fbpx
Estás leyendo
Detox digital: dispositivos ‘off’ para sentirte ‘on’

Detox digital: dispositivos ‘off’ para sentirte ‘on’

La tecnología ha alcanzado muchos aspectos de nuestra vida y, para algunos, el móvil se ha convertido en una extensión de ellos mismos. Sin duda, la tecnología ha creado una dependencia que, en mayor o menor medida, todos sufrimos.

Para trabajar, para ligar, para comunicarnos… la tecnología nos rodea y es parte activa de la mayoría de los procesos que desarrollamos en el día a día. Sin saber muy bien cómo, hemos llegado a convertirnos, en ocasiones, en esclavos de los dispositivos: coger llamadas, responder WhatsApps, ponerlos a cargar continuamente…

Aunque no seamos plenamente conscientes de ello, nuestra relación con la tecnología es muy cotidiana y habitual. Por mucho que nos guste mirar las redes sociales impulsivamente o aprovechar para consultar algunas cosas antes de dormir, nuestro cerebro también necesita desconectar de tanta pantalla. Por eso, proponemos 10 consejos para ayudarte a que tu desintoxicación de lo digital sea un éxito.

 

1.- Elige por cuanto tiempo vas a desintoxicarte

Para empezar, debemos fijar un objetivo temporal para este detox. Lo ideal es aprovechar unas vacaciones o una escapada para hacerlo. Al menos debe durar alrededor de tres días para que se note la ausencia de tecnología y conforme vayas ganándole terreno al móvil o al ordenador, ir ampliándolo a siete días, por ejemplo.

2.- Horarios claros

A veces, te será imposible dejar el móvil de lado por completo porque el trabajo o cualquier asunto familiar requiere de ello. Lo adecuado es elegir unas horas en las que mirar el móvil; el resto, ¡móvil apagado y fuera de la vista!

3.- Distracciones fuera

Soniditos, luces, pantallas deslizantes… ¡Los móviles parecen una feria! Desactiva las notificaciones y silencia el móvil para que no te distraigan y llamen tu atención continuamente. Eso hará más fácil el periodo detox.

4.- Crea hábitos tecnológicos saludables

Aprovecha para crear unas bases sólidas respecto al uso de la tecnología en tu vida. Por ejemplo, aprovecha para no usar el teléfono mientras estás comiendo o quítalo de en medio cuando estés con amigos.

5.- No muerdas la manzana

Por mucho que te cueste, ¡no caigas en la tentación! Recurre a tu fuerza mental, al positivismo e, incluso, al mindfulness para evitar mirar el móvil. Aunque parezca que vas a desfallecer si no lo haces, no es más que tu cerebro jugándote una mala pasada.

6.- Ocupa tu mente

En multitud de ocasiones, se recurre al móvil, a la tablet o a cualquier dispositivo por puro aburrimiento. Por eso, es muy recomendable buscarse aficiones o actividades que completen estos vacíos y que nos mantengan la mente ocupada de querer caer en la tentación.

 

7.- Las penas compartidas, son menos penas

Busca a alguien en quien apoyarte, que te aconseje cuando lo necesites y te equilibre cuando las ganas de acudir a la tecnología te invadan. Siempre es bueno expresarse y compartir con otra persona todo el proceso.

8.- Que la pereza esté de tu lado

Aunque suele considerarse que la pereza es algo negativo, quizás pueda servirnos para el fin que nos ocupa. Aleja todo lo posible el móvil, tablet u ordenador de ti. Si estás tranquilamente en el sofá relajado, quizás la pereza sirva de barrera entre tú y tus ganas de coger el dispositivo en cuestión.

 

9.- Reparte las horas

Un ejercicio que puede servir para dejar a un lado tanta tecnología es el que consiste en destinar el doble de tiempo del que le dedicas a los dispositivos tecnológicos a otras tareas más recomendables. Por ejemplo, por cada media hora que pases con el móvil, dedica una hora a leer un libro.

10.- Saca la escoba y el recogedor virtual…

¡Es hora de hacer limpieza en tu teléfono! Deshazte de todas esas aplicaciones que no te aportan nada y solo hacen consumir tu tiempo innecesariamente. Un móvil ordenado hace mucho más fácil el reducir su uso.

Ver comentarios (0)

Publicar un comentario

Your email address will not be published.

Ir al principio