fbpx
Estás leyendo
Patri Psicóloga: «Si la gente hiciera más ejercicio estaría más sana a nivel mental»

Patri Psicóloga: «Si la gente hiciera más ejercicio estaría más sana a nivel mental»

 Patricia Ramírez, conocida como Patri psicóloga es, además, escritora, conferenciante y divulgadora en diferentes medios de comunicación. Licenciada en Psicología, tiene un máster en Psicología Clínica y de la Salud y un doctorado en el departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico de la Universidad de Granada. En 2017 fue galardonada con el Premio del Colegio Oficial de Psicólogos de Andalucía Oriental a la mejor divulgadora en redes sociales, en las que cuenta con cerca de 1.000.000 de seguidores. Es además autora de 10 libros.

¿Has necesitado en algún momento en tu vida ayuda como la que tú proporcionas hoy en día a tus pacientes?

Claro. La vida no ha sido todo lo justa que creo que debía haber sido en situaciones concretas, y me ha golpeado fuerte. Tengo muy buenos amigos: mi amigo del alma, Alfonso, mi amiga Beatriz…he recurrido a ellos porque te dan otra perspectiva. No obstante, a mí no se me puede aplicar aquello de que en casa de herrero cuchillo de palo; he sido bastante coherente con las terapias que yo misma aplico y he requerido de ayuda para procesar muchas de las cosas que he vivido.

Uno de los golpes más duros que puede dar la vida, es la pérdida de un ser querido… ¿cómo afrontarla?

Es un proceso muy personal; no es lo mismo que tener ansiedad o depresión o requerir de una terapia de pareja, que tienen un determinado protocolo. El duelo es algo que uno tiene que experimentar porque es la respuesta ante el dolor por una pérdida; nadie que tenga un poco de empatía es inmune. El duelo es un proceso natural de la vida, cada uno lo vive a su manera y a su ritmo. Va a depender también del vínculo que se tenga o haya tenido con la persona en cuestión; de cómo nos hemos podido despedir o no, de las circunstancias de la muerte…incluso las creencias religiosas también determinan cómo afrontarlo. Yo aconsejo a quien sufra una pérdida que no sé cohíba, ni reprima, que no se haga el fuerte si le apetece llorar, que se permita y valide sus emociones. Ese duelo puede durar entre seis meses y dos años.

¿Y ante una ruptura amorosa?

En este caso, no sólo sufre quien es dejado, sino la persona que toma la determinación. No es una decisión fácil. Yo abogo por hablar de forma civilizada, intentar entender el motivo, y a partir de ahí habrá un proceso u otro dependiendo de si hay o no hijos. En cualquier caso, hay que dejar tranquila a la persona que ha roto con nosotros; no le mandemos mensajes, no le atosiguemos, no le reprochemos…Si algún día se arrepiente ya te lo dirá. Hay que romper hilo de comunicación y vivir ese duelo. Y a partir de ahí, hay que rehacer nuestra vida, recuperar amigos, aficiones, trabajo. En cuanto podamos, le deseamos una vida feliz y libre de sufrimiento. Será un síntoma de madurez.

¿Por qué es tan importante la autoestima?

Es el concepto y amor de nosotros mismos y hacia nosotros mismos. Alguien con baja autoestima es alguien que está muy pendiente de todo aquello que le sobra de ella misma y nada pendiente de todo aquello que no ha de valorar.  Una sana autoestima nos permite ser nosotros mismos y eso es lo más importante que tenemos en la vida

¿Cuándo hemos de acudir al psicólogo y cuándo al psiquiatra?

Ambos profesionales tienen en común que pueden hacer terapia; pueden diagnosticar el cuadro del paciente. Pero el psiquiatra es quien debe prescribir la medicación en caso de ser requerida.

¿Qué opina del coaching y otro tipo de terapias de acompañamiento surgidas al albur de la psicología?

El coaching plantea herramientas prácticas que consiguen hacer reflexionar e incluso generar cambios en las personas. Pero quien practique coaching, no ha de entrometerse en materias que competen estrictamente a un psicólogo. Hay que respetar los límites entre el coaching y la psicología, especialmente la psicología clínica y salud mental. Yo me siento protegida y competente en terapias que tengan base científica, como las cognitivo-conductuales o las de tercera generación.

¿Cómo se consigue tener una legión de seguidores como la que usted tiene en redes sociales?

Pues mi presencia en ellas surgió sin tipo alguno de finalidad. Fueron los jugadores del Real Betis Balompié quienes me lo sugirieron, cuando ejercía como psicóloga de la plantilla. No obstante, siempre he tenido un enorme afán e interés por compartir y divulgar. Ya en 1994 me di cuenta de que no se hablaba de Psicología y en el año 96 presenté un proyecto en radio para poner en valor esta disciplina. Y, hoy en día, colaboro con medios como TVE, el País Semanal, diario Marca…Son una lanzadera para que mi mensaje y consejos prácticos lleguen a muchísima gente. En cualquier caso, no me he sentido nunca esclava. Cuando me ví desbordada empecé a delegar en un gran equipo de trabajo. Hay veces en que la gente manda mensajes directos en fin de semana y yo misma contesto, la gente merece que estés pendiente de sus cosas, porque hay mucho sufrimiento ahí fuera y hay que ser compasivo con la gente que te necesita.

¿Cómo lleva a la práctica el mantra “Mens Sana in corpore sano” ¿

Todos los días actividad física, trabajo la fuerza, natación y running. Si la gente hiciera más ejercicio estaríamos más sanos a nivel mental.

¿Algún vicio confesable?

Te puede interesar

No bebo, no fumo, como sano, pero muero por un helado. Los hago naturales en casa, con frutos rojos y plátano. Además de los míos, me encanta el helado inigualable de Amorinos.

No puedes vivir…

Sin mis hijos y sin mi marido. Son mi luz. Yo veo a mis hijos y me emociono en cualquier momento. Para mí mi familia es mi norte.

¿Un lugar para perderte?

En algún lugar con naturaleza y por supuesto, agua; podría ser un riachuelo o una playa paradisíaca. Eso sí, tiene que haber silencio. Es muy importante en mi vida. Podría ser un rincón en Venecia.

¿Arrepentimiento?

Hay arrepentimientos que si le dieras vuelta atrás también tendrían daños colaterales que no habrían pasado en tu vida. He prestado demasiada atención a personas que me daban señales de que no había interés por su parte. Tal vez tendría que haber sido menos comprensiva o bondadosa en algún momento de mi vida, cosa que, no obstante, no quiero cambiar porque forma parte de mis genes.

¿Algún objetivo por cumplir?

No tengo ninguna meta o proyecto pendiente a nivel profesional. Ver a mis hijos realizados en su trabajo, con parejas bonitas, que se quieran, y con una vida honesta y con valores. Habiendo encontrado su sitio, en definitiva.

 

Ver comentarios (0)

Publicar un comentario

Your email address will not be published.

Ir al principio