fbpx
Estás leyendo
Sara Duarte: «Astrología evolutiva: el GPS estelar»

Sara Duarte: «Astrología evolutiva: el GPS estelar»

Hay viajes que te llevan a lugares que preferirías no transitar, interiores, que te sumen en sombras envueltas en tristeza y dolor. Hay viajes que te llevan a lugares paradisiacos en los que la alegría y la plenitud inundan tu alma y tu psique. Hay viajes oscuros y viajes luminosos en los que por momentos nos perdemos y a ratos nos encontramos. En ese viaje que es la vida nos conducimos por las experiencias que hemos vivido, por nuestras creencias, por el entorno en el que nacimos y crecimos, por las personas con las que nos hemos ido cruzando… Somos el resultado de un compendio de causalidades, de trabajo interior y exterior, pero también somos polvo de estrellas y formamos parte de un todo que nos trasciende. 

Nuestras fortalezas y debilidades, nuestros retos materiales y espirituales, nuestros bloqueos, habilidades y talentos e incluso rasgos muy característicos de nuestro carácter están marcados en nuestra carta natal. Una fotografía astrológica de la posición en la que se encontraban los planetas en el firmamento en el día, el mes, el año y la hora exactas de nuestro nacimiento. Un GPS estelar que gracias a la astrología evolutiva nos guía como herramienta de autoconocimiento. 

Pisando tierra firme, la vuelta de Cenas con Chispitas después de más de dos años de ausencia forzosa tuvo el mejor entorno posible, unos comensales que aportaron magia a la velada y una ponente, Sara Duarte, que nos iluminó en los aspectos de la astrología que van mucho más allá de predicciones. 

Un 15 de junio en el que todos los elementos se alinearon para que resurgieran luminosas las chispitas. 

 

Anantara Villa Padierna

Anantara Villa Padierna abrió sus puertas a la sexta edición de Cenas con Chispitas. Si en ocasiones anteriores recorrimos espacios únicos e interiores del exclusivo hotel, esta vez, gracias a la fecha de la cita, pudimos disfrutar de la terraza del restaurante La Veranda. Bajo su pérgola de hierro forjado vestida por enredaderas se situaba la mesa imperial en la que compartiríamos cena y conversación. De fondo, el sonido del agua emanando de la fuente. 

Anantara Villa Padierna ofrece multitud de escenarios para la celebración de eventos privados y, a su vez, cuenta con ocho restaurantes abiertos al público en los que se puede disfrutar de las mejores propuestas culinarias del mundo en espacios llenos de encanto sin estar alojado en el establecimiento. 

Pedro Navarro se encargó de situar unos discretos centros florales en el centro de la mesa. El objetivo era decorar sin restar ni un ápice de protagonismo al entorno. 

La sensación que nos envolvió a todos fue la de encontrarnos en un paraje recóndito en La Toscana.

La cita 

El tema a tratar era arriesgado, ya que la astrología es un campo de interés minoritario entre la población. Si las civilizaciones antiguas ya usaban las posiciones de las estrellas y planetas como oráculo y guía, ahora se percibe como una potente herramienta de autoconocimiento más que predictiva. Lo que sucede en el Universo se refleja en los movimientos sociales, de conciencia colectiva y a nivel personal. Anticiparnos y estar preparados para lo que está por venir nos permite hacernos más conscientes del aquí y el ahora, del momento en el que nos encontramos, de las influencias externas y aprovechar al máximo nuestros recursos. Por otra parte, la carta natal nos revela mucha información sobre nuestras luces, sombras y heridas.

Marife Nuñez y Paz Tolosa

 

Antonio Garrido, Elena Gaspar y Mari Luz Mediavilla

 

Isabel Naranjo y Marina Fernández

Los asistentes llegaron puntuales a la cita. La copa de bienvenida se sirvió en uno de los patios del hotel a tan solo unos metros de la terraza de La Veranda. Las sonrisas al llegar, la actitud entusiasta y abierta y la forma de presentarse entre ellos ya auguraba que sería una noche muy especial. 

Natalia Ramírez y Beatrice Julien

El nivel de conocimiento sobre la materia entre los participantes era variado. Mientras algunos no habían profundizado más allá de su signo solar, otros han estudiado y trabajado la influencia en sus vidas de sus aspectos planetarios. 

