fbpx
Estás leyendo
Martina Pineda, de Lamar de Eventos: “Este sector mueve mucho dinero. Va a necesitar ayuda para reactivarse”

Martina Pineda, de Lamar de Eventos: “Este sector mueve mucho dinero. Va a necesitar ayuda para reactivarse”

La mesa del salón lleva varias semanas siendo el centro de trabajo de Martina Pineda. Junto a su socia María Canivell, fundaron en 2008 Lamar de Eventos, una empresa especializada en la organización de congresos y eventos profesionales. Martina ha visto como, de un día para otro, el calendario repleto de citas, el teléfono que no paraba de sonar y la bandeja de entrada a la que llegaban emails continuamente han detenido su actividad en seco a causa de la crisis del coronavirus.

Esta amenaza invisible está haciendo tambalear hasta los cimientos más grandes y asentados. Tras más de diez años de frenética actividad Lamar de Eventos acusa las consecuencias de un confinamiento obligatorio. Lo que empezó con algunas cancelaciones, se ha convertido en la tendencia generalizada de la mayoría de los eventos, un sector en el que el trabajo comienza muchos meses antes de la celebración del mismo.

La importancia del este sector es notable en la economía del país y mucho más en una provincia como Málaga. Gracias a él, son muchos los empleos que se activan: hoteles, chefs, camareros, alquiler de menaje, empresas de iluminación, de audio, caterings… La onda expansiva del cese de la celebración de eventos no solo afecta a las empresas organizadoras sino que alcanza un gran abanico de sectores involucrados en este tipo de citas, con las pérdidas que eso conlleva.

 

Aunque la actividad en este ámbito laboral se haya detenido, Martina ahora trabaja a marchas forzadas para reubicar algunos de los eventos que no se han cancelado. El sector, más unido que nunca, ha impulsado el movimiento “No canceles, aplaza”. Ese aplazamiento requiere un trabajo adicional para reubicar y reorganizar a todos los implicados en los acontecimientos con la magnitud de los que organiza Lamar de Eventos.

Durante este confinamiento, Martina también ha encontrado ocasiones para reflexionar sobre todo lo que está ocurriendo. Quizás, cree, no sea mal momento para parar, autoobservarse, reflexionar sobre lo invencibles que nos creíamos y darnos cuenta del valor de todo lo que tenemos y que, en muchas ocasiones, damos por sentado.

María Canivell y Martina Pineda durante una videollamada

El marido de Martina también trabaja desde casa y sus dos hijos siguen con sus clases online. Así está viviendo Martina Pineda estos días como empresaria y como madre.

 

Martina para los que no os conozcan, explícanos qué hacéis en Lamar de Eventos…

Llevamos 12 años trabajando como organizador profesional de congresos. Tenemos sede en Málaga pero operamos a nivel nacional y gran parte de nuestros clientes son también de procedencia internacional. Nuestra actividad es la organización de congresos del sector médico y científico y a la organización de eventos corporativos, jornadas y reuniones de diversa índole.

¿Tenías muchos eventos previstos para estas semanas?

“Los eventos corporativos más importantes del año lo teníamos en el mes de marzo y mayo”

Pues la verdad es que sí, teníamos un calendario de eventos bastante completo desde marzo hasta junio, que es temporada alta para nuestro sector. De hecho, los eventos corporativos más importantes del año lo teníamos en el mes de marzo y mayo. Los meses estivales son más bajos para eventos corporativos y congresos pero este año, incluso en este momento, teníamos eventos corporativos de una empresa multinacional en el mes de agosto.

Estábamos organizando varios eventos corporativos para empresas internacionales, convenciones de empresa y dos congresos del ámbito económico. El año 2020 tenía muy buena proyección a nivel de empresa, grandes proyectos y tanto es así que nuestro equipo estaba en crecimiento…

¿En algún momento fuiste consciente previamente de lo que nos venía encima o te ha sorprendido la magnitud de la crisis?

La última semana de febrero empezamos a recibir cancelaciones de asistencia a uno de los eventos corporativos que teníamos previsto celebrar a finales de marzo. Empezaron cancelando las reservas los asistentes que venían desde Italia, porque fue cuando todo empezó a agravarse allí, y más tarde empezaron a cancelar asistentes de otros países… A la semana siguiente, nuestro cliente decidió cancelar la totalidad del evento.

En ese momento no fuimos para nada conscientes de la magnitud de la crisis, pensábamos que iba a ser solo ese evento por el carácter internacional del mismo, pero creíamos que los eventos de un perfil más nacional no se iban a cancelar…

Supongo que mantienes el contacto con clientes y con tu equipo, ¿están animados o conforme pasan los días y se amplía la etapa de confinamiento están más decaídos?

