fbpx
Estás leyendo
Nicole Kimpel, la mujer más allá de la “novia de Antonio Banderas”

Nicole Kimpel, la mujer más allá de la “novia de Antonio Banderas”

¿Quién es Nicole Kimpel más allá de la novia de Antonio Banderas? Esa es la pregunta que me hacía antes de hacer esta entrevista. Nicole ha saltado a la fama y ha llegado a nosotros gracias a eso, a ser la novia del actor malagueño y español más internacional. La vemos continuamente acompañándolo por todo el mundo y en las aventuras empresariales que ha iniciado junto su hermana gemela, Barbara. Es una mujer con una belleza objetiva, de ojos claros, discreta cuando posa ante la prensa junto al actor. 

 

Cuando desde La Coracha me anunciaron que ella iba a ser la imagen del cartel anunciador de la Exaltación de la Mantilla de 2020, no entendí muy bien el motivo de elegirla a ella. De hecho, creo que es la primera extranjera que en toda la historia de la asociación va a posar para un pintor para defender ante todos la imagen de la mantilla. Algo tan español, tan nuestro… 

Quedamos en la sede de La Coracha, donde Francisco Naranjo, el artista autor del cartel verá por primera vez a la musa y donde le hará diferentes fotografías para después inmortalizarla con sus pinceles. Nicole llega con su cuñada Mari Ángeles, con el pelo recogido, vaqueros y deportivas. En la sede la esperan algunos miembros de la junta directiva junto a Esther Ortíz, peluquera y mantillera. En ella cae la responsabilidad de por primera vez en su vida colocar la mantilla a la alemana. Francisco Cano, del anticuario “La Casa del Cardenal de Málaga” le ha traído dos mantillas para probar, pero al verla en persona tiene claro cuál es la que tiene que lucir. Nicole las mira, las toca, acaricia el tejido y está de acuerdo con él. Está ilusionada con el momento que está viviendo, pero sobre todo le parece un honor. 

Carmen Baeza, de La Coracha, explica que el honor es que Nicole haya aceptado la invitación. Es la forma que tiene la asociación pro tradiciones malagueñas de agradecerle a Banderas su contribución a dar a conocer nuestra cultura y costumbres al mundo. Evidentemente él no puede lucir la mantilla, pero sí la mujer que ocupa su corazón. Además para ellos es una forma de simbolizar el carácter internacional, cosmopolita y acogedor de esta Málaga que recibe y acoge. 

Mientras Esther la peina me siento frente a ella y la miro a los ojos. Y de nuevo esa pregunta ¿Quién es Nicole Kimpel más allá de la novia de Antonio Banderas? No quiero caer en ser prensa del corazón, pero sí me lleva la curiosidad. Le advierto que conteste solo a lo que quiera. Entiendo que para ella no debe ser fácil expresarse en español y siendo quién es. Me contesta a todo con una sonrisa y buscando las palabras correctas mientras me mira a los ojos. Tiene una mirada sencilla, profunda, transparente más allá del color. 

Si alguien puede pensar que Antonio Banderas tiene al lado a una mujer florero, posiblemente si la conociera se daría cuenta que está en un grave error. Es inteligente y lista, además de una mujer profundamente enamorada. Admira a Antonio más que a cualquier persona en el mundo, y asegura que después de 5 años aún no conoce a su lado lo que es caer en la rutina o monotonía, y no hablo de la agenda del día a día. Quizás porque con él ha descubierto el amor verdadero, algo que había casi perdido la esperanza de encontrar.

Se pone un vestido verde, que es con el que va a posar, pero nadie ha caído en llevar unos zapatos a juego, aunque tampoco es importante, porque eso no se va a ver. Así que sin deportivas y con calcetines, de mantilla, va de un lado para otro allá donde la reclaman. Le dicen que está muy guapa, a lo que contesta “las mujeres nunca nos vemos del todo guapas”. Un comentario que viéndola de cerca es difícil explicar. Su belleza fría europea la rompe el destello de sus ojos y su dulzura. 

