fbpx
Estás leyendo
‘Elige elegir’, por Paula Díaz

‘Elige elegir’, por Paula Díaz

Estos dos últimos meses han sido una auténtica montaña rusa para todo el mundo. Hemos vivido de todo y para todos, mejor, peor y regular, pero si tengo que elegir un punto de partida en donde enfocar mi atención sobre los últimos pasos recorridos, me atrevería a decir que una de las mejores cosas durante estos últimos 60 días han sido las risas.

Sí, hay muchos que han pasado por mucho, eso es innegable, pero reconozcamos que también nos hemos dado la licencia, bien merecida, de poder reírnos. Porque lo que te rodea es lo que hay y si, por lo que sea, no lo puedes cambiar, entonces ¿qué te queda por hacer? Entonces te queda elegir, porque siempre puedes elegir.

Sí, como lo lees, la elección es algo que nunca te va a poder arrebatar nadie, incluso en tus momentos mas oscuros, siempre vas a poder elegir cómo afrontar cada momento vivido, cómo enfocarlo, qué actitud quieres que te acompañe… y es que, si lo piensas bien, no elegir nada ya es elegir en si mismo también.

 

Hay estudios que dicen que el ser humano toma unas 35.000 decisiones al día, pero tu inconsciente ya hace ese trabajo por ti, la gran mayoría de esas decisiones se toman de manera automática, tú solo eres consciente de mucho menos del 1% de todas ellas.

“Solo eres consciente de mucho menos del 1% de todas tus decisiones”

¿Y qué pasaría si nos preocupásemos un poco mas de incrementar ese 1% en la toma de decisiones conscientemente? Si además de entrenar nuestro cuerpo, cosa que tomamos como costumbre normal, también tomamos como norma general entrenar nuestra mente. Y utilizo la palabra “entrenar” porque los cambios no pasan de la noche a la mañana. Es decir, si me entreno para correr una maratón no me sirve de mucho ir a correr una hora un sábado por la mañana cuando no lo he hecho nunca antes y, ya con esto, estoy preparado para correr 42 km sin parar…

Pues de la misma manera pasa con mi entrenamiento mental. No sirve lo suficiente sentarme una hora un día cualquiera a reflexionar, a meditar, o ver una charla en YouTube, y no volver a hacer nada al respecto hasta el mes siguiente. El entrenamiento necesita de compromiso, dedicación y ganas de cambio, y si estas dispuesto a todo esto, entonces… ¿tienes alguna idea del poder personal que puedes llegar a desarrollar?

“El entrenamiento mental necesita compromiso”

Qué pasa si en determinadas situaciones decides conscientemente si te enfadas o no, si estas triste o no, si luchas o no, si te enfocas en el lado bueno de la situación o no, si decides aprender de lo sucedido o lamentarte al respecto…

En cualquier momento de crisis, como la que nos está tocando ahora mismo, en algún punto del camino vivimos ira, miedo, tristeza… y conocer alguna técnica básica de inteligencia emocional nos puede ayudar a sobrellevarlo mejor y mas eficazmente.

 

Es por ello por lo que, en momentos como este (y en realidad en cualquier momento que se te ocurra), debemos preguntarnos a nosotros mismo “¿Qué puedo hacer yo?”. No me sirve la respuesta rápida de “nada” porqué, como he dicho anteriormente, siempre tenemos capacidad de elección. Incluso la tuvo el psiquiatra Viktor Frankl, que sobrevivió durante años como prisionero en campos de concentración nazi como Auschwitz.

“A lo largo de nuestra vida, tenemos margen de maniobra para decidir aunque solo sea la actitud con la que afrontar lo que viene”

Él relató y explicó con gran elegancia y crudeza en su libro “El hombre en busca de sentido” (100% recomendado para cualquiera que no lo haya leído aun) como hasta en las situaciones más bajas y perdidas a lo largo de nuestra vida, tenemos margen de maniobra para decidir, aunque solo sea la actitud con la que afrontar lo que sea que se nos ha puesto por delante.

Te puede interesar

Es por ello, que no tenemos derecho a dejarnos llevar por la sensación de incapacidad. Y es que siempre queda alguna carta en nuestra mano (por mala que sea) con la que jugar. Así que, sintetizando esta información, no veo por qué no podemos autoayudarnos con pequeños ejercicios con cada momento de crisis, con cada objetivo que quieras conseguir, con cada cambio que quieras crear en tu vida…

Escribe en un papel “qué depende de mí” y “qué no depende de mí”, y oblígate a que las columnas sean equitativas. Tenemos cierta tendencia a anclarnos a la amenaza y la excusa, y esa carta no te sirve con las reglas de este juego.

 

¿Quieres salir más reforzado después del COVID-19? Entonces, una vez tengas tus dos listados, el siguiente paso será centrarte solo en lo que depende de ti, porque una vez que tus energías se concentran en un punto común, las posibilidades y las oportunidades empiezan a crecer y ampliarse. Entonces, elige. Elige aumentar tu 1% de consciencia sobre lo que haces, piensas, dices y decides; elige en lo que te quieres enfocar y en dónde quieres concentrar tus fuerzas; elige el qué y, entonces, el cómo y el quién vendrán seguidos. Porque tal y como decía Henry Ford: “Tanto si crees que puedes, como si crees que no puedes, estás en lo cierto.

Entonces, ¿qué eliges elegir de ahora en adelante?

Paula Díaz Ruíz, Coaching

Acompañamiento online: pdrcoaching@gmail.com

Facebook    Instagram    LinkedIn   Web

Ver comentarios (0)

Publicar un comentario

Your email address will not be published.

Ir al principio