fbpx
Estás leyendo
Cambio de hora y trabajo: cómo sobrevivir a esta combinación fatal

Cambio de hora y trabajo: cómo sobrevivir a esta combinación fatal

El próximo sábado 27 de octubre tenemos que cambiar la hora en todos nuestros dispositivos que no lo hagan automáticamente. El horario de invierno llega para quedarse una buena temporada, un hecho que puede llegar a influir negativamente en el bienestar de las personas más sensibles y en la productividad de los trabajadores.

Durante la madrugada del sábado 26 de octubre al domingo 27 de octubre, los relojes se atrasarán una hora, de forma que a las 3:00 serán las 2:00 en la Península. Con esta variación horaria resurge el debate cada año sobre las consecuencias que acarrea en el entorno laboral, entre ellas la caída de la productividad. Esta tiene que ver con la sensación de cansancio que experimenta el trabajador, y con otras alteraciones que puede sufrir el organismo como la falta de concentración, insomnio, nerviosismo, aumento de irritabilidad, dolor de cabeza… unos efectos que pueden alargarse varios días.

Edificio Cuzco IV, el icónico edificio en pleno distrito financiero de la capital, expone las claves para combatir estos efectos y lograr que los trabajadores se adapten fácilmente sin que se vea afectada su productividad.

 

Practicar ejercicio es un factor clave

Hacer ejercicio la semana previa y posterior al cambio horario es una manera perfecta de estimular los ritmos cerebrales, segregar serotonina y poder adaptar al cuerpo progresivamente al nuevo horario. Una rutina compuesta por un conjunto de ejercicios que incluyen movimientos que se hacen en el día a día, y que permite trabajar de manera simultánea varios grupos musculares, mejorar el equilibrio, la coordinación, la resistencia, la fuerza y también el estado de ánimo y como consecuencia, la productividad pueden ser de gran ayuda en momentos como este.

Mostrar especial atención a la alimentación

La comida tiene una relación muy directa con el estado de ánimo y el bienestar. Llevar una dieta sana y equilibrada contribuye de forma muy positiva a mejorar el humor y a sentirselleno de energía. Cuidar la alimentación para que nuestra productividad aumente es especialmente importante la semana del cambio horario: debemos mantenernos hidratados, introducir en la dieta alimentos ricos en triptófano y que estimulen la dopamina, aumentar el consumo de frutas y verduras y reducir el consumo de cafeína.

Fomentar el teletrabajo

Uno de los factores que influye en el cuerpo con el cambio horario es la falta de concentración. Para intentar reducir en la medida de lo posible este síntoma es aconsejable combinar días de teletrabajo con días en la oficina. De esta manera resultará más fácil adaptarse al horario de invierno al hacerlo progresivamente, y la productividad no se verá afectada por el cambio de hora.

 

Cenar ligero y pronto para lograr un sueño reparador

Para que el impacto del cambio de horario no afecte tanto al sueño, energía y a la productividad en el trabajo, lo ideal es que los trabajadores se vayan adaptando progresivamente, acostándose antes los días previos. Para conseguir un sueño reparador es importante cenar pronto para hacer la digestión antes de ir a la cama, intentar no tomar bebidas con cafeína o alcohol después de las seis de la tarde, y llevar a cabo un detox digital que permita desconectar de verdad.

No son medidas infalibles y más de uno maldecirá el momento en el que se inventó el cambio de hora. Lo cierto es que el cuerpo no reacciona bien cuando se le rompen las rutinas, y menos de un día para otro, pero sí que está en nuestra mano adoptar ciertos hábitos que nos ayuden a sobrellevar este periodo que no durará más que unos días.

Ver comentarios (0)

Publicar un comentario

Your email address will not be published.

Ir al principio