fbpx
Estás leyendo
Inés Sainz: «Estamos dejando una sociedad dormida, sin valores»

Inés Sainz: «Estamos dejando una sociedad dormida, sin valores»

Empresaria de éxito con una empresa de comunicación especializada en lujo, ¿cómo ha sido esa transformación de modelo y actriz a empresaria?

Llevo más de 22 años trabajando en el mundo de la comunicación de las marcas de lujo. En realidad, mi etapa como modelo y actriz fue solo en los inicios de mi carrera profesional, con 16 añitos, mientras lo compaginaba con mis estudios de Marketing y Comunicación. ¡Llevo 30 años trabajando! Hace trece decidí emprender y fundar Back Up, mi propia empresa de comunicación y relacionas públicas. Desde ella damos servicio, no sólo a marcas del sector lujo, sino también a otros sectores como el tecnológico o el legal. Ahora trabajo en 7NN TV, una joven cadena de noticias, que acaba de nacer y estoy feliz con el proyecto.

Eres a día de hoy un “azote” de las vacunas y de determinadas decisiones que rodean a la pandemia… ¿con qué argumentos?

Con los argumentos de que nos han contado una sola versión. Han pasado dos años y todavía no hemos podido ver un debate real entre médicos y científicos que defienden una versión y los que defienden la contraria. En la verdadera ciencia siempre encontramos debate, así es como se llega a conclusiones.

Por otra parte, cuando se ha intentado organizar el debate, era siempre la parte que defiende la versión oficial, la que no ha querido sentarse con la otra, tachándola de negacionista. Lo cual me parece extraño porque los médicos, físicos, químicos, etc, hasta donde sé, reciben la misma formación universitaria. Por otro lado, a todo el que se hacía preguntas más allá de lo que contaban los grandes medios de comunicación, que seguían al pie de la letra la versión oficial sin salirse del guion, también los han tachado de conspiranóicos y negacionistas.

Una de esas cuestiones que se puso encima de la mesa desde el principio, fue el tema legal. A muchos nos parecía que se estaban violando derechos y libertades fundamentales, como la libertad de circulación, y el control del Gobierno por las Cortes, y efectivamente así ha sido con dos estados de alarmas declarados inconstitucionales por el Tribunal Constitucional. Otro punto importante es el tema de los grandes medios de comunicación. Nunca en mi vida vi una cosa igual. Todos en consenso defendiendo al gobierno. No se cuestionaron las compras de material ni los datos oficiales ni el tema legal. Nada. No se cuestionaron, nada. Esto es algo que jamás he visto en mis 22 años de profesión. A esto, además, hay que añadirle la censura en las redes y unos supuestos verificadores. Algo que en otro tiempo se hubiera considerado como el Ministerio de la Verdad o la Inquisición, me parece inaudito que lo consintamos como sociedad.

La libertad de expresión y el derecho a recibir información veraz de los ciudadanos, que aparecen en el artículo 20 de la Constitución Española, se están violando sistemáticamente y a la gente le parece normal. ¡Terrible! Sobre las vacunas vuelve a pasar lo mismo. Lo primero es que se trata de  una decisión personal y de cada uno, decidir los medicamentos y tratamientos que utilizas para tratar tus enfermedades. Está reconocido en numerosos tratados internacionales, como el Código de Núremberg. Lo segundo, es que nunca nadie se vacuna para proteger a los demás, se vacuna para protegerse a sí mismo, con lo que el argumento de “vacúnate para proteger a tu abuelo” es solo una campaña de terror para obligar a la gente a vacunarse. Si tu abuelo está vacunado, estará protegido. No necesitas vacunarte tú. De nuevo nos encontramos las mismas variables que con la pandemia. La legal, la científica, puesto que tampoco ha habido debate, y la mediática con una gigantesca campaña de señalamiento y persecución a todo aquel que piensa diferente y defiende su libertad.

¿No te preocupa cierta “sobreexposición” en tus redes sociales con cuestiones tan polémicas y que despiertan tanto adhesiones como discrepancias?

