fbpx
Estás leyendo
¿Retención de líquidos? Deja de sentirte hinchada con estos consejos

¿Retención de líquidos? Deja de sentirte hinchada con estos consejos

Desde hace unos días te sientes incómoda. No sabes exactamente qué es lo que te está provocando no estar completamente a gusto en tu día a día. Te has descubierto bolsas en los ojos, tienes las piernas hinchadas y los pantalones y complementos como los anillos te aprietan más de la cuenta. Tenemos al culpable: la retención de líquidos.

La retención de líquidos afecta, en mayor medida, a las mujeres. Y es que los momentos en los que las hormonas se descontrolan, como la menstruación, la menopausia o incluso el embarazo, provocan que el cuerpo no asimile bien los líquidos de su interior y cree esa sensación de pesadez y cansancio.

 

Afortunadamente, existen soluciones para este problema. Según los expertos, hay algunas pautas relativas a la alimentación, la hidratación, el descanso y el ejercicio que pueden ayudar con esta problemática.

1.- Agua, agua, y más agua. Aunque suene a tópico, es importantísimo beber dos litros de agua al día. Si tu cuerpo se siente hidratado, dejará ir a los líquidos que te provocan esa incomodidad de la retención. Eso sí: no te pases. No es recomendable beber más de 4 litros al día. Si lo haces, obtendrás el efecto contrario al deseado y acabarás hinchada.

2.- Haz deporte. Está demostrado que practicar ejercicio elimina líquidos. Esto se debe a que la frecuencia cardíaca se acelera y provoca que el cuerpo queme primero lo que no necesita.

3.- Sal y azúcar sí, pero en su justa medida. Intenta no abusar de alimentos con mucha sal, como embutidos, salsas o precocinados, pero no la elimines completamente de tu dieta ya que es necesaria para nuestro organismo. Asimismo, reducir el consumo de comidas con altas dosis de azúcares ayudará a que no se produzcan acumulaciones de líquido.

4.- Lo que comas, mejor que sea fresco. Las frutas y las verduras se pueden convertir en tus mejores aliadas para que tu cuerpo elimine todo lo que no le haga falta. Los hidratos de carbono y las proteínas también harán que te sientas menos hinchada.

5.- Descansa. Esta regla es sagrada. La falta de sueño y el estrés provocan que los niveles de cortisol aumenten; esto se traduce en retención de líquidos y pérdida de masa muscular, entre otras consecuencias.

 

6.- Los productos como el aguacate, el pescado azul o el aceite de oliva son ricos en omega 3, que previene la inflamación. Por lo tanto, priorizarlo en tu dieta contribuirá a que todo lo que te hace sentir pesada desaparezca.

7.- No te olvides de la circulación sanguínea. Para evitar las acumulaciones de líquidos, todo nuestro organismo debe fluir correctamente. Existen rutinas sencillas que significarán una gran mejoría, como, por ejemplo, evitar usar ropa ajustada o, si trabajas sentada, levantarse cada cierto tiempo a estirar las piernas. Por el contrario, si tu trabajo se desarrolla de pie, es recomendable usar medias de compresión.

No siempre es fácil iniciar nuevos hábitos y menos si son rutinas que tenemos que crear, incluso, en horario laboral. Sin embargo, una vez que se consigue, merece la pena porque con gestos muy sencillos verás como desaparece esa sensación que tanto tiempo lleva agobiandote

Ver comentarios (0)

Publicar un comentario

Your email address will not be published.

Ir al principio