fbpx
Estás leyendo
Una mañana con la Unidad de Participación Ciudadana de la Comisaría Provincial de Málaga

Una mañana con la Unidad de Participación Ciudadana de la Comisaría Provincial de Málaga

Nos vamos de ruta con la Unidad de Participación Ciudadana de la Comisaría Provincial de Málaga y nos acercamos a la labor que están realizando estos días. En la oficina nos recibe Susana Prieto, inspectora de la Policía Nacional y delegada provincial de participación ciudadana. Si normalmente su trabajo y el de su equipo consiste en visitar colegios e institutos y concienciar al alumnado y sus familias en temas como la prevención del bullying o los delitos a través de internet, la llegada de la pandemia del coronavirus, y la orden de confinamiento de la población, ha cambiado por completo la actividad de la unidad.

Inspectora Susana Prieto

 

Ahora, su labor diaria consiste en garantizar que todos los equipos de prevención como mascarillas, EPIs o pantallas faciales que están elaborando los equipos de voluntarios en casa lleguen a aquellas personas que los necesitan. Residencias de ancianos, albergues y hospitales reciben la visita del equipo con los brazos abiertos y llenos de agradecimiento hacia quien las elabora y hacia los agentes de la Policía Nacional que las entregan. 

El trabajo de la Inspectora Prieto es el de coordinar esa recogida de materiales y su posterior entrega, hace de puente entre el trabajo que están llevando a cabo los voluntarios, con aquellos que necesitan esos materiales para protegerse del Covid-19.  

Aunque asegura que “no se puede vivir siempre con el miedo a contagiarse presente”, reconoce que extrema las precauciones y que le tiene mucho respeto. Como el resto de sus compañeros de la Comisaría Provincial de Málaga, están todo el día en la calle en contacto con otras personas y nadie les puede garantizar del todo su seguridad.

Sabe lo dañino que es este virus, ya que le ha arrebatado primero a su suegro y hoy mismo a un compañero de la unidad científica, el Inspector Sebastián Sabariego. Cuando hablamos por teléfono está un poco emocionada porque esta misma mañana los Bomberos han querido apoyarles y acompañarles en el dolor de esa pérdida con un homenaje a la puerta de la Comisaría. No son momentos fáciles para nadie, y aunque está siendo muy duro, la inspectora prefiere centrarse en su día a día en las muestras de solidaridad que estamos viviendo y de la que ella es partícipe. 

Esta nueva actividad que están desarrollando, como a todos, les ha pillado por sorpresa. No podían imaginar la magnitud que iba a alcanzar la pandemia. Así que como la mayoría, han tenido que adaptase y derivar su actividad a la nueva situación, pero con menos personal. Si antes eran 5 en el equipo, ahora son solo 3. Pero 3 que trabajan y se esfuerzan como si fuesen muchos más para poder cubrir todas demandas que llegan a la oficina ya sea por teléfono, por la web, por mail, e incluso a través de su teléfono personal. 

 

Inspectora Susana Prieto

¿Cómo surgió esa colaboración entre los que están elaborando materiales de protección y los que necesitan esos materiales?

La delegación de participación ciudadana somos un canal permanente de comunicación con la ciudadanía. En este momento la sociedad reclamaba que colaborásemos con ellos en el tema de la logística para hacer reparto de mascarillas, EPIs y pantallas protectoras que están haciendo los voluntarios y hacerlas llegar a quienes las necesitan. Esta unidad antes hacía otras actividades como charlas en colegios, prevención de bullying o prevención de robo a nuestros mayores, pero nos adaptamos y dirigimos toda nuestra actividad a colaborar con el voluntariado. 

Cuando empezó esta crisis algunos de nuestros compañeros de otra unidad nos dijeron que tenían conocimientos de varias iniciativas de este tipo y me pusieron en contacto con Armando, que creó la red Málaga Ayuda Hospitales y le llamé. Ese mismo día nos pusimos en marcha y desde el primer momento muy ilusionados con el proyecto. Hay mucha gente implicada que tiene muchas ganas de participar y ayudar y eso se transmite. 

Hay muchas personas que están confinadas en casa y con las que tenéis contacto gracias a vuestra labor actual, ¿debe ser satisfactorio ver lo que están haciendo y tener contacto con ellos?