Sinceramente, el sector MICE está muy preocupado. Somos uno de los sectores más castigados. Se trata de un sector en el que se ha de trabajar con cierta antelación para ejecutar y planificar los eventos con éxito, no es un segmento en el que de un día para otro se pueda retomar la actividad como si nada, se necesita un tiempo de planificación, búsqueda de espacios y organización y esto hace que el sector tenga mucha preocupación por cómo se va a desarrollar el año. Porque aunque el estado de alarma pase, los eventos no se hacen en 24 horas y nos preocupa el tiempo de reactivación del sector.

“Al sector de los eventos profesionales no se le da la importancia que tiene en nuestro país”

El sector de los eventos profesionales es un sector del que poco hablan las autoridades y, en mi opinión, no le dan la importancia que tiene en nuestro país. Nos engloban dentro del turismo, como algo más, pero no podemos olvidar que el sector de los eventos corporativos y profesionales mueve entre 16.000 y 20.000 millones de euros. Este dato lo saco de una publicación de Eventoplus, líder en el sector.

Este sector crea mucho empleo, es importante decirlo. Se contratan azafatas, camareros, chefs y maîtres, técnicos, conductores, personal en hoteles, montadores, decoradores, fotógrafos, agencias de viajes, publicidad… España es el tercer destino mundial de congresos internacionales, según ICCA después de EEUU y Alemania.

Después de todo esto, nuestro sector va a necesitar ayuda para reactivarse y deseo que las administraciones nacionales, regionales y locales le den el tratamiento que nuestro sector profesional requiere y merece.

 

El sector se ha unido en torno a la consigna “No canceles, aplaza”. ¿La gente está cancelando o aplazando? ¿Hasta que fecha te han anulado eventos que tenías contratados?

Hay algunos que están cancelando y otros están aplazando, pero ante la incertidumbre que existe, hay clientes que están aplazando al año 2021. Imagínate… previsiones que se tenían para este año, se nos van ya al 2021.

“Si una empresa ha tenido que recortar en personal, no va a invertir en eventos”

Y aplazar no es tarea sencilla, ya que hay que buscar opciones de sede disponible, espacios libres, capacidades suficientes en hoteles para las nuevas fechas, gestión de los viajes de los asistentes… con lo que habrá seguro eventos que no se podrán aplazar y, por ende, no celebrar.

Además, los eventos corporativos que promueven empresas seguramente van a tardar en retomarse, en muchos casos por una cuestión de imagen… Si una empresa ha tenido que recortar en personal y en otras facetas, no va a invertir en eventos por tema de imagen; ya se vivió lo mismo en la crisis anterior, las empresas dejan de hacer eventos.

¿Cuándo aplazan, ponen fecha o se van a esperar a que pase todo esto?

En un principio, los que aplazaban ponían fechas, ahora mismo ya no saben ni que fecha poner, por lo que prefieren esperar. Ante tanta incertidumbre, no se puede decidir. Además, en el caso de los eventos con asistentes internacionales, el problema no es solo que pase esta situación en España; como vemos es una situación global y cuando llega a otros países, son estos países los que empiezan con las restricciones de viajar y seguirán sin poder venir a España para celebrar sus eventos. La incertidumbre de cuándo pasará esto es aún mayor…

¿Puedes ir adelantando trabajo estos días o está todo parado?

Con respecto a organizativa de eventos, está todo absolutamente parado. No suenan los teléfonos, no se reciben emails… Además, no se puede hacer gestión comercial de ningún tipo porque, evidentemente, ahora nadie está valorando organizar un evento.

Ahora mismo en lo que estamos trabajando es en gestionar las cancelaciones de la mejor manera posible para nuestros clientes, porque cancelar no consiste en decir solo que no se celebra, sino que hay que gestionar las condiciones de las políticas de cancelación de hoteles, proveedores, servicios confirmados…. para que nuestros clientes salgan lo menos perjudicados posibles. Además, estamos buscando opciones de nuevas fechas.

¿Cómo estás pasando estos días? 

Están siendo días muy raros. En menos de una semana hemos pasado de tener un semestre lleno de proyectos interesantes, eventos muy importantes y una gran actividad por delante a no tener ningún evento que organizar, a mandar al equipo a casa, a retirar el ordenador y el teléfono y mover la oficina al salón… Es muy difícil asimilar todo este cambio en tan poco tiempo.