Marta Bernad y Rob Magits

Lourdes Porras y María Caridad

Antonio Mata y Cuca de las Heras

Sara Duarte, la protagonista del encuentro, llegó acompañada de su hermana Alba. 

Femi Sánchez, Sara y Alba Duarte y Luis Granda

La cena

Cenas con Chispitas se caracteriza por fusionar ponentes expertos, temas interesantes y gastronomía. Nuestro objetivo en cada encuentro es deleitar los cinco sentidos y en muchos casos, como en este, el sexto. 

El equipo de cocina de La Veranda de Anantara Villa Padierna preparó para la ocasión un menú equilibrado y con sabor que, tras la ponencia de Sara, Duarte disfrutamos acompañándolo con interesantes conversaciones. El servicio resultó impecable. Ellos, el equipo de sala, también contribuyen a que nuestros encuentros sean especiales. 

Aperitivo del chef

Jamón de pato, daikon a la naranja y gel de pera

Lomo de Lenguado, paté de langostinos y emulsión de pistachos

Crumble de albaricoque y manzanas con helado de café

 

La ponente: Sara Duarte

Sara Duarte suma astrología y coaching para mejorar la vida de las personas que buscan su ayuda y asesoramiento. Unir las potentes herramientas del coaching a la información que revela la carta natal y los aspectos del momento dan como resultado un mapa dibujado en el firmamento que mejora el tránsito por la tierra. 

Antes de acercarse y dedicarse al crecimiento personal Sara sintió la frustración y el vacío de vivir cómo le habían contado que tenía que hacerlo. Fueron esa ausencia de dicha y la búsqueda de la verdadera felicidad lo que la llevaron a investigar, formarse y encontrar e integrar su verdadera misión. 

Tras muchos años de capacitación y experiencia acompaña a sus clientes en la transformación y re-evolución de sus vidas, a través de la Astrología Evolutiva, la Respiración Consciente y el Coaching. 

Ha acompañado a más de 5.500 personas a descubrir su propósito, conocer su mapa vital, gestionar patrones tóxicos, transformar sus relaciones, miedos, obstáculos, mejorar su salud, su carrera profesional, su calidad de vida y su conexión espiritual. Ofrece sesiones personales, charlas y conferencias y es autora de varios libros.

Astrología evolutiva: El GPS estelar

Sara Duarte practica la astrología como una herramienta de evolución. Gracias a la interpretación de la carta natal puede conocer las diferentes dimensiones del individuo e ir deshaciendo las capas gracias a técnicas de desarrollo personal. 

Sara comenzó su intervención explicando cómo desde niña se sintió atraída por el mundo espiritual, los ciclos de la luna o los planetas, aunque después, para sentirse aceptada por el grupo dejó ese interés a un lado por miedo a que la tomaran por “la rarita”. Se centró en llevar lo que llamamos “una vida normal” y estuvo trabajando en Antena 3. Poco a poco fue escalando en lo que nos han enseñado que es el éxito, y aún así, después de pequeños picos de euforia se sentía vacía y frustrada. 

En esa búsqueda fue cambiando cosas de su vida exterior hasta que en una crisis existencial se detuvo a buscar dentro: “Me había pasado mucho tiempo buscando la llave de la felicidad en el bolsillo de otro, sin darme cuenta que la tenía yo en mi propio bolsillo”. Sara se encerró en sí misma y en libros y cursos de autoconocimiento en busca de respuestas. En ese camino se reencontró con la astrología evolutiva y descubrió que había sido su desconexión de su sabiduría ancestral, de ella misma, lo que la había llevado a ese pozo en el que parecía que no había salida. “Nos desconectamos de lo que somos realmente por construirnos una fachada para encajar en el mundo y eso nos lleva a la tristeza, a la depresión…”, reflexionó. 

Hace trece años ese redescubrimiento la impulsó a cambiar de rumbo y embarcarse en el mundo de la espiritualidad y el crecimiento personal. Desde entonces es una apasionada de su profesión. 

Sara recordó cómo está comprobado que la Luna ejerce su influencia sobre las mareas, o nos afecta en los ciclos menstruales. Nosotros también somos agua en un gran porcentaje. Esto es extrapolable al resto de cuerpos celestes que ejercen su influencia energética en el ser humano. Por eso, la carta natal, que representa la fotografía del cielo en el momento de nuestro nacimiento, nos da mucha información sobre nosotros mismos. 

