fbpx
Estás leyendo
Cómo afrontar el Alzheimer y otras demencias en tiempos de COVID-19

Cómo afrontar el Alzheimer y otras demencias en tiempos de COVID-19

Hay un video circulando por ahí, en el que una señora mayor, posiblemente con alguna demencia, se niega a permanecer recluida en casa y protesta porque se siente presa. Ella interpreta todo lo que está pasando a su manera, sin entender realmente la magnitud de crisis sanitaria y social que ha generado el COVID-19. Y aunque el video puede provocar sonrisas, hay un drama que se esconde detrás. Para los familiares de enfermos de Alzheimer o pacientes con demencias, no solo está la preocupación de que su padre, su madre o su suegra forma parte del mayor grupo de riesgo, además, están padeciendo la cara más cruda de la enfermedad por el confinamiento. Se han roto sus rutinas y los brotes violentos son aún más frecuentes, y a ellos, a los pacientes de Alzheimer, no se les puede hacer razonar. Un drama que están viviendo familiares y cuidadores para los que el Estado de Alarma y el confinamiento tiene otras connotaciones negativas más allá de estar encerrados en casa.

Los centros de día han cerrado. Así se estipuló por parte de nuestros gobernantes al principio de esta crisis. Así que aquellas personas que conviven con un paciente y antes tenían unas horas de respiro, ahora deben sobrellevar el confinamiento intentando suplir, en la medida de lo posible, las rutinas y terapias que el enfermo de Alzheimer hacía a diario. Esto por las características propias de la enfermedad complica generalmente la convivencia y genera muchas dudas entre los familiares sobre qué deben hacer o cómo comportarse.  

Para tratar este tema, y que nos pueda facilitar claves y herramientas para sobrellevar el confinamiento con pacientes con demencias o Alzheimer, hemos hablado con Sonia Buil, psicóloga sanitaria, investigadora y docente colaboradora en la UMA. Actualmente ejerce como Psicóloga sanitaria y neuropsicóloga en el centro de AFA (Asociación de Familiares de Alzheimer) Fuengirola y Mijas Costa. Ella es la autora de esta información con la que queremos ayudar a las personas que estén atravesando esta situación. 

Sonia Buil junto a la fisioterapeuta de AFA Fuengirola y Mijas Costa y la presidente

 

El Alzheimer y otras demencias en tiempos de COVID-19 por Sonia Buil

Los usuarios de residencias con la enfermedad de Alzheimer y otras demencias  presentan una serie de trastornos cognitivos que afectan al desempeño de las actividades de la vida diaria, y que alteran funciones mentales como la memoria, el lenguaje, el razonamiento o la conducta. Es por ello, que se podría plantear en aquellos casos donde los trastornos comportamentales exigen la interacción con el entorno, como base reguladora de los comportamientos estereotipados o ansiosos característicos de la enfermedad en fases medias y avanzadas, un acompañamiento externo guiado con un auxiliar de geriatría u otro profesional cualificado del centro que alivie esa ansiedad que genera el confinamiento.

Continuar en la medida de lo posible con la rutina

Para aquellos que muestren comportamientos disruptivos o simplemente estén confinados en sus domicilios o residencias debemos plantearnos continuar en la medida de lo posible, con las actividades que realizaban antes del confinamiento. Para ello, se puede ofrecer desde la Psicología Sanitaria una serie de instrumentos y algunas recomendaciones para planificar actividades fuera y dentro de los centros que ayuden, de alguna manera a los usuarios, profesionales de Residencias y familiares con este tipo de problemática. Para ello, debemos proponer algunas actividades de planificación, instrumentación y de entrenamiento cognitivo-emocional, junto con actividades motrices que ayuden a mantener la normalidad en los pacientes.

