fbpx
Estás leyendo
Zonta celebra la jornada ‘Mujer y Emprendimiento Social: propósito y empleabilidad’

Zonta celebra la jornada ‘Mujer y Emprendimiento Social: propósito y empleabilidad’

Zonta Andalucía Málaga celebró un año más sus jornadas en las que ha vuelto a poner el foco en las mujeres y concretamente en un tema de máxima actualidad: “Mujer y Emprendimiento Social: propósito y empleabilidad”.

Zonta es una organización internacional formada por mujeres que se esfuerzan en mejorar la vida de otras mujeres que han nacido en circunstancias más desfavorables. Sus socias trabajan durante todo el año con este propósito promoviendo acciones en este sentido.

 

La cita tuvo lugar en la sede de la Sociedad Económica de Amigos del País en Málaga y en ella participaron ponentes de gran relevancia que analizaron desde distintos puntos de vista los beneficios del emprendimiento social y cómo conseguir que estos proyectos sean sostenibles en el tiempo. Tras la bienvenida de la presidenta de Zonta Málaga Andalucía, Amelia Marín, intervino Gonzalo Lamas, de la delegación de empleo y empresas de la Junta de Andalucía. Lamas destacó que en Málaga “el paro tiene cara de mujer. El 60% de los desempleados son mujeres. Solo el 36 % de los emprendedores son mujeres”. Explicó a los asistentes que uno de los grandes retos a los que se enfrenta la administración andaluza es, más allá de fomentar la creación de nuevas empresas, el conseguir que estas empresas sean viables y capaces de superar los dos años de vida a través de programas de mentorización y orientación.

Al igual que hizo la concejala de participación ciudadana, Ruth Sarabia, tendió la mano de las administraciones a todas las personas que se encuentren en un proceso emprendedor. Sarabia añadió más datos de relevancia que ponen de manifiesto una brecha de género al emprender:

Solo el 26 % de las mujeres que deciden emprender encuentran financiación. La perdurabilidad de las empresas es de entre 3 a los 5 años, ya que les cuesta continuar por la falta de sostenibilidad. Estamos hablando del emprendimiento social. Y en eso tenemos que darnos las manos la administraciones públicas. El emprendimiento social femenino y la innovación van de la mano”.  En ese sentido detalló líneas de ayuda que se están poniendo en marcha desde el Ayuntamiento de Málaga.

Celia Carrión, coordinadora de Metodología EMCE para desarrollo de emprendimiento, zontiana y miembro fundadora de ZAM, reconoció que aún sabemos poco de emprendimiento y por ese motivo justificó la necesidad de organizar foros como este con el que aportar valor a las mujeres y la iniciativa emprendedora más allá de cómo abordar un plan de negocio. 

 

El emprendimiento es un término que solo tiene 30 y tantos años y todavía ninguno entendemos a fondo. Este observatorio está organizado con el fin de agregar valor a la mujer. Puso de manifiesto la necesidad de trabajar las competencias emprendedoras como la osadía, la creatividad, las capacidades y la apuesta que debemos tener las mujeres por vivir de nuestro talento. “Cuando hablamos de emprendimiento social, tenemos que ser capaces de detectar necesidades y aportar soluciones ejecutables que la mejoran. Tienen que reinvertir los beneficios en el fin para el que se creo”.

Uno de nuestros puntos débiles es una vez hecha la propuesta de valor, ser capaces de trasmitirla y obtener financiación. Sobre este punto trató la exposición de Claudia Gwynn, ponente internacional en el área de emprendimiento social y profesora de la Facultad Andrés Bello de Santiago de Chile, que llevaba por título “La traducción del valor en proyectos de innovación social impulsados por mujeres”.

Gwynn explicó cómo exponer la idea emprendedora sin dejar nada a la improvisación, siendo capaz de transmitir en muy poco tiempo el mensaje al posible socio, inversor o cliente a través de una narrativa estructurada: “Comenzamos a trabajar en esto cuando notábamos que después de enormes esfuerzos en crear una empresa cuando se sentaban delante de un inversor improvisaban. No tenían metodología para transmitir valor y eso se traduce en frustración. Entre los 3 y 5 años la mayoría de las empresas se rinden porque les falta motivación. Es el resultado de un producto de calidad y una mala narrativa. De nada sirve tener un gran producto sino sabes transmitirlo”.

Jose Antonio Naveros, presidente de la Asociación Arrabal, explicó como en el 92, un grupo de estudiantes puso en marcha esta iniciativa entre las que se creó una empresa de inserción laboral que mayoritariamente tiene como objetivo encontrar un empleo a personas que han pasado por la cárcel o que se encuentran en tercer grado. Reclamó más ayuda por parte de las instituciones y apuntó a la necesidad de más programas de formación para ellos, sobre todo para las mujeres durante su estancia en prisión.

Susana García presidenta de INPAVI compartió con el público el trabajo desarrollado por la asociación en la transformación de una zona de exclusión como es La Corta. Comenzaron ayudando a 50 familias de la zona y actualmente trabajan al año con más de 500 familias satisfaciendo sus necesidades elementales: “ Abordamos de manera global la problemática a la que se enfrentan esas familias para que puedan salir de esa vida marginal”.

 

Otro ejemplo fue el de Ninon Fracois, cuya vida cambió cuando a su hijo con dos años le detectaron autismo y se convirtió en emprendedora social para abrir primero una guardería y después un colegio en el que se le diera respuesta a estos niños. Actualmente vive en Málaga y forma parte de la Asociación Autismo Málaga.

Desde Zonta aprovecharon este acto para entregar los premios de un concurso de logos que habían organizado. El salón de belleza Beauchic, la diseñadora María del Mar Luque de Luro Desing  y la médico estético Laura Moral fueron los ganadores.

Tras eso se ofreció un cóctel en el que las participantes pudieron charlar y poner en común las conclusiones de lo tratado durante las jornadas.

 

 

 

Fotografías: Lorenzo Carnero y Ana Porras

Ver comentarios (0)

Publicar un comentario

Your email address will not be published.

Ir al principio