fbpx
Estás leyendo
La Red Malaguita de Apoyo Mutuo: así funciona el grupo de ayuda en la provincia surgido del confinamiento

La Red Malaguita de Apoyo Mutuo: así funciona el grupo de ayuda en la provincia surgido del confinamiento

Dentro de lo negativo que trae consigo el confinamiento, tener al alcance internet y las redes sociales es algo que ayuda, a la mayoría, a sobrellevar mejor este momento tan duro. Más allá de los vídeos graciosos o emotivos y la gran cantidad de canciones que circulan por ahí, las redes también han servido para unir a personas que necesitan ayuda con otras que pueden prestarla.

Este es el caso de la Red Malaguita de Apoyo Mutuo, un grupo de Facebook que se ha propuesto reunir a todos los malagueños para, además de hacer compañía, crear un núcleo de ayuda al alcance de cualquiera. Esta comunidad ya suma alrededor de 12.000 miembros; el 73% de ellos, mujeres. Hemos hablado con uno de sus moderadores, Javier Cruché, para que nos cuente cómo surgió esta idea y cómo está funcionando.

Captura del grupo de Facebook

La sensación de desamparo e incertidumbre es una de las más presentes en estas últimas semanas. Son muchos los interrogantes que plantea, prácticamente, cada día esta etapa de cuarentena: qué se puede y no se puede hacer, cómo gestionar los ERTES, cuestiones médicas… Por este mismo motivo, una gran cantidad profesionales se han ofrecido en la Red Malaguita de Apoyo Mutuo para responder cualquier duda, desde médicos hasta artistas, pasando por profesores y transportistas, entre otros.

 

Otro asunto que preocupa a un gran número de personas es que algo se rompa en casa durante esta crisis. Profesionales de la fontanería, antenistas, carpinteros e, incluso, mecánicos son algunos de los expertos que han decidido ofrecerse para cubrir esta área de necesidad.

Pero la ayuda no solo se ofrece, sino que el grupo da la posibilidad de pedirla. Son muchas las personas que acuden a este tipo de redes de apoyo para resolver sus dudas sobre su situación laboral o para, los que no pueden desplazarse, pedir ayuda para hacer la compra, por ejemplo.

“Están empezando a aparecer los primeros pedidos de ayuda derivados de la falta de recursos económicos”

También, hay personas que necesitan ayuda urgente, para lo que este grupo tiene un apartado especial. En él, suelen verse peticiones de contratación por parte de los malagueños que se encuentran en una situación muy complica, y también de ayuda económica o con el cuidado de los hijos. “Están empezando a aparecer los primeros pedidos de ayuda derivados de la falta de recursos económicos, fruto de caseros que echan a inquilinos por no poder pagar o gente que pide comida”, comenta Javier.

Captura de una de las publicaciones del grupo

Por otro lado, el grupo también pretende cumplir con una labor informativa sobre las medidas que se deben mantener para evitar los contagios  y sobre las nuevas normativas reguladoras en los ámbitos afectados por el COVID-19.

En definitiva, la Red Malaguita de Apoyo Mutuo sirve como una gran plaza en la que cualquier malagueño puede pedir ayuda, prestarla y sentirse acompañado durante esta cuarentena. Los límites de este grupo de Facebook están cada vez más altos y parecen no tocar techo. Para hacernos una idea de todo lo que abarcan y de cómo funciona por dentro, Javier Cruché, administrador del grupo y uno de los creadores, con el apoyo del grupo de moderación de la Red, nos responde algunas preguntas al respecto.

 

Javier, ¿a qué te dedicas fuera de la administración de la Red?

Soy investigador doctor en lingüística aunque me he dedicado a muchas cosas distintas anteriormente, como agricultor o cajero de supermercado. Consistentemente, me he dedicado ayudar en la gestión de las redes en distintos espacios como La Casa Invisible o el Sindicato de Inquilinas e Inquilinos de Málaga.

¿Cómo surgió la idea de crear este grupo?

