fbpx
Estás leyendo
Así viven 7 empresarias la reapertura de sus comercios en la desescalada

Así viven 7 empresarias la reapertura de sus comercios en la desescalada

Durante estas semanas de confinamiento si hemos querido comprar algo de ropa, de decoración o material de papelería, lo hemos tenido que hacer a través de internet. Quien tenía las pilas puestas en la digitalización de la empresa y contaba con una tienda online y una estrategia de marketing digital ha podido seguir vendiendo, distinto es que haya querido seguir haciéndolo. La realidad es que muchos pequeños comercios se han dado cuenta ahora de la importancia de la venta online y de la comunicación a través de sus redes sociales. Entre los planes de desescalada del Gobierno se les permite abrir con cita previa a partir del 4 de mayo. No será hasta el día 11 cuando puedan dar un paso más a la hora de abrir sus locales. Y sí durante la cuarentena los empresarios y autónomos del comercio han convivido con la incertidumbre, parece que por el momento sigue siendo una compañera habitual.

Incertidumbre y miles de dudas es lo que siguen teniendo estas empresarias tras lo publicado hasta el momento de las fases de la desescalada y la recuperación de la actividad. Os presento a las protagonistas de este reportaje con el que muchas empresarias y autónomas se van a ver reflejadas. Cristina Barroso, socia directora de La Albaida, estudio de interiorismo; Sandra Rojo, propietaria de las tiendas Bailly Bijoux; María Yanes, propietaria de cuatro tiendas de moda situadas entre Málaga y Sevilla; Lourdes del Arco, directora Creativa y CoFundadora Louver; Melisa Lozano, diseñadora de moda flamenca; Mari Carmen Sánchez, propietaria de Etxart and Panno Fuengirola y Gemma Rojas, propietaria de la tienda Thirty 30.

Mari Carmen, Cristina, Sandra, Melisa, Lourdes, Gemma y María

 

Cristina Barroso, La Albaida

La Albaida cuenta con dos estudios de diseño interior, uno situado en Marbella y otro en Málaga. En este tiempo han tenido que cerrar, aunque Cristina y su equipo han seguido trabajando desde casa. Ella sin parar, pensando, buscando nuevas vías, encargándose de la comunicación con los clientes, en las redes sociales y también con las interioristas, que aunque con jornada reducida, han seguido avanzando con los proyectos que ya estaban en marcha. 

“La dirección y el equipo de interioristas hemos continuado trabajando desde casa y en contacto permanente, el desarrollo de proyectos no se ha parado. Hemos tenido más tiempo para pensar en el negocio en equipo y tomar decisiones. Estamos muy adaptadas al teletrabajo pero con muchas ganas de vernos, aunque tenga que ser con mascarilla y a 2 metros de distancia”, asegura Cristina Barroso.

“Estamos muy adaptadas al teletrabajo pero con muchas ganas de vernos”

En La Albaida ya están preparando la reapertura teniendo en cuenta que hay que organizar la apertura de los dos estudios donde tienen showroom, y por otro lado, la operativa de los montadores que trabajan directamente en las viviendas donde se realizan los proyectos de interiorismo y reforma.

“Lo más importante es crear un entorno seguro”

Tienen que garantizar la seguridad de todos, tanto de empleados como de clientes y para ello ya están ocupándose en la implementación de medidas técnicas y de prevención de riesgos para la incorporación a los centros de trabajo. “Lo más importante para nosotros es crear un entorno seguro, tanto para nuestros clientes como para nuestros trabajadores, y hacerlo desde la incertidumbre con la que contamos no es fácil”, nos dice preocupada por este aspecto.

En principio podrán abrir los dos showrooms el día 11 de mayo, y están valorando el fondo y la forma de la desescalada a partir del Real Decreto publicado por el Gobierno. Están deseando volver a la normalidad, aunque entiende que esa “nueva normalidad” no será como la conocíamos hasta ahora. 

“Necesitamos test masivos”

“Entiendo que el plan está apoyado por la opinión de expertos y quiero pensar que es la forma más óptima de hacerlo, pero sí es verdad que es un tanto confuso, o quizás la confusión esté en la forma de trasladarlo a la población. De todas formas necesitamos test masivos, y desde luego mientras no haya vacuna será difícil poder controlar esta situación”, opina sobre el plan de desescalada.