Nicole Kimpel nació en 1980 y en su vida ha hecho hasta 30 mudanzas. Algo que explica su capacidad de adaptarse a todo y posiblemente la fuerte unión que siente con su hermana Barbara. Lo único que echa de menos de su vida de antes, es tener más cerca a su familia, porque se considera una mujer muy familiar. Nacida en Alemania, ha crecido en diferentes ciudades del mundo. No se siente ni de aquí ni de allí, aunque es en Suiza y Holanda donde siente que está en su casa. 

Bromea con que en Málaga todo el mundo la conoce y que la gente la señala como la novia de Banderas. Le gustaría pasar algo más desapercibida, pero lo de ser la novia de Banderas es con algo con lo que se siente plenamente feliz, porque asegura que está con el hombre de su vida. Se siente afortunada y cree en que hay algo superior a nosotros que les ha permitido seguir juntos y disfrutar de la vida después del susto que se llevaron a principios de 2017.

 

¿Cómo reaccionaste cuando te dijeron que ibas a estar en un cuadro y que vas a ser la imagen del cartel de la Exaltación de la Mantilla?

Estoy muy orgullosa y es un honor para mí que me elijan para representar esta tradición. Es muy importante lo que están haciendo en La Coracha manteniendo las tradiciones de España y Andalucía. Es muy bonito. Antonio me está contando muchas cosas sobre este tema y las tradiciones de aquí y me encanta.

¿Conocías la Semana Santa de España antes de estar con Antonio? ¿Qué te pareció la primera vez que la viste? Supongo que tiene que ser llamativo.

No, no la conocía. Antes de ir la primera vez, Antonio me enseñó muchos vídeos y me contó muchas cosas sobre la Semana Santa. Me parecía interesante, pero yo siempre le digo a todo el mundo que no es lo mismo explicarlo que vivirlo. Porque la Semana Santa es una experiencia muy completa: los olores, las sensaciones, el ambiente, la música, la atmósfera… Es todo muy impresionante y emocionante.

¿Te habías vestido alguna vez de mantilla?

No, es la primera vez. Aunque lo he visto antes en los tronos o en los vídeos que me enseñaba Antonio. También Diana Navarro tiene un vídeo vestida de mantilla, que es una persona muy guapa.

Es el momento que vas a vivir durante más tiempo en Málaga…

Sí, por el musical hasta finales de Enero seguro que estamos en Málaga. 

“Siempre le digo a todo el mundo que no es lo mismo explicar la Semana Santa que vivirla”

¿Qué te está pareciendo la ciudad? Habrá cosas de nuestra cultura que te parecerán raras… 

No, yo soy una mujer muy internacional, he hecho como 30 mudanzas en mi vida y he visto muchos países y he vivido sus culturas. Siempre es fascinante conocer todas las culturas y a sus gentes. Me parece muy especial e importante eso. Por ejemplo, Antonio es de aquí, con sus raíces y sus tradiciones. Es verdad que los españoles son gente muy apasionada y enseñan mucho sus emociones. Yo soy más reservada. Aunque es muy bonito ver cómo son los españoles y cómo viven sus tradiciones. 

Aquí no eres Nicole, eres la novia de Antonio Banderas. ¿Cómo lo llevas?

No pienso mucho en eso. Yo soy la mujer de Antonio y estamos muy felices. Es muy divertido que, a veces, cuando estoy haciendo la compra, caminando, o voy a tomarme un café, la gente empieza a decir ‘¡Es la novia de Antonio!’. Y cuando estoy con mi hermana lo es mucho más, porque la gente sabe que somos gemelas y a veces duda “¿Es ella o no es ella?”. (Se ríe)

¿Has conseguido hacer amigas en Málaga?

Sí. Antonio tenía ya un grupo de amigos de siempre y a su familia. Cuando llegué, para mí ya eran también como familia. He conocido a muchas personas, pero estamos siempre viajando. Es la primera vez que estamos tanto tiempo en Málaga. Con Mari Ángeles (su cuñada) me llevo muy bien y  mi hermana viene muchas veces a verme.