 

Aprovechar las nuevas tecnologías para estar conectados 

También, ofrecer a aquellos usuarios que no pueden salir de sus centros y requieren la interacción con sus familiares, la posibilidad del contacto con ellos  a través de las llamadas telefónicas o video llamadas mediante video whatsapp o plataformas como Skype, que suelen ser un buen instrumento para calmar comportamientos ansiosos y generar normalidad ante el aislamiento. Estas medidas también ayudan a conectar al usuario con su familia evitando el aislamiento social, y siendo  extensible, como sucede en nuestro centro, a profesionales sanitarios: psicólogos, terapeutas ocupacionales, etc. que ayudan a través de estas plataformas, al usuario para que mantengan el contacto con sus figuras de referencia en el proceso de la rehabilitación.

Recursos gratuitos en red para los pacientes

No podemos olvidar, que la normalidad llega a la vida de las personas a través del trabajo, es por ello, que a nuestros usuarios se les ofrezcan rutinas de trabajo que eviten la ansiedad y consecuentemente la frustración. Para ello, se ofrecen en la red multitud de recursos gratuitos junto con software que ayudan a diseñar un trabajo en casa o en los centros de mayores que mejoren el aislamiento y mantengan las rutinas.

Algunas de estos software y apps, que pueden descargarse a través de tablets, ordenadores o móviles y que trabajan actividades como praxias, percepción, atención, memoria, razonamiento, función ejecutiva, comprensión, lenguaje, orientación, gnosias, entre otras funciones.

Destacan: NeuronUp, Stimulus, Smart, Skillz, NeuroNation, Lumosity, Menentia, Kwido, SuperEmociones…

También se puede trabajar con terapia musical utilizando  aplicaciones como YouTube, con vídeos de los intérpretes que les gustan o escuchando la plataforma musical, Spotify.

 

La importancia del ejercicio físico

En ese entrenamiento diario tiene un papel fundamental el entrenamiento físico, y para ello, muestro algunos instrumentos para su visualización, muy efectivos para el entrenamiento en casa o en aquellos centros donde el fisioterapeuta no se encuentre por las medidas de confinamiento, como es el Programa de Estimulación de Ceafa, junto con vídeos de Youtube que en sesiones breves y, de manera muy lúdica nos muestran sesiones de rehabilitación con fisioterapeutas. 

Para el control de conductas propias del confinamiento y sintomáticas de la demencia, algunas de las respuestas psicológicas para la intervención de agitación, pueden ser: 

1.- Dar seguridad

Te puede interesar

2.- Reducir las sujeciones físicas

3.- Cambiar de ambientes

4.- Realizar ejercicios de relajación

5.- Utilizar la música como elemento de fijación y control del comportamiento

6.- No presentar demasiados estímulos

7.- Para la conducta de agresividad: no gritar, no enfrentarse, buscar el contacto visual, no utilizar gestos bruscos y buscar una acción o actividad que le produzca placer como deambular, escucha activa, tareas mecánicas como doblar ropa, ordenar cucharas, etc.; 

8.- Ante la  conducta de Ansiedad-Depresión, muy común en este confinamiento, la cual se traduce por una preocupación por su futuro próximo, por parte del usuario, propondremos conseguir un ambiente seguro, reforzar la autoestima, trabajar las emociones y potenciar las actividades lúdicas como cantar, bailar, etc.

A medida que progresa el confinamiento es importante ir realizando las adaptaciones necesarias. En el entorno del paciente hemos de intentar facilitar la comunicación, la empatía y la comprensión, tanto de los usuarios, como de los trabajadores sanitarios y las familias con las nuevas necesidades  que surgen y, la confusión que generan. Por ello, con estos recursos e instrumentos, trato de ayudar a cuidadores y otros profesionales que están dando respuestas a las necesidades de esta población. “La vida no es lo que uno vive sino como lo recuerda, y cómo lo recuerda para contarlo.” G.G.Márquez.

 

Sonia Buil, Psicóloga sanitaria y neuropsicóloga en el centro de AFA (Asociación de Familiares de Alzheimer) Fuengirola y Mijas Costa

Colegiada número AO04576

Contacto: sonialba7@yahoo.es

 

Ver comentarios (0)

Publicar un comentario

Your email address will not be published.

Ir al principio