La idea surgió a partir de los valores y otras experiencias como la Red de Apoyo Mutuo de Málaga surgida en el 15M en 2011. Aunque no participé directamente, lo admiré y seguí de cerca. Durante la crisis del COVID-19, vi en las redes algunas iniciativas espontáneas en Madrid de vecinas que se colgaban anuncios ofreciendo al cuidado de los hijos o mayores sin pedir nada a cambio.

“Las redes de apoyo y cuidados han estado siempre muy presentes de manera informal en la cultura malagueña”

Las redes de apoyo y cuidados han estado siempre muy presentes de manera informal en la cultura malagueña. Sin embargo, desde mi experiencia, en la actualidad ni siquiera conocemos a nuestros vecinos puerta con puerta y mucha gente no es capaz de algo tan simple como pedir sal. En una situación tan extrema como la que vivimos, pensamos que era un buen momento de poner las redes sociales de nuestro lado y romper esa dinámica.

En mi opinión, esta crisis ha puesto sobre la mesa que quien mueve la economía son los cuidados, tradicionalmente feminizados. Sin la crianza de los hijos, el cuidado de los mayores y los enfermos, la economía doméstica y la limpieza este mundo se va a pique.

¿Con qué objetivo creasteis el grupo?

La creación de la red tiene varios objetivos. El primordial es acabar con la tendencia al aislamiento y poner sobre la mesa la potencia de la comunidad y los cuidados. No es caridad, la ayuda se da de igual a igual.

“Lo que se propone aquí es realizar una labor que va más allá del asistencialismo”

Obviamente, los servicios públicos son un bien común esencial que deben defenderse a capa y espada. Nuestra labor no es suplir con voluntariado una tarea que deben cumplir unos servicios sociales en los huesos tras la crisis de 2009. Lo que se propone aquí es realizar una labor que va más allá del asistencialismo.

Esto no es más que crear una ciudad con lazos fuertes de confianza y buena vecindad más allá del individualismo y el  “que alguien le ayude”. Implicarse uno en los problemas del vecino. Aprender desde la empatía porque otro día quizá que me va a hacer falta a mí.

Por eso insistimos mucho que dar un teléfono de un servicio público a lo 11811 y desentenderse no soluciona nada. Lo que se debe hacer es dar un teléfono, acompañar, dar calor humano en el proceso, y dar apoyo a la persona que no sabe o no se maneja con la administración. Todo esto lo estamos demostrando con creces y en un tiempo récord.

Captura de una publicación del grupo de Facebook

¿Cómo os repartís las funciones los administradores y moderadores?

Somos una decena de personas, algunas nos conocíamos desde hace muchos años, precisamente desde el 15M, y otras se han incorporado por su interés en el proyecto y ayudar en que todo siga adelante.

Básicamente, cumplimos un decálogo que nos sirve para que, con tanta información, el sentido del grupo (el apoyo mutuo) no se pierda y que la información llegue a quien lo necesite.

“La participación ha sido abrumadora desde el primer momento”

¿Está consiguiendo la respuesta que esperabais por parte de los malagueños?

La participación ha sido abrumadora desde el primer momento. Ya somos casi 12.000 personas participando en la Red.

¿Qué tipo de ayuda se está ofreciendo en esta red?

De todo tipo, desde personas que se animan para ayudar a la gente en su barrio a hacer la compra a personas que además de esto se ofrecen como profesionales (médicas, psicólogos, funcionarios de la Seguridad Social, manitas…) desinteresadamente a informar y a dar tranquilidad y calor humano a todos los cambios que estamos viviendo. Sobre todo una sensación de no pasar en soledad todo esto.

 

Habrá personas que han ofrecido cosas curiosas o que te han llamado la atención, ¿recuerdas alguna?

Hay varias. Las que más me han sorprendido positivamente fueron la cantidad de inventos caseros para fabricar mascarillas con compresas, plásticos para encuadernar, calcetines y filtros de café.