Equipo de interioristas de La Albaida-Foto de Archivo

“Nuestros clientes de Marbella son en su mayoría extranjeros”

Si normalmente el que la cuenta de resultados sea positiva ya es un reto, esta situación añade varios retos más, entre ellos, que gran parte de sus clientes son extranjeros y no sabemos cuando podrán volver a visitarnos: “El reto para nosotros aquí es mayor ya que nuestros clientes de Marbella son en su mayoría extranjeros y la imagen que les está llegando de España es bastante negativa. Por otro lado, ahora más que nunca tenemos que ser una empresa ágil y adaptarnos a los cambios que se están sucediendo por días en nuestro entorno. En este sentido estamos tranquilos ya que contamos con un gran equipo”.

Después de tantas semanas encerrados en casa seguro que todos tenemos una lista de cosas que cambiaríamos para hacerlas más cómodas y acogedoras. En el equipo de La Albaida, por su parte, esperan ilusionadas que lleguen nuevos proyectos. 

 

Sandra Rojo, Bailly Bijoux

Sandra Rojo es la propietaria de las tiendas de ropa y complementos Bailly Bijoux, pero además su fuente de ingresos se ha visto tocada doblemente ya que su segunda línea de negocios es la empresa de alquiler vacacional Alquilaeasy Málaga. Sandra tomó la decisión de cerrar las 11 tiendas que tiene antes de que entrase en vigor el estado de alarma: “Suspendí la actividad el sábado antes del estado de alarma. No quería exponer a mis trabajadores a ningún tipo de peligro”. 

Ahora, y ante el plan de desescalada anunciado, se siente desprotegida y con la sensación de que las decisiones se están tomando sin tener a los empresarios en cuenta: “Somos nosotros los que generamos puestos de trabajo en nuestro país, arriesgándonos y emprendiendo, y no se nos tiene en cuenta para nada. Creo que no estamos en posición de hacer experimentos y de nuevo creernos el ombligo del mundo. Deberíamos seguir otros modelos de desescalada que sabemos que han funcionado 100%”.

“No voy a tomar ninguna medida hasta que salgan directrices coherentes”

Ni sobre las condiciones en las que podrá abrir las tiendas de moda, ni con respecto al alquiler vacacional, le queda claro las medidas a las que tendrá que acogerse: “ No están nada claras y además muchas de ellas son inviables en la práctica. ¿Me explican cómo no se comparten las zonas comunes en los edificios con apartamentos? No voy a tomar ninguna medida hasta que salgan directrices coherentes. Porque me niego a hacer inversiones y que luego haya modificaciones; legislan a golpe de impulso y lo que hagas hoy no valdrá mañana”. 

” Legislan a golpe de impulso y lo que hagas hoy no valdrá mañana”

Por el momento no se plantea abrir todas las tiendas a la vez: “Voy a abrir la mitad de los negocios para ir viendo el cariz que va a tomar todo esto y en base a la experiencia del día a día tomaré las decisiones. Ahora toca sobrevivir”. 

Sandra siente la angustia de no saber cómo va a reaccionar el público con la apertura y está preocupada no solo por ella, ya que de eso dependen también los 32 trabajadores de los que se siente responsable.

 

María Yanes, propietaria de cuatro tiendas

Maria Yanes, tiene cuatro tiendas de ropa, dos en Sevilla y dos en Fuengirola. Pero además de empresaria es asesora fiscal. Mientras ha tenido que cerrar todas las tiendas, su actividad como asesora ha crecido exponencialmente, ya que sus clientes están viviendo este periodo con mucha confusión, preocupación y la Administración ha ido cambiando continuamente las decisiones, las medidas de ayuda y la documentación a presentar. Puede empatizar perfectamente con ellos, porque como empresaria es parte perjudicada: “ En las tiendas no hemos podido tener actividad ninguna. Nos hemos limitado a seguir activos en las redes sociales, publicando diariamente, por mantener viva la tienda e incluso por si alguna clienta se interesaba en comprar, cosa que no ha ocurrido”.

María lamenta la actuación del Gobierno, la falta de información y la improvisación constante: “Lo ha hecho muy mal desde el principio”.

Sabe que podría abrir las tiendas la semana que viene bajo cita previa, hasta ahí llega toda la información que tiene: “A fecha de hoy no sabemos las medidas completas que debemos seguir, solo lo básico, guantes, gel desinfectante, mascarillas… Incluso la empresa de prevención de riesgos laborales no sabe decirnos con seguridad el protocolo que debemos adoptar ante las clientas, ni la forma de desinfectar la ropa.