¿Qué hacías antes de ser “la novia de Antonio”?

Me dedicaba a las finanzas y lo sigo haciendo. Tengo desde 2010 con mi hermana una empresa de ‘investment advice’ (de asesoramiento de inversiones) que es como una pequeña empresa familiar. También estamos llevando temas de  inversiones inmobiliarias, arte… Pero antes de crear la empresa trabajaba en banca. Conocí a Antonio en 2014. 

“Cuando conocí a Antonio descubrí que tenía razón al esperar al amor verdadero, porque existe”

¿Te permite seguir trabajando con tantos viajes?

Puedo trabajar desde cualquier lugar y la gente con la que trabajo también está en diferentes países. Solo necesito un ordenador, un wifi y un teléfono. Mi hermana sigue en Suiza y hace muchas cosas que yo no puedo hacer cuando estoy fuera.

 

Cuando conoces a Antonio, tu vida se transforma. Ya no solo por la notoriedad pública y estar delante de las cámaras, sino porque Antonio es una persona que, por su forma de vida, supongo que necesita que la mujer que esté con él, lo deje todo y le siga…

He tenido que hacer algunos sacrificios. Si hubiese seguido en un banco detrás de un ordenador no hubiésemos podido avanzar en nuestra relación, pero yo ya tenía mi empresa. Viajar con él ha sido más fácil porque tengo más flexibilidad que él. He facilitado el que podamos estar siempre juntos, y siempre voy con él a todos los sitios donde tiene que ir a trabajar y a hacer sus películas.

Supongo que moverte en el circulo de Antonio también te habrá permitido ampliar la cartera de clientes… 

(Se ríe) Realmente no. Es un mundo muy distinto. Él tiene más contactos en el ‘show business’ y la gente con la que trabajo es muy del mundo de las finanzas. Al revés, yo con mis contactos he aportado inversores a Antonio. Por ejemplo, ahora con el teatro he podido traer a patrocinadores y cosas así. También hacemos negocios juntos. Antonio y yo estamos siempre pensando en hacer cosas, como la colección de ropa. Estudiamos juntos en  la escuela Central Saint Martins School of Art y hemos trabajado juntos en el proyecto Antonio Banderas Design. Hacemos muchas cosas con mi red de contactos. Aun así, como he dicho, su circulo y el mío son muy distintos. 

“Para trabajar solo necesito un ordenador, un wifi y un teléfono”

¿Cómo es vivir con un artista?

Es muy inteligente. Es increíble el talento que tiene en todos los aspectos, no solamente actuando. Tiene un talento enorme como pintor, cantante, se inventa guiones, como director de películas, productor, sabe cantar ópera, toca instrumentos… Es fascinante el talento que tiene en todo lo que tiene que ver con el arte. 

La imagen que hay de los españoles fuera, especialmente de los hombres, es de pasionales y sangre caliente, pero también de machistas. ¿Tenías esa imagen de los españoles?

No, yo pienso que hay machistas en todos los países. Sí tenía la imagen de que las mujeres latinas tenéis mucha fuerza dentro de la familia… Pero no, Antonio no es machista. He tenido novios más machistas. (Se ríe) Antonio es muy respetuoso con las mujeres y no siente que el hombre tiene que tener un papel y la mujer otro, somos muy liberales.

¿Hay algo que eches de menos de tu vida de antes? 

No, porque como te decía, me he mudado 30 veces, así que viajar forma parte de mi vida. Echo de menos a mis padres, a mi familia, antes podía ir a su casa en cualquier momento y ahora tenemos que organizarnos y encontrar tiempo para vernos. Hablamos mucho por teléfono. 

