fbpx
Estás leyendo
7 regalos que puedes hacerte para combatir el estrés

7 regalos que puedes hacerte para combatir el estrés

Estrés, ¿quién no lo ha sentido alguna vez? La llamada enfermedad del siglo XXI está muy ligada a la tensión, tanto física como emocional y puede provenir de cualquier situación que nos haga sentir frustrados, furiosos o nerviosos. En algunos casos, como en una situación de peligro, puede ayudarnos a reaccionar, pero si se acumula puede resultar peligroso para la salud.

La situación en la que vivimos actualmente, debida a la crisis del covid-19, está llena de miedo, incertidumbre y problemas que pueden hacernos sentir estrés, por eso te ofrecemos una serie de trucos que te pueden ayudar a disminuirlo o aliviarlo.

 

  1. Haz deporte

Podría decirse que el deporte es bueno para todo. Te mantiene activo y cuida tu cuerpo, pero además, te permite despejar la mente y hace que gastes energía. Esto contribuye a que puedas descansar mejor y dejes de pensar, aunque sea por un rato, en las cosas que te preocupan.

  1. Crea arte

El arte es otro de tus grandes aliados. Bailar puede darte los mismos beneficios del ejercicio, pero además te permite expresarte y concentrarte en algo. Lo mismo pasa cuando cantas, o cuando dibujas o escribes. Expresar cosas que sientes puede liberarte y el ejercicio de concentración que tienes que hacer para desarrollar cualquiera de estas actividades te ayudará a disminuir tus niveles de cortisol, la hormona del estrés.

Un buen ejercicio para desarrollar una actividad artística relajante es colorear Mandalas. Los Mandalas son representaciones simbólicas y espirituales utilizadas en el budismo y el hinduismo. Hoy en día están muy de moda los libros de Mandalas para colorear.

 

  1. Practica técnicas de relajación

Practicar técnicas de relajación es una muy buena manera de lidiar con el estrés, porque ayudan a disminuir el ritmo cardiaco y a reducir la presión sanguínea. Hay muchas formas de hacerlo, practicar yoga y taichí son solo dos de ellas. Encontrarás numerosas meditaciones guiadas en internet, o puedes aprender a través de libros dedicados al tema donde encontrarás diferentes herramientas.

  1. Duerme 8 horas.

Dormir menos de 8 horas diarias puede implicar que tu cuerpo genere un 50% más de cortisona. Por eso, es importante que empieces a controlar tus horas de sueño. Dormir bien ayudará a que estés de mejor humor.

Te puede interesar

  1. Desayuna mindfulness

Hay que comenzar el día con buen pie. Si te levantas con prisas y estresado es muy probable que esa sensación se mantenga durante toda la jornada. El mindfulness busca la atención plena, te calma al contribuir a que tu mente no se disperse y se centre en el aquí y el ahora. Planifica tu hora de despertarte y deja tiempo para disfrutar del desayuno con tranquilidad antes de comenzar con los quehaceres diarios. Elimina el móvil, la tele o cualquier otro estimulo durante ese rato y emplea tus sentidos en cada bocado.

 

  1. Organiza tu tiempo

Organizarte el día puede ayudarte a tener la mente más tranquila. Es importante marcarse objetivos a corto plazo para conseguir ver pequeños avances y no sentir estancamiento y/o desorganización. Obviamente, hay que saber que no se puede controlar todo, por eso, organizarte de forma diaria te hará centrar tu atención en el día a día, y hará que los problemas que surjan y que tengas que solucionar sean más asequibles.

  1. Recompénsate

Es importante darse caprichos y mimarse a uno mismo, a modo de recompensa, puedes sentir que has tenido un día muy productivo y merecértelo, pero si por el contrario has tenido un día horrible y lleno de tensiones, te lo mereces aún más. Hacer actividades que te gustan puede ayudarte a liberar tensiones físicas y mentales. Toma un buen baño, date un masaje, ponte una película, lee un libro o queda con tus amigos aunque sea online… Cualquier cosa que te agrade funcionará para acabar bien el día, así afrontarás el siguiente con mejor energía.

Ver comentarios (0)

Publicar un comentario

Your email address will not be published.

Ir al principio