fbpx
Estás leyendo
El ‘eating jet lag’, culpable de que aumentemos de peso durante el confinamiento

El ‘eating jet lag’, culpable de que aumentemos de peso durante el confinamiento

Uno de los comentarios más escuchados durante el confinamiento son los relativos a la comida y la preocupación de engordar durante estos días en casa. Bien es cierto que el aburrimiento y la ansiedad que produce el encierro provoca viajes continuos a la nevera y, además, descontrola los horarios de comida. El culpable de que engordemos durante la cuarentena tiene un nombre, el eating jet lag, pero también existen maneras de combatirlo.

El eating jet lag no es más que un retraso y desorden a las horas de realizar las comidas durante el día. Investigadores adscritos a la Universidad de Barcelona han demostrado, en un estudio publicado en la revista ‘Nutrients‘, que la irregularidad en los horarios de las comidas, incluso durante el fin de semana, está directamente relacionada con el aumento del índice de masa corporal (IMC).

 

Son muchas las investigaciones que han confirmado que el cuerpo asimila de manera diferente las calorías de lo que ingerimos dependiendo de la hora del día. Es nuestro reloj biológico el encargado de marcar estos tiempos.

Por ejemplo, nuestro organismo durante el día metaboliza de una manera diferente a por la noche, ya que para esto último, el cuerpo se prepara para el ayuno que se produce mientras dormimos. Por lo tanto, cenar tarde está relacionado con un mayor riesgo de engordar.

Te puede interesar

Comer a deshoras durante esta cuarentena provoca que nuestro reloj biológico se desequilibre y no prepare adecuadamente a nuestro organismo para asimilar la ingesta. Ahora bien, el mayor impacto sobre el IMC se produce cuando se tiene una diferencia de horarios de 3,5 horas o más sobre la hora habitual de comida.

 

Sabiendo esto, para mantener a raya a nuestro organismo y que la cuarentena no acabe regalándonos kilos de más solo es necesario mantener un orden a la hora de hacer las comidas y, aunque cueste, evitar picar entre horas. Intentar comer y cenar cada día a la misma hora es la clave para sobrevivir a este confinamiento sin que se nos quede la ropa pequeña.

Ver comentarios (0)

Publicar un comentario

Your email address will not be published.

Ir al principio