La ponente explicó a los menos iniciados que cada uno de nosotros tenemos una carta diferente en la que los planetas y luminarias (la luna y el sol) están situados en posiciones distintas. Dependiendo de dónde se encuentren en nuestra carta tendremos unos planetas más fuertes que otros y, por tanto, unos rasgos de nuestro carácter más enfatizados. Hizo una metáfora en la que los planetas son como personajes de una película con sus arquetipos y cada uno de nosotros tiene más fuerza en unos y otros planetas. Explicó la importancia y la diferencia entre el signo de sol, de luna y el ascendente. Estas tres energías influyen en nuestra personalidad. Asimiló los signos del horóscopo con el comportamiento de los personajes (planeta): “No es lo mismo un Marte en Aries, que es un guerrero que actúa sin pensar, que un Marte en Piscis que es un guerrero pacífico que no quiere conflictos. Ahí se ve que cada signo marca el comportamiento de cada uno de los personajes según donde se encuentre”. 

Sobre esto explicó que cada signo vive en una casa astrológica (hay 12 casas) y estas casas son las áreas de la vida en la que actúan estos personajes con sus comportamientos. 

Los aspectos son la relación que hay entre los personajes y pueden ser armónicos o desarmónicos. Sobre los desarmónicos, aunque hay quien se asusta, son oportunidades de evolución y aprendizaje si se tiene cierto nivel de conciencia. Ser consciente de esto nos facilita aprender de nosotros. 

La carta natal revela una valiosa información para trabajarnos, al igual que lo hacen los tránsitos planetarios: “El mapa no es el territorio, la carta natal está viva y, por suerte, tenemos el libre albedrío para decidir desde dónde queremos vivir las circunstancias, pero sí hay situaciones que son puntos de parada que nuestro mapa nos propone como oportunidades para dar un salto cuántico. De nosotros depende darlo o no, aunque esa situación se repetirá hasta que la enfrentemos. Los tránsitos planetarios activan momentos vitales”.

Te puede interesar

Cuando nos toca aprender algo en la vida que viene marcado en nuestra carta natal y lo ignoramos, la misma lección se repite una y otra vez hasta que la aprendamos. Un ejemplo claro es el Retorno de Saturno que se da cada 27-29 años y que se experimenta cuando Saturno toca el mismo grado matemático en el que estaba cuando nacimos. Suele provocar una revolución para resituarnos en nuestro camino. Disponer de esta información nos ayuda a manejar las situaciones a la que nos enfrentamos. 

Sara también trató la importancia de los Ejes Nodales o de Quirón que nos hablan más de códigos de alma como personas y como colectividad. Son brújulas que marcan el camino a seguir, son energías a integrar. 

También se detuvo en la influencia de los últimos eclipses en Tauro y Escorpio que se han notado tan fuerte estos últimos meses y que determinan nuestros comportamientos y mecanismos emocionales por la energía que generan. 

Todos estos datos que se reflejan de la astrología pueden marcar nuestra ruta hacia el crecimiento personal. Ser consciente de la energía de la que disponemos en cada momento gracias a la posición de los planetas y la luminarias nos ayuda a impulsarnos o a trabajar determinados bloqueos. Sara Duarte guía a sus clientes usando herramientas como los tránsitos, la revolución solar o las cartas compuestas. De hecho, se puede usar esta información para lanzar negocios, firmar contratos e incluso para valorar si debemos asociarnos con una persona. 

Sara resultó una excelente ponente y comunicadora. En el transcurso de la cena tuvimos la oportunidad de seguir hablando con ella y nutrirnos con su conocimiento y experiencia. La cita nos supo a poco, nos quedamos con ganas de más. Sería que la intensidad de la Luna llena de la noche anterior, o las gotas de lluvia que nos refrescaron o la energía que se creó, pero fue una noche en la que los planetas se alinearon y donde surgió la magia. Gracias a todos por generarla. 

Redacción: Ana Porras 

Fotografía: José Cordero

Agradecimientos 

Anfitrión: Anantara Villa Padierna

Decoración floral: Pedro Navarro

Ponente: Sara Duarte

Para estar informado de la programación de Cenas con Chispitas puedes darte de alta AQUÍ para recibir nuestra newsletter.

Ver comentarios (0)

Publicar un comentario

Your email address will not be published.

Ir al principio