supervivencia del virus en agua de ríos, lagos, pozas de agua dulce y no tratada, como la de las piscinas, es susceptible de ser superior, por tanto deben extremarse las medidas de precaución para evitar aglomeraciones, siendo estos los medios acuáticos más desaconsejables en relación con otras alternativas.

Fotografías: Lorenzo Carnero

View Comment (1)
  • Practico la natación en el mar como deporte y tratamiento durante todo el año cuando tengo la oportunidad. Por lo que no entiendo, cómo no se permite acceder a este deporte. Sería interesante instalar plataformas y carriles como en las piscinas (en el norte de España existen) con el fin de potenciar un ejercicio tan sanador como es nadar en el mar. Asimismo, dejar de utilizar cualquier tipo de embarcación cerca de la costa que utilice la gasolina como combustible y que produce contaminación acústica y polución.

Publicar un comentario

Your email address will not be published.

Ir al principio