fbpx
Estás leyendo
The Holistic Concept, la plataforma que ayuda a gestionar el estrés en las empresas

The Holistic Concept, la plataforma que ayuda a gestionar el estrés en las empresas

Es más que evidente que el exceso de tecnología no es saludable pero en ocasiones puede ayudarnos en nuestra vida diaria. Es el caso de The Holistic Concept una plataforma que a través de vídeos y audios ayuda a las personas a gestionar el estrés que se genera por la falta de tiempo para llegar a todo y que puede desencadenar falta de productividad y motivación en el trabajo. Está dirigidas a las empresas para que lo implementen como medida entre sus trabajadores mediante sesiones virtuales que se complementan con “daily resets”, sesiones presenciales donde a través de pausas activas durante la jornada laboral, ayudan a los trabajadores a resetear cuerpo y mente. Son perfectas para integrar en el ritmo diario y distanciarnos del ruido y el ajetreo. Durante los 30’ que dura cada sesión ponen en marcha técnicas de relajación y meditación urbana y estiramientos muy sencillos pero efectivos.

 

Con más de 3.000 usuarios que utilizan la plataforma, predominan las mujeres de entre 30 y 45 años, con tendencia a cuidarse y preocupadas por su salud. También aquellas personas que se sienten expuestas a situaciones constantes de estrés en su trabajo como son, por ejemplo, los departamentos comerciales, de marketing o de atención al cliente.

La compañía fue fundada en 2019 por Carla Sánchez, creadora del contenido de la plataforma, y Marta Sánchez-Moreno, CEO y responsable de Marketing y Desarrollo de Negocio. Con más de 10 años ejerciendo como profesora de yoga, pilates y Mindfulness y con amplios conocimientos anatómicos y fisioterapéuticos, Carla Sánchez, con quien hablamos en esta entrevista, se encarga de dirigir las sesiones in company presenciales. Por la otra parte, Marta Sánchez-Moreno organiza y lidera la estrategia de la empresa, gracias a su trayectoria como emprendedora y experiencia a cargo de diferentes proyectos anteriores a The Holistic Concept. 

 

¿Cómo surge poner en marcha el proyecto The Holistic Concept?

La idea inicial fue concebida por mi socia Marta Sánchez-Moreno y su intención era crear un club muy especial, un espacio con una oferta única de servicios de salud integral, para cuidarnos tanto física como mentalmente. Marta contactó conmigo para crear el contenido de estas sesiones y en el proceso de darles forma, comenzamos a testar nuestros servicios con empresas sin saber que esa línea de negocio cambiaría por completo el enfoque del proyecto y nos abriría las puertas a llegar a muchas más personas e impactar de forma más directa y efectiva en la sociedad. Pasamos del concepto de club a consultoría y, tras años de trabajo con clientes, detectamos la necesidad de ir más lejos. Así surgió nuestra metodología antiestrés y la plataforma.

¿En qué consiste la plataforma y cuál es su funcionamiento?

Nuestra plataforma es el resultado de años trabajando codo con codo con empresas de diversos perfiles y personas que comparten un mal común, el estrés. Para acompañarles en todo momento y adaptarnos a sus horarios y necesidades, hemos creado una herramienta audiovisual que engloba 16 programas relacionados con las áreas más importantes que se ven afectadas por el estrés. A través de audios y vídeos de corta duración, proponemos ejercicios guiados con objetivos específicos que van desde mejorar la concentración, a relajar las zonas que más sufren cuando pasamos mucho tiempo sentados o mejorar la calidad el sueño. Cualquier persona puede seguirlos desde su puesto de trabajo, desde casa o desde donde esté, de manera que la falta de tiempo deja ser ser una excusa.

 

¿Por qué vivimos hoy con tanto nivel de estrés?

Llevamos un estilo de vida que nos exige más que nunca. Por un lado, los trabajos demandan de nosotros tener capacidades cada vez más diversas y complementarias, y en paralelo la sociedad nos vende una imagen de bienestar desproporcionada en la que debemos tener un cuerpo 10, viajar mucho, disfrutar de ocio, tener una vida social activa o ser padres que a la vez son exitosos profesionalmente, entre otras mil cosas más… Al final, aquello que debería ser un placer se convierte en una carga más y llegar a todo es una gincana. El resultado es que nuestro sistema nervioso se colapsa y el cuerpo comienza a dar avisos en forma de síntomas que nos afectan en lo físico y en lo emocional.