¿Cómo llevas tanta fiesta y tanto evento? Porque muchas veces tenéis una agenda muy apretada y supongo que no siempre te apetecerá ir a todo lo que vais…

La gente puede pensar que es divertido, que estamos siempre como de vacaciones, pero hay mucho trabajo detrás de todo esto. Los eventos, sobre todo para Antonio, forman parte del trabajo, porque tiene que estar, hablar con un millón de personas, y trabajar. Yo soy una persona más reservada y no me gustan tanto las fotos. Es verdad que cuando tengo tantos eventos de lo que tengo ganas es de llegar a casa, quitarme el maquillaje, sentarme en el sofá… Nos gusta mucho a Antonio y a mí ver películas, vemos muchas, y estar los dos bien y relajados.

¿Cuál es un plan perfecto para ti y Antonio?

Nos encanta caminar, ver amigos, almorzar con ellos… También ver una película, cocinar… Antonio hace una paella extraordinaria y a mí me gusta hacer los postres, entonces nos complementamos. 

“Cuando tengo tantos eventos de lo que tengo ganas es de llegar a casa, quitarme el maquillaje, sentarme en el sofá… “

¿Cocinas bien?

Me gusta cocinar. Después parece que ha explotado una bomba en la cocina pero me gusta cocinar. ( Se ríe al imaginar como deja la cocina tras cocinar)

¿Qué te parece la comida española?

Me encanta, pero soy alérgica al marisco y la cocina española lo utiliza mucho en sus recetas. A veces no puedo comer muchas cosas. De hecho, muchos restaurantes son especialistas en marisco, también se usan en las paellas, y siempre tengo que comerlas con verduras o pollo. Pero me encantan las croquetas, las tapas…

Para ti tu hermana es súper importante. Dices que es tu mejor amiga…

Sí, mi relación con ella es más fuerte que la de ser solamente hermanas. Es mi mejor amiga. Hemos hecho muchas cosas juntas, hemos hecho mudanzas a otros países, hemos aprendido otros idiomas… Estamos muy unidas, hablamos como 15 veces por teléfono o FaceTime todos los días. Ella viene a verme a mí o yo a ella, tenemos muchos proyectos juntos. Ahora tenemos el nuevo negocio de la marca Baniki, hemos empezado un blog… Seguimos haciendo cosas juntas.

¿Cómo va la empresa de moda con tu hermana, Baniki?

Va bien. El nombre viene de unir nuestros nombres y el apellido (Barbara, Nicole y Kimpel). Estamos trabajando mucho, estamos buscando nuevas manufacturas, quizá para trabajar con manufacturas de España. La marca está en El Corte Inglés de Málaga y en el de Marbella y estamos haciendo ventas online junto al blog, que se llama ‘Kimpel Sisters’.

Vamos a empezar, quizás, una nueva línea con ropa deportiva y de ‘street style’, pero queremos hacerlo bien por eso queremos tomarnos tiempo para encontrar una buena manufactura con quien trabajar. Ahora, todo está hecho en Italia, hecho a mano, y cuesta mucho más porque hay que traerlo aquí. Y Italia es muy caótica, y como es hecho a mano y con una producción pequeña… Tenemos que encontrar otra fórmula.

¿Para ti era importante que hubiera esa buena relación entre Antonio y ella?

Sí, se llevan muy bien. Antonio tiene muy buena relación también con mi padre y mi madre. Antonio considera a mi hermana como si fuera su hermana. Soy muy familiar, veo mucho a mi familia y paso mucho tiempo con ella. Para mí son muy importantes.

¿Te gustaría tener hijos?

Me encanta la familia y nunca se sabe… Yo soy muy ambiciosa en mi trabajo, me encanta hacer mis cosas, y Antonio ya tiene una hija, entonces no sé. 

Es una lástima que esté tan lejos, pero no pasa nada porque vamos mucho a Los Ángeles. Es como una ‘patchwork family’, lo que también es muy divertido porque Stella tiene una hermana que es Dakota que tiene otra hermana, Grace… La familia es muy moderna, es normal en estos días una familia como esta. Pero todos nos llevamos muy bien. Cuando voy con Antonio a Los Ángeles comemos todos juntos siempre…

Debería ser siempre así…

Es encantador. Me llevo muy bien con Stella y cuando vienen a España igual, todos nos llevamos muy bien.

