fbpx
Estás leyendo
¿Durmiendo mal? Tal vez necesite cambiar su colchón

¿Durmiendo mal? Tal vez necesite cambiar su colchón

Muchas personas que duermen mal por la noche no son conscientes de que la solución puede estar al alcance de su mano. Los problemas de insomnio o sueño ligero pueden tener muchos orígenes, pero uno de los más frecuentes es tan simple como que el colchón sobre el que tenemos que descansar ya no sirve. De hecho, si gozas de un buen estado de salud y bienestar psicológico, es muy probable que los problemas de sueño tengan su origen en el colchón.

Aunque no reparemos en ello, los colchones tienen algo parecido a una fecha de caducidad. El problema es que en muchas ocasiones se nos pasa la fecha, porque a diferencia de un alimento caducado, el colchón no tiene por qué oler mal ni tener mal aspecto. El colchón puede tener buena apariencia, pero sus materiales pueden haberse deteriorado.

Los colchones tienen algo parecido a una fecha de caducidad

¿Durmiendo mal? Tal vez necesite cambiar su colchón

Llega entonces el momento de cambiar de colchón. Una decisión difícil hoy en día, pero que es más fácil si echas un vistazo a las opiniones de colchones en la web comountronco.es, especializada precisamente en proporcionar información sobre el sueño y en recopilar información sobre colchones. En esta web podrás encontrar reseñas de colchones, detallando aspectos como su firmeza, las capas de las que está hecho, su confort en temporada de verano o invierno, sus periodos de garantía o las opiniones y valoraciones de sus usuarios. Una ayuda para elegir bien a un compañero que debe estar con nosotros una buena temporada.

Ten en cuenta que pasamos un tercio de nuestra vida reposando sobre un colchón, así que ¡más vale que sea el que más te conviene!

 

¿De qué depende la vida útil de un colchón?

Los expertos aseguran que debemos cambiar el colchón cada ocho o diez años, acortándose ese periodo conforme más edad tenemos. El paso del tiempo provoca un desgaste inevitable de los materiales de los que está hecho el colchón, pero obviamente hay factores que pueden alargar o acortar este tiempo.

Uso del colchón: la vida útil del colchón está condicionada por la frecuencia de uso. Si es diario, durará menos; si lo usas esporádicamente, podrá aguantar más tiempo. Ahora bien, esto no significa que si solo lo usas los fines de semana el colchón dure el triple de tiempo. Los materiales se desgastan igualmente, aunque el proceso de desgaste se acelere con el uso.

– La base del colchón: una buena base evita deformaciones prematuras en el colchón y mejora el descanso.

– El mantenimiento: lo ideal es que el desgaste se vaya produciendo de forma homogénea, pero esto depende de que sigas unas pautas básicas. El colchón debe rotarse y girarse. Si lo haces, el desgaste del colchón será muy progresivo y apenas lo notarás, puesto que tu cuerpo se irá acostumbrando a las deformaciones y el desgaste que se vaya produciendo en el colchón. Además, es muy conveniente seguir siempre las instrucciones del fabricante.

– Los materiales: un colchón fabricado con materiales de calidad va a durar mucho más tiempo que un colchón de calidad inferior. Un indicador es el precio, puesto que los materiales que garantizan las propiedades ergonómicas del núcleo del colchón son más caros y duran más. Sin embargo, no es una ecuación matemática. Se pueden encontrar colchones con buenos materiales a buen precio.

Usar accesorios como el cubrecolchón: la superficie del colchón acumula bacterias procedentes de nuestro propio sudor, que pueden acelerar el proceso de descomposición de los materiales ergonómicos de los acolchados del colchón.

Ver comentarios (0)

Publicar un comentario

Your email address will not be published.

Ir al principio