No nos atrevemos a realizar inversiones, por ejemplo, en máquinas de ozono porque quizás en unos días vuelven a cambiar todo o deciden imponer una serie de normas nuevas”. 

Tiene mil preguntas en su cabeza. No sabe si las clientes van a ir a las tiendas, ni se querrán o podrán permitirse comprar ropa de primavera y verano, ni si va a poder mantener a toda la plantilla o cómo va a pagar a todos los proveedores si las clientas no compran… 

“Debemos empezar a generar y a activar poco a poco la economía”

Lo que sí tiene claro es que en cuanto pueda y conozca las medidas concretas impuestas, tiene que abrir si quiere que sus negocios continúen: “No puedo esperar a la supuesta “nueva normalidad”, debemos empezar a generar y a activar poco a poco la economía. Los gastos han sido los mismos durante estos dos meses de cierre, con ingresos cero, y la incertidumbre de no saber cómo va a ser la respuesta de la clientela”.

 

Lourdes del Arco, Louver

Lourdes del Arco es la directora Creativa y cofundadora de Louver. Junto a su socia, Verónica, se dedica a diseñar y comercializar colecciones de ropa de invitada para bodas y eventos. No quiere valorar el plan de desescalada, espera a que lleguen medidas más concretas: “En nuestro caso, queremos ser cautas e ir en progresión”.

Se plantean la apertura de la tienda online y según vayan avanzando las fases tomarán otras decisiones: “ En principio comenzaremos sólo con ventas online en nuestra web- www.louver.es-, ofreciendo a nuestras clientas la posibilidad de concertar videollamadas (mediante cita previa), para asesorarlas y ayudarlas una vez reciban su pedido. Poco a poco y viendo cómo se resuelve esta difícil situación, iremos tomando decisiones”.

“Posiblemente nos encontraremos que en nuestro sector se opte más por un servicio online”

En el showroom que tienen en Marbella están acostumbradas a trabajar con cita previa, de hecho es su forma de trabajar habitual: “En Louver siempre hemos trabajado con cita previa, ofreciendo un servicio personalizado a cada clienta, asesorándolas sin ningún coste adicional, esto es una de las cosas que diferencia a nuestra empresa. Por la situación actual, posiblemente nos encontraremos que en nuestro sector se opte más por un servicio online. Por lo que nuestro mayor reto será estar a la altura y poder proporcionar el mismo servicio de forma online, adaptándonos a las nuevas circunstancias”.

 

Mari Carmen Sánchez, Etxart and Panno Fuengirola

Mari Carmen Sánchez, propietaria de Etxart and Panno Fuengirola. Lleva toda su vida en el sector y asegura que nunca se ha sentido tan perdida. No tiene ni idea sobre cómo afrontar la reapertura de la tienda: “Esto es un lio. No sé ni si quiero abrir aún porque desconozco que normativa tengo que seguir. Estoy haciendo suposiciones. Dicen que en los probadores hay que poner máquinas de ozono, pero que necesitan dos horas para desinfectar el espacio y la siguiente clienta tendrá que esperar ese tiempo para entrar… Supongo que tendré que medir la temperatura de la clienta antes de entrar y darles mascarillas y guantes, pero si están agotados, ¿cómo se lo doy? He llamado a algunos amigos que son médicos pero no tenemos ni idea de las medidas de precaución que tendremos que tomar para abrir”. 

Mari Carmen cocinando durante el confinamiento

“El negocio tiene que reciclarse”

Este tiempo de inactividad Mari Carmen lo ha aprovechado para reflexionar sobre el sector y sobre cómo afrontar esa “nueva normalidad” que se va a imponer hasta que aparezca un tratamiento o una vacuna. “Lo que tengo claro es que el negocio tiene que reciclarse. No va a ser como era y eso lo sé desde el primer momento. Yo no tengo venta online, y mi reto es ponerla en marcha al 100%. Eso va a ser lo primero que haga”. 

“Mi reto es poner en marcha la venta online”

Asegura que aunque con miedo por lo que pueda pasar, se va a ilusionar con esta nueva etapa: “ Tendré que adaptarme a lo que venga, porque son 30 años ya trabajando en un mismo modelo de empresa y eso va a cambiar. O te adaptas o cierras y yo tengo claro que no voy a cerrar. Toca reciclarse y comenzar una nueva etapa”.

“O te adaptas o cierras y yo tengo claro que no voy a cerrar”

Le cuesta volver a imaginarse la tienda llena de clientas, pero asegura que no está dispuesta a rendirse, que hará lo que tenga que hacer para mantener su negocio abierto. 

