fbpx
Estás leyendo
Eli Anai, músico: “Esta situación tan extraordinaria ha enfatizado lo útil que es la música en nuestra vida”

Eli Anai, músico: “Esta situación tan extraordinaria ha enfatizado lo útil que es la música en nuestra vida”

Si hay algo que nos ha acompañado durante estos meses de confinamiento ha sido la música, desde las canciones de artistas reconocidos surgidas del encierro a los conciertos improvisados desde azoteas y terrazas. Es el caso de Eli Anai, un músico malagueño que ha amenizado todas y cada una de las tardes de confinamiento a sus vecinos.

Tras seis años desarrollando su pasión como músico independiente, la crisis sanitaria truncó todos los eventos y planes laborales de Eli. Él, sin embargo, decidió dedicar sus tardes de confinamiento a lo mismo que dedicaba su vida antes del encierro obligatorio: cantar.

Eli Anai

 

Desde, prácticamente, el principio del confinamiento, Eli dedicaba a sus vecinos un par de canciones desde la terraza. El éxito fue tal que lo llevó a celebrar dos conciertos de una hora y media de duración cada uno. Los vecinos se engalanaban para salir a los balcones a disfrutar del espectáculo, en ocasiones, incluso, con pancartas de apoyo a Eli.

Esta labor de acompañamiento ha sido crucial para que el vecindario, Eli y su familia pasaran el encierro de una manera más positiva. Sin embargo, esta historia también tiene una cara B.

Aunque para Eli la verdadera recompensa de su profesión es hacer felices a los demás, en lo económico, el panorama se presenta complicado. En el horizonte aún no se divisan conciertos multitudinarios y las calles, donde Eli suele tocar para conseguir un ingreso extra, no terminan de ser todo lo rentable que eran antes de esta crisis.

Todo ello ha afectado al presente y al futuro de Eli. Sin embargo, su positividad arrolladora le hace mantener la esperanza y lo empuja a continuar persiguiendo su sueño en un sector que, ahora más que nunca, no tiene expectativas positivas a corto plazo.

Así nos cuenta Eli Anai lo que ha supuesto para él poder ofrecer compañía a sus vecinos a través de la música durante los meses de confinamiento y cómo afronta a nivel personal y laboral lo que está por venir.

¿Qué papel ocupa la música en tu vida?

Llevo seis años viviendo de la música como músico independiente y organizando eventos. Además, me gusta tocar en la calle por la cercanía con la gente y para ganar algo extra, ya que no lo compagino con nada más.

Durante el confinamiento has ofrecido actuaciones a los vecinos. ¿Cómo surge la idea y qué tal la acogieron?

“Todos los días salía a interpretar dos o tres temas a la terraza”

Mi mujer me dio la idea de salir y tocar para los vecinos durante el confinamiento. Empezamos el segundo día. Nos pilló en la casa de sus padres. Ellos tienen una buena terraza, que fue un maravilloso escenario, y yo tenia un altavoz grande. Todos los días salía a interpretar dos o tres temas, a excepción del 14 de abril y el 9 de mayo que, en ambos casos, hice un concierto de una hora y media.

El vecindario entero se volcó con la música. Hicieron pancartas los días de los conciertos largos e incluso se arreglaron, aunque fuera para salir a las ventanas. Hacían palmas y levantaban las luces del móvil durante las canciones. Les hacía olvidarse un poco de todo y tener un momento especial cada día.

 

Supongo que ver a la gente disfrutando de tu música, provoca algo en ti ¿Cómo se siente al prestar compañía a tanta gente encerrada en casa durante tanto tiempo?

Pocas cosas pueden ser tan satisfactorias como ayudar y ver a la gente disfrutar y olvidarse de sus preocupaciones por un rato. Ese es mi trabajo. También ellos me han dado ese momento a mí.

“Sin los vecinos, yo solo era un loco cantando en la terraza”

Como dije en alguno de los conciertos, sin ellos solo era un loco cantando en la terraza. Todos nos han dado mucho amor a mi familia y a mí. Esta situación tan extraordinaria ha enfatizado lo útil que es la música en nuestra vida, pero yo he hecho lo mismo que hacía antes de esta situación y lo mismo que seguiré haciendo después.

¿Cómo te ha afectado a ti el coronavirus en lo laboral?

En mi caso, el coronavirus ha hecho que se cancelen todos los eventos y conciertos que tenía programados. Gracias a la situación de la terraza, de los vecinos y de las redes sociales he podido seguir haciendo música para la gente. A diferencia de estos conciertos durante el confinamiento, yo cobraba por evento cuando la pandemia aun no existía. Sin embargo, la gratitud en ocasiones puede ser de más valor.

 

Los profesionales de la música suelen decir que es un sector precario, ¿estás de acuerdo?

Para mí, un artista es una persona que, sin importar cual sea su oficio, lo hace con pasión, alma y corazón. Es igual que sea ingeniero o músico. Por eso, su verdadera labor es compartir esa pasión con los demás y ser un recordatorio constante de que se puede vivir de aquello que te gusta.

Ahí es donde yo veo la verdadera recompensa. Y aunque es cierto que en el aspecto económico puede ser duro en ocasiones, no creo que nadie esté libre de altibajos, sin importar a que se dedica. Esta situación es un gran ejemplo de eso.

“Para mí, un artista es una persona que, sin importar cual sea su oficio, lo hace con pasión, alma y corazón”

¿Cómo se presenta la situación para tu profesión en los próximos meses?

Me parece que esto que estamos viviendo no ha dejado a nadie indiferente. De alguna forma todos nos hemos visto afectados. Concretamente en la música, si no puede haber aglomeraciones de gente, no hay conciertos.

“Hoy las redes sociales son un escaparate muy válido para los artistas”

Por otra parte, una de las ventajas de ser artista es que estás acostumbrado a reinventarte constantemente y hoy las redes sociales son un escaparate muy válido para seguir adelante.

Creo que los retos son, en realidad, oportunidades para crecer y con el panorama que tenemos, los artistas podemos aportar mucho. Es lo que veo después de todo lo que he vivido durante la cuarentena.

 

¿Cuáles son tus planes, teniendo en cuenta la situación que estamos atravesando?

La vida de artista me ha enseñado a no tener expectativas. Todo es más fácil con una mente abierta y un corazón dispuesto a seguir dando amor y esperanza. Cada vez que salgo me encuentro a un montón de vecinos agradecidos y he recibido muchísimos mensajes y palabras de cariño. También de personas de otras ciudades y países.

“Confío en que mi mensaje y energía positiva atraigan el mejor porvenir”

Siempre he sido un optimista y entusiasta y sé que uno recoge lo que siembra. Yo ya estoy de nuevo en las calles tocando la guitarra como si nada hubiera pasado. Tengo una mujer y un niño de un año que son mi prioridad, pero confío en que mi mensaje y energía positiva atraigan el mejor porvenir.

¿Quieres añadir algo más?

Quiero daros las gracias por querer contar mi historia. Nunca, y menos en estos momentos tan extraños, una ayuda pasa desapercibida. Espero que los lectores reciban este mensaje de esperanza: es el mejor momento para estar unidos. Nunca ha sido más importante. Tened cerca a los vuestros y recordad que nada material se queda con vosotros. No perdáis la fe en el amor, pues es el único camino; creed en vosotros mismos y en vuestros sueños.

Redacción: Pablo Navarrete

Ver comentarios (0)

Publicar un comentario

Your email address will not be published.

Ir al principio