“La gente está muy agradecida”

Es satisfactorio para todos. Para los ciudadanos porque al tiempo que están confinados tienen algo útil que hacer y se sienten útiles, que es muy positivo a nivel psicológico para ellos y hacen una labor muy buena. Nosotros nos sentimos muy orgullosos de hacer esto porque nos reconforta y nos gratifica tanto ayudar al que lo elabora, como al que lo recepciona, porque nos damos cuenta de que son muy bien recibidas. De hecho, hemos llevado mascarillas a alguna farmacia para el colectivo de los sordos y nos han llamado al rato para decirnos que se habían agotado y hemos tenido que volver a llevarles más. La demanda es grande y la gente está muy agradecida.  

 

¿Tenéis más o menos una cifra de materiales que habéis repartido en este tiempo?

Comenzamos hace 4 o 5 semanas. Por ejemplo, mascarillas caseras artesanales hemos repartido cerca de 4 mil. Pantallas protectoras, como 250. Mascarillas higiénicas, como unas 2000. Gorros artesanales unos 550 y batas unas 167. 

Ahora muchos voluntarios están haciendo mascarillas para los niños con un tamaño adaptados a ellos. 

¿Cómo crees que va a afectar que los niños puedan salir?

“Tendremos que garantizar cierto orden”

Te puedo contestar a nivel personal, pero no te lo sé decir con exactitud porque habrá que esperar que eso pase. Evidentemente, cuanto más personas haya en la calle más control habrá que ejercer y será más complicado todo. No podemos estar midiendo si una niño está una hora o una hora y cuarto en la calle, pero tendremos que garantizar cierto orden. Va a depender de que la población lo haga bien y sea responsable. Ni esto es el ejército, ni los niños son soldados…Es como cuando abran las playas, no sé cómo vamos a controlar el aforo…

Hay personas que están repartiendo los equipos que elaboran por su cuenta…

Si estamos haciendo esto es para que ellos se puedan quedar en casa. Hay que evitar al máximo que la gente esté en la calle. Siempre deberían buscar el apoyo de personas o profesionales que ya están en la calle, porque continúan trabajando, para hacer esos repartos.

¿Cómo os reciben en los sitios a los que lleváis los materiales?

Somos muy bien recibidos en todas partes. De hecho, nos hacemos fotografías con ellos cuando se los entregamos y se las mandamos a los voluntarios para que vean que ese trabajo que les está costando tanto hacer está llegando a sitios que hacen falta. En esas fotos se ve el cariño con el que nos acogen, el aplauso que nos dan, que es también para los voluntarios, es una forma de motivarles y agradecerles su trabajo. 

Habéis coordinado también la campaña de concienciación para que no increpen a los niños con autismo y sus familias cuando salen a la calle…

Trabajamos con todos los colectivos vulnerables. Los niños con TEA necesitan salir a la calle a hacer sus paseos terapéuticos, pero la gente que estaba en los balcones lo desconocía y les increpaban. Se hicieron carteles en colaboración con el Colegio de Farmacéuticos para informar, y se colocaron en las farmacias y se entregaron en los centros de abastecimiento de las cadenas supermercados para que a su vez colocaron esos carteles en sus establecimientos. 

La verdad es que colectivos con los que trabajamos están contentos con la actividad que estamos realizando desde aquí. 

La inspectora Susana Prieto, al igual que sus compañeros, es consciente de la importancia del trabajo que están realizando y de la implicación y el compromiso de toda la sociedad. La dejamos en comisaría y nuestro reportero gráfico, Lorenzo Carnero, se sube con los agentes en el Zeta para hacer la ruta con ellos. Van a recoger y entregar material a distintos puntos de la capital en una ruta que ha preparado previamente la inspectora. 

 

Nos vamos de ruta con ellos

En estas fotografías podemos comprobar lo que la inspectora Prieto nos ha explicado, la satisfacción en la cara de todos aquellos que participan en esta labor y en la de los que se benefician de ella. 

La primera parada es la zona de la carretera de Cádiz donde van a recoger batas de protección. Los agentes cuentan que además de recoger los equipos ya terminados, también se encargan de hacerles llegar las donaciones de material que les mandan para que puedan elaborarlas.