“Lo que más me han sorprendido positivamente fue la cantidad de inventos caseros para fabricar mascarillas”

Por otro lado, también me viene a la cabeza unas enfermeras de un hospital público pidiendo máscaras de buceo ante la falta de recursos materiales suministrados por la administración o una señora que pregunta si tiene que pagar la multa de su marido teniendo separación de bienes.

La más curiosa, sin duda, fue la de una chica que pidió asesoramiento porque su vecino se dedica a dispararle a los gatos de la calle con una escopeta desde el balcón.

Cuéntanos algo que haya pasado en el grupo y te haya emocionado…

Hace unas horas, una persona joven, que a partir de esta crisis le habían paralizado el trabajo, no tenía para alimentar a su bebé. Consiguió que el domingo una avalancha de personas la ayudaran con pañales y leche. Una taxista se ofreció a recogerlos por toda la ciudad y muchas personas se ofrecieron a acompañarle con Servicios Sociales. Se reencontró hasta a una vieja amiga del colegio y unas horas después escribió agradeciendo que no hacía falta más ayuda.

Captura de una publicación del grupo de Facebook

¿Cómo te ha afectado a ti la cuarentena? 

Yo bien, por suerte, mantengo bien mi rutina y teletrabajo.

¿Cuesta gestionar una red como esta con otras labores de tu día a día? Tenéis que estar continuamente recordando a la gente que hagan un buen uso del grupo…

Sí, a veces no solo eliminar spam o ayudar a que la información no se pierda. Hacemos videos (creemos) graciosos para ayudar a la gente con menos cultura de la  netiqueta a ser más eficientes en la búsqueda de información y minimizar la generación de spam.

¿Es Málaga solidaria o crees que todo esto es fruto del momento que estamos viviendo?

“La gente, por lo general, es muy solidaria siempre”

La gente, por lo general, es muy solidaria siempre, a pesar de que el modelo tóxico de vida al que nos tienen acostumbrados nos haga un poco pasotas y la precariedad nos haga cortoplacistas.

¿Qué reflexión personal haces de todo lo que está pasando?

Este sistema basado en el dinero, el individualismo y la competitividad lleva en estado catatónico mucho tiempo solo que no era evidente para las mayorías, al igual que no lo era para las poblaciones de la Europa del Este hasta que esa mitad del sistema se cayó de la noche a la mañana.

Es en los lugares periféricos donde surgen esas fuerzas que siempre apuntan en la mejor dirección de la humanidad. Lo dicho: cuidar a nuestra gente próxima, velar por el bien común y aprender de la experiencia de las demás. Este grupo es solo una pequeña muestra de ello.

 

¿Crees que esta crisis va a servir para transformarnos a todos? 

La crisis está sirviendo, como mínimo, para que la gente profundice en el descrédito hacia este sistema deshumanizado, que reflexionen acerca de la dirección que llevan sus vidas en términos de valores y para que ojalá esa nueva sensibilidad basada en las personas como valor principal, que ya se expresó hace años en las plazas de medio planeta, pueda llegar a convertirse en realidades transformadoras.

Cuando todo esto termine, ¿vais a seguir con el grupo activo? 

Sí, el plan es intentar consolidar la Red a algo físico y potenciarlo en grupos de barrio y especialidades. Nosotras solo estamos dinamizando, su futuro dependerá de la gente que participa en ella.

“Ojalá se cree nueva sensibilidad basada en las personas como valor principal”

Día tras día, esta lucha contra lo invisible está demostrando que los malagueños somos solidarios y estamos comprometidos con el buen hacer en estas circunstancias. La situación, lamentablemente, es más difícil para unos que para otros, pero gracias a iniciativas como esta, las consecuencias para los más afectados pueden paliarse, en la medida de lo posible, gracias a iniciativas como esta.

Los malagueños estamos dando la talla contra el coronavirus y, mientras doblegamos la curva, hay que armarse de paciencia. Como solemos decir, #VolveremosAAbrazarnos. Mientras tanto, toca esperar y, si es posible, ayudar.

Ver comentarios (0)

Publicar un comentario

Your email address will not be published.

Ir al principio