fbpx
Estás leyendo
Siete consejos para decirle adiós al insomnio de una vez por todas

Siete consejos para decirle adiós al insomnio de una vez por todas

Ya te conoces las imperfecciones del techo como la palma de tu mano, el piloto rojo de la tele apagada empieza a molestarte y, aunque lo has intentado todo, la cabeza no te ha parado de dar vueltas desde que te acostaste en la cama. Desde hace tiempo, el insomnio se ha convertido en un amigo poco deseado con el que pasar las noches.

Afortunadamente, existen pequeños trucos para que las noches en vela sean algo más llevaderas y, con algo de tiempo, consigamos deshacernos completamente de las vueltas en la cama y la incomodidad que supone ver las manecillas del reloj seguir avanzando.

1.- Inspira y expira

Este remedio es tan antiguo como el de contar ovejas y, aunque pueda parecer una tontería, es uno de las mejores maneras que tiene el ser humano para relajarse sin necesidad de agentes externos o ajenos. Al principio, costará un poco que la mente no divague, pero si te mantienes realizando el ejercicio un poco más, enseguida te sentirás con más calma y predisposición para el sueño.

2.- Lee un libro

Intenta que no trate sobre un tema relativo a tus preocupaciones y, sobre todo, que su contenido no sea demasiado excitante. De lo contrario, conseguiremos el efecto contrario al deseado. Eso sí, el libro debe ser en formato papel, el de toda la vida, porque las pantallas de dispositivos digitales son las principales culpables de la falta de sueño.

 

3.- Escucha audiolibros, meditaciones o podcast

En muchas ocasiones, una persona no consigue quedarse dormida, pero el sueño y el cansancio están ahí, lo que hace difícil que se puedan sacar ganas para leer un libro, por ejemplo. La alternativa ideal es hacerse con unos auriculares y escuchar algún audiolibro, alguna meditación o, incluso, un podcast. Esto distraerá a la mente sin que suponga un gran esfuerzo por tu parte.

4.- Ducha de agua caliente

Y hablando de la pereza, quizás esta opción sea una de las que más esfuerzo requiere, pero te aseguramos que merece la pena. Después de largas horas dando vueltas en la cama, la sensación del agua caliente contra la piel y el bienestar al salir de la ducha harán que te olvides del insomnio y puedas irte a la cama con menos tensión acumulada.

5.- Ordena tus pensamientos

Te puede interesar

Si algo se compara con las vueltas que das en la cama, son las vueltas que le das a la cabeza. Las preocupaciones del día a día, el trabajo, la familia, la casa… todo se acumula en tus pensamientos y no te dejan coger el sueño como deberías. Contra esto, puedes hacer un ejercicio muy sencillo: antes de que llegue la hora de dormir, tómate un tiempo para poner en orden todos estos pensamientos para que puedas asimilarlos con tranquilidad y, sobre todo, con objetividad. Verás que no son para tanto.

 

6.- Levántate

Sí, aunque suene a lo contrario, levantarte de la cama y estirar las piernas puede ayudarte a dormir mejor en un momento en el que el insomnio no te lo permita. Cuando estás mucho tiempo en el mismo lugar haciendo lo mismo, tiendes a agobiarte. Es similar a cuando vas en un avión en un viaje largo, por ejemplo. El simple hecho de levantarte del asiento e ir al baño te destensa y relaja

7.- Abandona las pantallas

Como hemos dicho anteriormente, las pantallas de los móviles, tabletas y televisores son las grandes responsables de que el cerebro no se relaje lo suficiente para dormirse. Los impulsos de luz y fijar la vista hace que las conexiones neurales sigan despiertas, aunque necesiten tomarse un respiro. Ante esto, intenta dejar el móvil al menos dos horas antes de la hora de dormir. También, puedes optar por leer un libro en vez de ver la tele después de cenar.

Ver comentarios (0)

Publicar un comentario

Your email address will not be published.

Ir al principio