fbpx
Estás leyendo
El champú en pastilla está de moda

El champú en pastilla está de moda

Ya sea corto, largo, rizo, liso, moreno o rubio, el pelo es una parte fundamental de nuestro aspecto. Parece una obviedad, y sin embargo no siempre le dedicamos el tiempo que merece a cuidarlo, peinarlo o lavarlo en condiciones. Hoy en día el pelo cada vez está más expuesto a químicos procedentes de los geles y champús, a tratamientos agresivos o al nada recomendable calor de las planchas o los secadores. Por suerte, en los últimos años han aparecido alternativas para tratar bien nuestro pelo, como por ejemplo el champú en pastilla, que al ser ecológico no daña nuestro cabello.

Ventajas del champú en pastilla

Este tipo de champús ofrecen toda una serie de beneficios no solo para la melena, sino también para el medioambiente. Y es que cada vez es más insostenible el uso de plásticos y químicos derivados de la producción de champú y otros productos de higiene y belleza. Este tipo de champús artesanales, recomendados en páginas como Instyle.es, vienen en un formato más pequeño (no por ello menos duradero) y envueltos en cartón, por lo que estaremos haciendo un favor al medioambiente al comprarlos. 

Al igual que ocurre con los champús envueltos en plástico, a los que estamos más acostumbrados/as, hay muchos tipos de champús ecológicos: para pelo graso, seco, dañado… Optar por esta opción no implica renunciar a la belleza y a un pelo perfecto, sino todo lo contrario. De hecho, el uso continuado de champús con químicos acaba por anular la grasa natural que produce nuestro cabello, apelmazándolo y restándole brillo.

Otra de las ventajas del champú en pastilla es que ocupa mucho menos espacio que los aparatosos botes de plástico que solemos encontrar en los supermercados. El pequeño tamaño de este nuevo tipo de champú resultará útil no solo para su almacenaje en el baño sino también para cuando nos vayamos de viaje. Además, esta opción es más económica y duradera, pues el champú en pastilla resiste hasta 80 o 100 lavados, siempre dependiendo del volumen y longitud del pelo.

Pero lo mejor de estos champús no es su forma sino su contenido. Para empezar, no contienen sulfatos, una sustancia que ha demostrado ser nociva para nuestras cabelleras ya que hace que se pierda el brillo y el color mucho antes. El champú sólido, además de no poseer sulfatos, contiene toda una serie de ingredientes naturales, aceites esenciales y vitaminas que nutren nuestro pelo dándole un aspecto mucho más sano y luminoso.

Al necesitar menos agua en su elaboración que los clásicos champús líquidos, no es necesario añadirle parabenos, emulsionantes, siliconas ni sulfatos.

 

Al utilizar champús sólidos en pastilla estaremos haciendo un favor a nuestro pelo y también al medioambiente

Cómo utilizar una pastilla de champú sólido

El empleo de este tipo de champú es muy sencillo y por supuesto similar al uso de un champú líquido. Lo primero es prestar atención a dónde guardaremos la pastilla para que nos dure lo máximo posible. No podemos dejarla en el borde de la bañera o la ducha sin más, ya que el agua salpicaría y estaríamos perdiendo champú, por lo que lo ideal es guardarlo en una cajita de latón o de metal.

Una vez tengamos el pelo mojado, debemos frotar varias veces la pastilla en dirección al crecimiento, hasta que notemos que se va formando espuma. También podemos generar espuma frotando nuestras manos y pasándola al pelo después. Cuando tengamos el pelo lleno de espuma debemos masajear con la yema de los dedos para que los principios activos que contiene el champú penetren y por supuesto para eliminar la suciedad. Tras este proceso solo queda aclarar el pelo, que estará cada día más fuerte y brillante. Antes de guardar de nuevo la pastilla en su caja cerrada podemos dejarla ventilar al aire un poco para que se seque.

En las primeras aplicaciones puede que no notemos una gran diferencia en el resultado, pero esto se debe a que nuestro pelo tarda algunos lavados en deshacerse de los químicos y sustancias nocivas que tenía el anterior champú. Poco a poco iremos viendo cómo al usar el champú en pastilla nuestro pelo va cogiendo forma y consiguiendo un aspecto más saludable.

Cada vez más personas optan por este tipo de champú ecológico que no contiene sulfatos

Por otra parte, hay que señalar que la frecuencia de lavado con este tipo de champús es idéntica a la que realizaríamos con un champú líquido. Si tenemos el pelo seco podremos estar unos cuantos días sin pasarlo por agua mientras que si es graso, no nos quedará otra que aumentar la frecuencia. En cualquier caso, no es recomendable lavar el pelo todos los días a no ser que sea absolutamente necesario.

En definitiva, al utilizar champús en pastilla estaremos haciendo un favor a nuestro pelo pero también al medioambiente, que ya no puede permitirse más plásticos y procesos de producción agresivos.

Ver comentarios (0)

Publicar un comentario

Your email address will not be published.

Ir al principio