Te puede interesar

Con tu ritmo de trabajo habitual supongo que estarás poco en casa. ¿Cómo está siendo la experiencia de ser madre y ama de casa a tiempo completo? 

“Los primeros días han servido para encajarnos todos en la nueva rutina”

Yo soy de las que intento sacar lo bueno de todas las situaciones. Los primeros días han servido un poco para encajarnos todos en la nueva rutina; han sido un poco más difíciles de llevar. Al mismo tiempo que trabajas, tu hija te hace una pregunta de sus tareas escolares y tu hijo pone la música a todo trapo en su habitación y tu marido está en la otra haciendo videoconferencia con su equipo de trabajo al tiempo que en la cocina hay que preparar el almuerzo… ¡Todos muy juntitos!

Pero ahora lo estamos llevando mejor, cada uno tiene su espacio y su rutina y nos la respetamos, y cuando acabamos, compartimos tiempo juntos, en familia, y charlamos bastante más que antes.

¿Te organizas el día con rutinas y disciplinas o te estás dejando llevar?

Yo soy una persona bastante activa y me cuesta mucho no hacer nada, por lo que sí tengo mis rutinas y disciplina. Me levanto temprano como cualquier día de trabajo, desayuno y comienzo mi minijornada laboral hasta mediodía.

Por las tardes, dedico un espacio de tiempo para hacer deporte a diario, combino yoga con entrenamiento de cardio. Hemos montado un gimnasio casero. Eso es otra cosa positiva de tener más tiempo, poder hacer deporte en familia y a diario.

¿Qué reflexión personal haces sobre todo esto?

“El ritmo de vida que estábamos llevando era excesivo; hemos vivido corriendo”

El principal aprendizaje de toda esta situación es ver claramente lo efímero que es todo y lo vulnerable que somos, sobre todo los seres humanos, algo que lo habíamos olvidado por completo la mayoría.

El ritmo de vida que estábamos llevando era excesivo, hemos vivido corriendo, sin para de hacer cosas, sin parar de querer más, sin pararnos ni un minuto para saber si hacia adonde íbamos es hacia adonde queríamos realmente ir…

Creo que la principal lección que estoy sacando de todo esto es que lo único que importa es el día presente.

 

¿Qué está siendo lo peor de esta crisis?

Poniendo, por supuesto, en primer lugar la crisis sanitaria, los fallecidos y los enfermos lo peor a nivel laboral está siendo la incertidumbre y falta de previsión. No sabemos cuando va a pasar esto y sus consecuencias finales, por lo que no se puede prever plan de acción alguno.

“Echo en falta que nos hablen como personas y dejen atrás el discurso de venta político”

A nivel político, lo peor es la poca cercanía y entendimiento de nuestros representantes políticos. Soy más que consciente de la gravedad y de la complejidad de la situación y no me permito en absoluto criticar el modo en qué se está gestionando, pero si echo en falta que nos hablen como personas y dejen atrás el discurso de venta político, que sean sinceros, honestos y que si se equivocan lo reconozcan porque todo el mundo se puede equivocar y a todo el mundo se le puede perdonar.

Es una situación extraordinaria, imprevisible, nunca antes vista, y toca que todos arrimemos el hombro: políticos, empresas, ciudadanos pero como personas no como puestos de trabajo. No perdamos tiempo en criticar, en compartir odio en RRSS, en atacar a uno u otro partido, sumemos entre todos.

¿Y lo positivo?

Creo que esta situación nos está dando la opción de pararnos, ver las cosas con distancia y reinventarnos. Soy optimista y creo que tras esta crisis, va a ser más necesario que nunca reinventarnos como personas, reinventar las empresas, crear, innovar, romper patrones establecidos que teníamos muy interiorizados, flexibilizar nuestras posturas y abrirnos a lo nuevo, y lo que espero de verdad es que seamos capaces de ayudarnos entre todos. Creo que es el momento de sacar nuestra mejor versión como personas y cuidarnos y apoyarnos los unos a los otros, personal y profesionalmente. Y juntos seguro que salimos y demostramos que el ser humano unido es imparable.

Martina y María tenían un trabajo fijo y estaban muy bien consideradas cuando en el año en el que comenzó la anterior crisis, decidieron arriesgar y montar su propia empresa. Desde entonces se han convertido en una de las más relevantes del sector, así que estamos seguros de que cuando todo esto pase, volverán a remontar y a seguir realizando desde la excelencia un trabajo que les apasiona. 

Ver comentarios (0)

Publicar un comentario

Your email address will not be published.

Ir al principio