 

¿Qué aficiones tienes?

En la universidad hice un máster de ‘Food as a medicine’. Yo soy muy aficionada a todo lo relacionado con la salud. Quería ser veterinaria, después en la universidad empecé estudiar biología y después biología molecular… Me apasiona saber cómo se pueden curar enfermedades naturalmente, y me encanta aprender y estudiar todo lo que tiene que ver con la salud. 

¿Qué carrera estudiaste?

Estudié ‘Business International’ y finanzas. Después hice una especialidad de estudios en altas finanzas. Trabajé mucho tiempo en fondos de inversión y en ‘portfolio management’. Y tienes que tener certificación para hacer esto, especialmente en los EEUU. Tengo facilidad con los números pero nunca ha sido mi pasión.

Antonio dijo que le salvaste la vida porque cuando le dio el infarto actuaste muy rápidamente poniéndole una aspirina en la boca…

Sí, a veces pasan cosas en la vida que te sorprenden mucho… “¿Por qué nos ha pasado esto? ¿Es el karma?”… Antonio y yo nunca tenemos aspirinas aunque sabemos que es muy importante. Me suele doler la cabeza y, aunque no me gusta tomar medicinas, a veces me tomo un paracetamol. 

El día antes me dolía la cabeza y en la farmacia no tenían paracetamol. Así que cogí aspirinas y las dejé olvidadas. Pensé en volver a por ellas o volver al día siguiente a comprarlas y al final, no sé por qué, decidí volver a por ellas. 

Al día siguiente, a Antonio le dio el infarto y lamentó que no tuviésemos aspirinas. Y yo dije que sí que la había comprado el día anterior. Era una coincidencia. A veces pasan cosas así. El médico dijo que esa aspirina le salvó la vida. 

“El médico dijo que esa aspirina le salvó la vida”

En las parejas, a veces nos dejamos llevar, dejamos de valorar lo que tenemos y caemos en la rutina. Cuando pasa algo así, ¿es un impulso para la pareja?

Yo no he llegado a este punto. Siempre estoy arriba. Sé que pasa en relaciones, que se instala la rutina, pero yo estoy todavía a tope, enamorada, y pensando en Antonio todos los días. Para mí, es el hombre de mi vida. Quiero dar también este mensaje. En relaciones anteriores yo pensaba que quizás no existía eso de las mariposas y el amor verdadero; que quizás encontraría a alguien con quien me llevase bien y eso era suficiente, que el amor no existe más que en las películas. Cuando conocí a Antonio descubrí que tenía razón al esperar al amor verdadero, porque existe. Pienso que es muy triste que haya gente que no crea en eso y se conforme con cualquier relación.

¿Tu historia es un cuento de hadas o tiene aspectos negativos?

La vida perfecta no existe, pero puedes trabajar para hacerla perfecta. En todas las relaciones tiene que haber una sinergia y trabajar juntos para que las cosas salgan bien.

Ya tiene la mantilla puesta y Esther ha terminado de arreglarla. Nicole se hace fotos con todo el que se le pide, aunque en La Coracha hay una consigna: nadie puede publicar las fotos de ella con la mantilla hasta que se presente el cartel. Previsiblemente será a mediados de enero en el Ayuntamiento, antes de que Nicole y Antonio vuelvan a dejar a Málaga y emprender otra viaje. 

Después, el cuadro de Nicole pasará a formar parte del patrimonio de La Coracha y lucirá en sus paredes junto a Marisol, Juanita Reina, la Duquesa de Alba o Pasión Vega… El teatro Cervantes acogerá un año más en 2020 el pregón de Exaltación de la Mantilla, la imagen será Nicole Kimpel, y la pregonera la cantaora Antonia Contreras. 

¿Quién es Nicole Kimpel más allá de la novia de Antonio Banderas? Posiblemente, una mujer normal, enamorada y muy actual. 

Redacción: Ana Porras Fotografía: Lorenzo Carnero 

Ver comentarios (0)

Publicar un comentario

Your email address will not be published.

Ir al principio