¿Sabemos gestionar el estrés?

Por lo general no y es que el estrés es abstracto, invisible y se manifiesta de muchas formas según la persona. Por eso, es fundamental conocer la sintomatología para poder detectarlo y ponernos en acción tomando las medidas adecuadas. Situaciones tan comunes como estar más torpes de lo normal y que todo se nos caiga de las manos, pueden ser un indicativo de que algo no va bien. El problema es que hemos aceptado socialmente que estar estresados es normal, e incluso lo relacionamos con éxito. Creo que aún no se entiende la escala real del problema, de qué manera nos está afectando a todos y el daño que nos hace.

¿Es posible vivir sin estrés con el tipo de vida que llevamos hoy?

Siempre va a haber una dosis de estrés en el día a día, porque los problemas surgen donde menos lo esperas y también hay ciertas etapas vitales donde vamos a tener que enfrentarnos, nos guste o no, a situaciones difíciles. Idealizar una vida sin estrés sería una utopía y nos puede generar frustración o la errónea sensación de que todo lo negativo nos pasa solo a nosotros. En lugar de eso, proponemos poner el foco en prevenirlo y prepararnos para gestionarlo mejor haciendo pequeños y efectivos cambios de hábitos y un buen entrenamiento emocional. 

¿Qué hábitos diarios podemos adquirir para combatir el estrés?

Existen muchas pautas que pueden ayudarnos a lidiar mejor con el estrés, pero si tuviese que centrarme recomendaría tres:

• Aprender a hacer pausas en el trabajo para estirar las piernas, tomar el aire, meditar o realizar algún ejercicio que ayude a desentumecer el cuerpo después de muchas horas sentados o de pie. 

Mejorar cómo comemos poniendo énfasis en tomar alimentos antioxidantes como los frutos secos y rojos, y productos como el jengibre; todos ellos ayudan a mejorar las funciones del cerebro, el corazón y son antiiflamatorios.

• Por último, cuidar más la higiene del sueño marcando unos horarios, reduciendo el uso de tecnología antes de dormir y volviendo a la lectura. Sin descanso el estrés nos consume.

¿Están la empresas concienciadas con la importancia de luchar contra el estrés?

Bajo nuestro punto de vista estamos en plena transición. Hay empresas que ya han puesto en marcha iniciativas para mejorar las condiciones de trabajo de su gente y son un gran ejemplo, otras empiezan a interesarse por el tema y en general, observamos que las más pequeñas son las menos proactivas. Sin embargo, estamos convencidos de que la tendencia ha llegado para quedarse. El estrés ya está considerado una enfermedad por la OMS (Organización Mundial de la Salud) y el entorno de trabajo es un foco candente, por lo que todos los departamentos de RRHH deberían empezar a tomar medidas. Tarde o temprano el mundo profesional tendrá que cambiar su mentalidad y darse cuenta de que un trabajador es una persona y hay que cuidarla. 

¿Qué beneficios tiene integrar la relajación y la motivación en nuestro día a día?

Vivimos de forma acelerada y buscando siempre resultados en tiempo récord. Aprender a bajar el ritmo y a relajarnos en el entorno de trabajo nos ayuda a tomar distancia, observar, replantear las cosas y retomar de manera más consciente. Eso ayuda también a mantener viva nuestra motivación y a no quemarnos por el camino, sino a disfrutar el proceso que supone el día a día de cualquier proyecto. 

¿Es mejor una hora de relajación a la semana o 1 minuto al día?

Apostamos por el minuto al día, ¡mejor si son 5! Porque cerrar los ojos y tomar un par de respiraciones profundas puede generar un cambio inmediato en cómo nos sentimos o vemos una situación. Perder la oportunidad de hacer ese pequeño reset y posponerlo para otro momento, aunque sea más largo, puede marcar la diferencia entre hacer una jornada llevadera o acumular tensión. Menos es más.

Ver comentarios (0)

Publicar un comentario

Your email address will not be published.

Ir al principio