fbpx
Estás leyendo
Aprender a pintarse los ojos para transmitir una buena mirada en tiempos de pandemia

Aprender a pintarse los ojos para transmitir una buena mirada en tiempos de pandemia

Hay que ser coqueta. No importa que se lleve mascarilla para salir a la calle y que la sonrisa esté oculta. Hay que sentirse guapa por dentro y por fuera porque esto ayudará a superar estos momentos tan difíciles y complicados. Todo es cuestión de actitud y valorar las pequeñas cosas.

Por eso, muchas mujeres recurren a cursos de maquillaje en Coruña para aprender a sacarse partido y no renunciar a sentirse bien, a pesar de todo lo que hay alrededor.

Mens sana in corpore sano

Las primeras semanas del confinamiento en la primavera pasada muchas personas las pasaron en chándal o, incluso, en pijama. ¿Para qué? No se podía salir. Sin embargo, dejarse llevar por la desidia del momento está demostrado que no ayuda a gestionar la situación mejor.

Esto se puede observar claramente en la línea de la famosa frase de mens sana in corpore sano. Cuando se habla de corpore sano no se habla de solo de hábitos saludables como ejercicio o una buena alimentación, también se trata de cuidarse, de tener buenos hábitos de higiene y cuidados personales.

Si no te cuidas tú a ti misma, ¿quién lo hará? Incorporar buenas rutinas al día a día es reconfortante por varios motivos. Para empezar porque estas rutinas ayudan a organizar la vida, a tener un orden preciso de las actividades que se ejecutan, incluso, de manera automática, produciendo una especie de satisfacción y deber cumplido.

Igualmente, muchas prácticas que se repiten en el tiempo, por pequeñas que sea, se acaban interiorizando mejorando también la calidad de vida si éstas son buenas. Además, contribuirán a generar un impacto positivo hacia dentro, pero también hacia fuera. Si tú estás bien los demás lo percibirán y se creará un ambiente agradable allá por donde vayas, en casa, en el trabajo o con amigos.

La importancia de la mirada en tiempos de pandemia

Sí. El vínculo entre cuerpo y mente es muy fuerte y se puede contribuir a hacerlo aún mayor desde pequeños ámbitos, como se mencionaba al principio, también desde el maquillaje.

La cara es el espejo del alma y aunque ahora mismo no se vea entera, unos ojos con una expresión viva resaltada también por una buena sombra, unas pestañas cuidadas y unas cejas con una bonita forma, ayudan a expresar mejor.

En estos tiempos, los ojos han recobrado un gran protagonismo. Son los que revelan si la conversación está gustando, si se entiende lo que se está escuchando o si genera rechazo. Todos nos hemos encontrado alguna vez ante unos ojos que indicaban desconcierto o miedo cuando quizá sólo estábamos pidiendo una información por la calle.

Por eso es importante hacer lo posible para tener una mirada empática, de comprensión y de escucha que, a fin de cuentas, es lo que todos quisiéramos encontrarnos. Además del sentimiento, un buen maquillaje que realce la expresión y que le dé brillo a los ojos siempre ayuda a conseguir este gran objetivo. Y no sólo, aportará también su granito de arena para sentirse una misma mejor, por dentro y por fuera.

Ver comentarios (0)

Publicar un comentario

Your email address will not be published.

Ir al principio