Soy una gran defensora de la libertad y como buena libra, también de la justicia. No puedo evitar alzar la voz cuando veo algo injusto o que atenta contra nuestra libertad. Es importante que la gente sepa que la libertad, es individual, no colectiva, pero te venden el bien común y la gente no se para a pensar por sí misma. El bien común no existe, siempre es el bien de unos pocos y siempre son los mismos. Me suena muy comunista el término y para mí es pura propaganda. Conmigo no cuela, además, porque mi madre me crió siempre pensando en ayudar a los demás, pero eso no quita para que mantenga un pensamiento crítico out of the box. Además, me preocupa el futuro de mi hijo y, por tanto, el futuro de la juventud. Les estamos dejando una sociedad dormida, sin valores, que no defiende a su familia por encima de todo, por encima de políticos o leyes injustas. Una sociedad que simplemente sigue mantras absurdos que repiten incesantemente nuestros “amados líderes”

¿Qué le dirías hoy en día a los detractores de los concursos de belleza? ¿Se ha avanzado en combatir la creencia de que una mujer guapa es una mujer florero?

A los detractores de los concursos de belleza no me molesto ni en contestarles. Tengo cosas más importantes que hacer en la vida. Y no, no se ha avanzado. Este tópico sigue anclado en la sociedad, aunque algunos vayan de progres y modernos, son justo los que utilizan este argumento para atacarme por mi certificación en ciencia de datos, por ejemplo.

¿Qué representa para ti la metáfora “techo de cristal»?

Nada. Es otro de los mantras que nos repiten constantemente. Si trabajas, te esfuerzas y luchas, consigues lo que quieres. Si te pasas la vida quejándote esperando que alguien, un político, por ejemplo, resuelva tus problemas, nunca te sentirás realizada.

¿Cómo viviste el cáncer? ¿Qué enseñanzas te dejó?

Siempre digo que, lo de mi cáncer, lo considero un milagro. Un toque de atención para que cambiara de vida. No tuve que pasar por tratamientos de quimioterapia, solo radioterapia. Tampoco tuvieron que hacerme una mastectomía. Fueron seis meses de terror que los he tomado como un aprendizaje. Aprendí que la vida es para disfrutarla y ser feliz a diario por muchos problemas que tengas. Para mí cada día es un regalo del cielo.También me vinculó de por vida a una causa por la que sigo luchando, ayudando a todos los que puedo. Muchas veces solo quieren contarte su caso y desahogarse porque no quieren preocupar a la familia. Otras, no saben a qué médico acudir o están aterrorizados. Hay muchas formas de ayudar en la vida y yo estoy feliz haciéndolo.

Vasca de nacimiento y de corazón… ¿cómo ves a tu comunidad autónoma a día de hoy, y qué supuso para ti ser potencial víctima de ETA?

Precisamente, se me parte el corazón. Esos homenajes a los asesinos, el acercamiento de presos. Terroristas en el gobierno nacional, tomando decisiones sobre nuestras vidas… Es horrible ver cómo están blanqueando la historia de una banda criminal, que causó tanto daño a la sociedad.

Crecí en el terror de pensar que podían secuestrar a mi padre o a mis hermanos, matarlos o como mínimo enviarnos la carta del impuesto revolucionario. Pero nunca tuve miedo de hablar alto y claro en contra del terrorismo y del señalamiento que su culpa, muchos hacían a todo el pueblo vasco. La ignorancia a veces hace que metas a todos en el mismo saco. Lo estamos viendo ahora con Rusia, que parece que todos los rusos son malos.

¿Qué retos y sueños te quedan por cumplir?

Mas que retos y sueños, que ya me doy por satisfecha porque he ido cumpliendo todo lo que me he propuesto en la vida, a base de esfuerzo y constancia, son deseos, y eso lo dejo en manos de Dios.

Muy personal

Boxeo. Me desahogo golpeando el saco, libero estrés y hago ejercicio. También escucho música a diario para desconectar de la actualidad.

¿Algún pecado confesable?

Es mejor no enfadarme…

¿Qué haces en tu tiempo libre?

¿Tiempo libre? ¡Jajaja! Soy autónomo. No sé lo que es el tiempo libre.

¿Último libro leído?

Despierta de Fernando Paz

¿Grupo de música preferido?

¡Uf! ¡Un montón! No podría decir uno. Soy muy roquera, eso sí.

¿Un lugar para perderse?

Cualquier estación de esquí. En mi próxima vida espero vivir en la montaña, alejada del mundo.

Ver comentarios (0)

Publicar un comentario

Your email address will not be published.

Ir al principio