Elena Chacón es una de estas costureras voluntarias. Forma parte de un red de 90 personas que están trabajando coordinadas. Si al principio hacía más mascarillas, ahora está cosiendo más batas, que tienen mayor demanda. A diario puede llegar a hacer hasta 22 batas: “Con esto estoy entretenida así que lo único que echo de menos es ver a mis nietos. De estos chicos (se refiere a los agentes de policía nacional) ya me estoy haciendo amiga. Gracias a ellos lo podemos hacer, sino sería imposible. Están dispuestos para todo”.

“De estos chicos ya me estoy haciendo amiga”

Elena Chacón, entregando el material a los agentes

Rocío Luque es costurera y también se dedica a confeccionar batas, y recibe a los agentes encantada. Ya se han convertido en habituales de su día a día. Roció ha perdido la cuenta de las mascarillas, las batas y los gorros que ha hecho ya. Hay días que dedica más de 8 horas a ello: “Para mí es una satisfacción, me ayudan más a mí que yo a ellos”. 

Te puede interesar

Rocío Luque

 

Estefanía comenzó haciendo mascarillas, gorros y ahora batas. Ha perdido la cuenta de las cantidades que ha hecho de cada una de estos elementos que otros usan como protección: “Yo me enteré por una página de Facebook, contacté con ellos y me metieron en un grupo de WhatsApp. Es lo mejor que me podía pasar para este confinamiento, quedarme en casa pero pudiendo ayudar a otras personas”.

Estefanía

“Es lo mejor que me podía pasar para este confinamiento”

De allí, los siguientes puntos a visitar serán para entregar material en la residencia de mayores Vitalia y el Hospital Civil, pero antes el equipo se detiene en una farmacia situada en la zona de Nueva Málaga, donde se entregan mascarillas para sordomudos, que están elaboradas con material transparente en la zona de la boca.

Allí, Guadalupe Sánchez, técnica de la farmacia, explica la importancia de que se realicen estos materiales de protección pensados para ellos. Lo sabe bien porque sus padres son sordomudos. “Hay personas que las necesitan y se las lleva en cuento llegan. Es muy importante lo que están haciendo los voluntarios y la Policía Nacional”, asegura mientras usa a la vez el lenguaje de signos. 

“Es muy importante lo que están haciendo los voluntarios y la Policía Nacional”

Ahora sí, toca parada en Vitalia, donde también descargan parte de los materiales y donde vuelven a recibir esa sonrisa, que por culpa de las mascarillas, solo se pueden ver en los ojos.

 

La siguiente parada es en el hospital Clínico de Málaga. Allí les recibe Olga Ruíz Guerrero, enfermera y jefa de prensa del centro sanitario. La policía le entrega entre otros materiales, un lote de batas de polipropileno para la protección del personal. “Para nosotros es muy importante este tipo de donaciones y les agradecemos públicamente este detalle tan bonito. Esta situación está sacando lo mejor de cada uno. Ellos saben que nosotros los materiales que usamos tienen que tener una homologación mínima y cumplir una serie de requisitos para garantizar la seguridad de personas que la van a utilizar, y eso es lo que nos suministran”, dice. 

“Esta situación está sacando lo mejor de cada uno”

Olga Ruíz también nos da la buena noticia del día cuando asegura que en el hospital están una fase de estabilización y que están preparando la apertura de otras áreas aunque continúan en alerta para seguir atendiendo a pacientes afectados por Covid-19.

El recorrido de este Zeta de la Unidad de Participación Ciudadana es un poquito más largo y continuamos con ellos hasta que vuelven a comisaría, pero esperamos haberos hecho participes de cómo es y como desarrollan su trabajo teniendo puentes de solidaridad un día tras otro. Hoy nuestro aplauso es especialmente para todos los que aparecen en este reportaje y para todos los que representan. Gracias a todos por lo que estáis haciendo.

Reportero gráfico : Lorenzo Carnero

Agradecimiento especial a la colaboración de Manu Palma

Ver comentarios (0)

Publicar un comentario

Your email address will not be published.

Ir al principio