fbpx
Estás leyendo
La cosmética natural también está legislada

La cosmética natural también está legislada

Últimamente todo lo natural está de moda. La cosmética natural y los jabones artesanos no iban a ser menos, y es que estos contribuyen en el interés social de minimizar el impacto dañino que otro tipo de cosméticos, que contienen químicos, tienen tanto para la piel como para el medioambiente.

Muchas grandes marcas incluyen entre sus cosméticos ingredientes naturales en sus recetas, como el aceite de jojoba, coco o incluso rosa mosqueta, sin embargo la realidad es que los utilizan en un porcentaje muy bajo y eso hace que los productos que venden no podrían considerarse como naturales, ya que van acompañados en su formulación por otra multitud de químicos que supera con creces la cantidad natural. Lo que hacen es utilizar estos ingredientes reclamo.

Pero entonces, ¿qué es la cosmética natural? Según la Fundadora de Jaboneko, Gloria Méndez,  experta en legislación en cosmética y técnico en Dermocosmética Natural: “No existe actualmente una definición concreta o reglada de lo que es cosmética natural. Se podría definir como aquella cosmética elaborada a base de ingredientes de la propia naturaleza como los aceites vegetales, mantecas, ceras, aceites esenciales, plantas, y otros aditivos naturales. Es una cosmética que casi se podría comer porque está elaborada con productos naturales que incluso podemos encontrar en nuestra cocina, no tiene químicos. Normalmente este tipo de cosméticos son productos handmade, hechos a mano por artesanos, no a escala industrial”.

 

De manera que ¿cuál es la legislación vigente para la cosmética natural? 

Como la cosmética convencional, la cosmética natural también tiene que cumplir con una normativa que, de hecho, está armonizada en toda la UE. Tanto es así que existe un organismo encargado de vigilancia y cumplimiento del mismo, y ese organismo es la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS). 

“La cosmética natural también tiene que cumplir con una normativa”

Esto implicaría que, tanto la gran industria como el pequeño artesano, tienen que cumplir la misma normativa para poder comercializar legalmente sus productos cosméticos, garantizando que no son perjudiciales para la salud.

De forma que, en dicha legislación se detalla la formación y conocimientos que debe que tener obligatoriamente la persona responsable del producto, así como las condiciones que tienen que cumplir las instalaciones donde se fabrica el cosmético, los controles, las pruebas y test de calidad del producto, el contenido del etiquetado y todos los trámites administrativos.

 

Pero, por desgracia, esto no siempre se cumple, ya que es bastante habitual encontrar en mercadillos a artesanos que venden jabones y productos cosméticos que en realidad no han sido analizados. Lo mismo ocurre con Internet. Hay muchas tiendas online en las que se venden muchos productos cosméticos de los cuales no se facilita la suficiente información como para comprobar si la empresa que los comercializa está cumpliendo con la normativa. Pero, ¿por qué ocurre esto?

Pues bien, según Gloria Méndez, “lo que sucede es que es fácil hacer cosmética natural y caro legalizarla ya que la normativa es muy estricta, tema comprensible porque es un producto que te pones en la piel.  Para poder vender un producto cosmético éste ha tenido que fabricarse en un laboratorio, siguiendo las buenas prácticas de fabricación y ha debido someterse a pruebas de análisis para valorar la estabilidad del cosmético, caducidad, toxicidad, microbiológicos, etc. Es caro, pero no imposible, ya que hay otras formas de legalizar el producto. El artesano puede empezar a comercializar su producto subcontratando la fabricación de sus cosméticos a un laboratorio. En nuestro curso para emprendedores en cosmética natural enseñamos a los artesanos a legalizar sus productos y las distintas alternativas que tienen para emprender en este sector. Como cualquier negocio, siempre se requiere inversión. En la mayoría de los casos, estos artesanos son personas con formación y hacen muy buenos productos”.

“Hay que dar valor a la cosmética natural porque es la mejor para el medioambiente y nuestra piel”

Y es que, en nuestro país no existe ninguna formación reglada que te prepare para la elaboración de este tipo de productos cosméticos, aunque que sí existen titulaciones propias ofrecidas por Universidades y otras Escuelas de formación.

“Hay que dar valor a la cosmética natural porque es la mejor para el medioambiente y nuestra piel, los fabricantes de esta cosmética tienen que hacerlo como verdaderos profesionales que son, cuidando y demostrando a sus clientes que se preocupan por su salud. Y eso pasa por cumplir con la legislación y controles.” concluye.

 

 

 

Ver comentarios (0)

Publicar un comentario

Your email address will not be published.

Ir al principio