Melisa Lozano, diseñadora

Melisa Lozano es diseñadora y está especializada en trajes de flamenca. Tiene la tienda y el taller en la calle San Rafael, en el centro de Fuengirola, y con ella trabaja gran parte de su familia. A Melisa y sus clientas las han dejado sin ferias por el momento, siempre hay que confiar en que en algún momento todo esto pasará. A ella no se le caen los anillos y tampoco piensa dejarse llevar por el desánimo. En la crisis anterior, para mantener el negocio en marcha, llegó a poner copas los fines de semana en el bar de unos amigos. Así que en esa etapa igual te diseñaba un traje de flamenca que te ponía un gin tonic, pero siempre sin perder la sonrisa.

Su producto es a medida, personalizado, y aunque tiene trajes a la venta en la tienda online, no le ha funcionado en este periodo: “Online tampoco se vende puesto que nuestros diseños y productos están enfocados en ferias, bodas, fiestas y comuniones y todos estos eventos han sido cancelados  por el COVID-19. En este tiempo que hemos estado cerrados hemos estado cosiendo mascarillas solidarias con el Dr.Tirado”.

Podría abrir con cita previa a partir de la semana que viene, ya que al igual que las chicas de Louver, está acostumbrada a trabajar así con sus clientas, aunque su tienda siempre ha abierto en horario comercial. Pero, no sabe qué debe hacer ni cómo: “Hay mucha incertidumbre y poca comunicación. En el comercio no tenemos ninguna pauta clara ni sistemas de protección obligatorios para que podamos abrir. Si te soy sincera, creo que ni ellos lo tienen claro”.

“Hay mucha incertidumbre y poca comunicación”

Por el momento cree que seguirá trabajando a puerta cerrada, que es lo único que le da seguridad: “Creo que estaré trabajando a puerta cerrada un tiempo y preparando mi negocio para las nuevas normativas cuando las anuncien. Creo que hasta finales de mayo no abriremos. Asegura que mientras no pueda ofrecer garantías totales de seguridad a las clientas no se va a arriesgar. “Este tiempo que hemos estado en casa hemos aprovechado para sacar una nueva marca #flamencaencasa, que esperamos que guste y nos ayude a avanzar en este nuevo camino, porque esos productos sí se van a poder vender online”.

 

Gemma Rojas, Thirty

Gemma Rojas es la propietaria de la tienda Thirty 30, en el centro de Málaga. Estas semanas se ha dedicado a darle mucho movimiento a sus redes sociales para seguir comunicando. No ha dudado un momento en desfilar en su propia casa con los modelos de la tienda: “Muchas clientas han reservado prendas que están listas en tienda para que las recojan en cuanto abramos”.

Gemma quiere abrir el 11 de mayo, ya que aunque el local ha estado cerrado, sigue soportando muchos gastos: “Creo que el Gobierno está intentando que la economía arranque lo antes posible pero echo de menos algunas medidas más contundentes y por supuesto, los test de manera masiva”.

Gemma posando para sus redes sociales

Ella sí tiene claro las medidas que tendrá que tomar en la tienda para garantizar la seguridad: “Además de aforo limitado, separación de probadores, desinfección de las prendas, uso de gel desinfectante y guantes para las clientas y para mí. Aunque lo del aforo limitado en pequeñas tiendas como la mía es fácil de cumplir, no hay grandes aglomeraciones como en las grandes cadenas”.

“Lo del aforo limitado en pequeñas tiendas como la mía es fácil de cumplir”

Espera que desde el Gobierno se tomen además otras medidas para apoyar al pequeño comercio: “Esperemos que desde el Gobierno se ponga freno a rebajas y descuentos agresivos por parte de los grandes para liquidar stock. El pequeño comercio no puede rebajar un producto que aun no ha puesto a la venta y que tenemos que pagar a los proveedores. Si ya se habla de la desaparición del 40% del pequeño comercio tras dos meses de confinamiento y la crisis económica que se avecina, una guerra de precios significaría el cierre definitivo de casi el 100%”.

Así están viviendo ellas estas primeras horas tras el anuncio del programa de desescalada del Gobierno y el calendario de reanudación de las diferentes actividades productivas, con incertidumbre, preocupadas, pero sabiendo que además del derecho a la pataleta, lo único que les queda, una vez más, es arrimar el hombro y esperar a que sus clientes sigan confiando en ellas. 

Ver comentarios (0)

Publicar un comentario

Your email address will not be published.

Ir al principio