fbpx
Estás leyendo
Peque Marín, directora de Altamar: “La educación es la llave del futuro”

Peque Marín, directora de Altamar: “La educación es la llave del futuro”

Desde Altamar educación y familia ofrecen recursos y apoyo educativo a familias en riesgo de exclusión social. Peque Marín,  quien recientemente aparecía en un artículo en el que nos contaba cómo es pasar la cuarentena con sus 6 hijos, nos habla hoy de esta asociación de la cual es directora.

En Altamar ofrecen clases de apoyo a niños de familias en riesgo de exclusión social de El Perchel y La Trinidad. “La educación es la llave del futuro”, asegura Peque, y es algo que todos sabemos. Una buena educación puede abrir a estos niños las puertas hacia un futuro mejor. Mostrarles que hay otra forma de vivir y que por haber nacido en un determinado contexto no tienen que limitar sus sueños, es su objetivo y por supuesto, les dan herramientas para ello.

Pero su trabajo no queda ahí. El trabajo con las familias de estos pequeños es determinante. Ellos deben ser los principales cómplices para conseguir que sus hijos accedan a una vida mejor. No solo organizan sesiones de orientación familiar y reuniones personalizadas, también se ocupan de que estas familias tengan un mejor presente y se les ofrece a las madres sacarse el graduado escolar y formarse. Esa iniciativa ha conseguido, gracias a la fuerza de voluntad y motivación de algunas de las beneficiarias, hasta que se conviertan en empresarias.

Ahora, durante esta crisis sanitaria y económica, en Altamar no se han olvidado de que esas familias tengan un plato de comida sobre la mesa. Peque compagina estas semanas el cuidado de sus hijos, las clases online de apoyo a los alumnos de Altamar y el reparto de comida a “mis familias”, que es como ella les llama poniendo de manifiesto su enorme sentido de compromiso y una fuerte vinculación con ellas.

 

La acompañamos en una de esas jornadas de reparto de alimentos, aunque para no faltar a la verdad, el que sale a la calle y les acompaña, es nuestro reportero gráfico Lorenzo Carnero. Nosotros que seguimos trabajando desde casa, mantenemos esta conversación con Peque Marín por teléfono.

Peque, cuéntanos, ¿qué hacéis en Altamar educación y familia?

“Altamar educación y familia” es una asociación que trabaja con niños y familias en riesgo de exclusión social de dos barrios de Málaga, La Trinidad y El Perchel. Trabajamos dando apoyo escolar, educación en valores, orientación familiar y atención de las necesidades básicas porque son todo familias que viven una situación de vulnerabilidad y, en muchos casos, de pobreza. Si a esto le unes la situación actual en muchos casos, empeora.

“Lo bonito para mi es el poder trabajar íntegramente con esas familias”

El objetivo prioritario de Altamar es la educación, tenemos programas educativos tanto para los niños como para los padres. Hay 44 niños, que vienen todas las tardes y, nada más llegar les damos la merienda, hacen los deberes y después tenemos talleres. Es una entidad muy pequeña que nació en 2005 y lo bonito es el poder trabajar íntegramente con esas familias.

Los niños entran con unos 5 o 6 años y por eso podemos ver el progreso ya que están con nosotros hasta los 16 o 17 años, cuando la mayoría ya están encauzados. Algunos incluso después de salir son padres o voluntarios, les conocemos mucho. Y es que otro objetivo de la asociación es el voluntariado, es nuestra esencia, es el alma de altamar. Para ser una entidad tan pequeñita tenemos 40 voluntarios y muchísima gente comprometida con la entidad, somos una pequeña gran familia.

“Tenemos 40 voluntarios”

 

¿Cómo ofrecéis esta ayuda durante la cuarentena?

“El único compromiso que tienen es implicarse en la educación y formación de sus hijos”

Lo que hacemos es, una vez a la semana, todas las semanas, un reparto de alimentos y de productos de primera necesidad, para las 30 familias que tenemos que son 144 personas en total. Además, ofrecemos el apoyo escolar por Skype con los niños por las tardes, porque no queremos que pierdan los estudios. Además, los padres saben que la asociación les ayuda con la atención de necesidades básicas pero que ellos tienen el compromiso de implicarse en la educación y la formación de sus hijos.

Y antes de la cuarentena, ¿cómo se desarrollaba la actividad de Altamar?

Antes de la cuarentena el funcionamiento era muy similar: a parte de la merienda, todas las semanas damos lotes de productos a las familias más necesitadas, porque antes de la crisis todas estaban necesitadas, pero unas más que otras. Tenemos una pequeña despensa y les damos cosas de higiene y alimentación. Y luego, en Navidad y en verano, les solemos dar unos lotes de primera necesidad, independientemente de lo necesitadas que estén, porque sabemos que todas lo están. Ayudamos a las familias a conseguir cosas que necesitan como por ejemplo, instalaciones de agua caliente, gafas de ver, camas…

 

Quiero destacar que tenemos un proyecto de puntos con los niños que es súper bonito. Les vamos dando puntos en función a su comportamiento y su esfuerzo y ellos pueden canjear esos puntos por material escolar que necesitan, independientemente de que nosotros ayudemos a las familias con lo importante. Esta es una manera de enseñarles a esforzarse y hacerles ver que no todo se consigue pidiendo, sino que hay que ganárselo. Es bonito y gratificante ver como se esfuerzan por conseguir lo que quieren.

“Hay padres que incluso se han sacado el graduado con nosotros”

La base de Altamar es la educación, hay padres que incluso se han sacado el graduado con nosotros. Impulsamos hábitos de vida saludable y el deporte, es decir intentamos abrirles puertas, porque la educación es la llave del futuro y a partir de ahí pueden ir paliando las necesidades que tienen. Lo gratificante es que vemos el cambio en el barrio, sobre todo con las familias con las que trabajamos. Ves cómo se van implicando poco a poco, y te dices “reto conseguido”.

 

¿Cómo estáis haciendo el reparto de comida?

No se lo llevamos a casa, nosotros tenemos un permiso del ayuntamiento como asociación y citamos a las 30 familias el día de la entrega en nuestro local, siempre en coordinación con Servicios Sociales. Lo que hacemos es una vez a la semana les entregamos lotes de productos de primera necesidad. Hacemos el reparto desde la calle, primero repartimos fruta y verdura, y después repartimos productos frescos y de limpieza. A veces metemos algún capricho para los niños.

¿Qué es lo que destacarías de la labor que hacéis?

Destacaría la ayuda que nos están ofreciendo todos los implicados. Sobre todo me gustaría agradecer su ayuda a todas las fundaciones, asociaciones y personas que han hecho algún tipo de donación, a los voluntarios, a las monitoras y a Félix y a Rosana que están siempre conmigo al pie del cañón. En definitiva, a todas las personas que hacen posible que podamos ayudar a estas familias  en estos momentos, que colaboran y que nos facilitan el trabajo de la manera mejor que pueden. Porque estas familias viven un drama diario porque tienen miedo, sobre todo al presente, pero también les aterra el futuro porque no saben qué va a pasar, con la economía, con la educación…

Contacto Altamar: 

Se puede contactar con la asociación para ofrecer cualquier tipo de ayuda a través de la dirección de correo electrónico altamareducacion@gmail.com o a través del número de teléfono 685836283.

Fotografía: Lorenzo Carnero

Ver comentarios (0)

Publicar un comentario

Your email address will not be published.

Ir al principio