fbpx
Estás leyendo
El sector turístico en jaque ante la desescalada

El sector turístico en jaque ante la desescalada

Que vuelvan los turistas a nuestro país, que se reactive el sector turístico, va a ser crucial para que se reactive la economía. Supone una parte importante del PIB, genera millones de empleos directos e indirectos  y en muchas zonas del país, como la nuestra, es la principal fuente de riqueza. Hay muchos actores implicados en este sector con la necesidad de que se reactive cuanto antes. Pero para ello es necesario contar con seguridad para trabajadores, clientes, y que los nacionales y extranjeros puedan llegar al maravilloso destino que tenemos para ofrecer. 

Por el momento las medidas adoptadas por el gobierno en la desescalada para los establecimientos hoteleros hace inviable la apertura de la mayoría de ellos. Las medidas son confusas también para parques temáticos y atracciones turísticas que son un complemento de ocio en el destino. Las agencias de viaje ni siquiera pueden tener dudas sobre las medidas a adoptar, porque ni se les  nombra en este plan.

Después de tantas semanas en casa, estoy convencida de que todos soñamos en algún momento con escaparnos a un hotel, que nos lo pongan todo por delante, disfrutar de sus instalaciones y de sus servicios. Y aunque podamos echar de menos los viajes al extranjero, ahora mismo nos conformaríamos con alojarnos en algún hotel con jardines, piscinas y restaurantes, aunque estuviese a solo unos kilómetros. Pero por el momento no va a poder ser, porque las condiciones para estos establecimientos por el momento están muy limitadas.  

Sí, podrán abrir a partir del 11 de mayo pero sin poder dar uso a las zonas comunes y con un aforo demasiado limitado para que les sea rentable abrir las puertas. Sandra Caballé, directora de Don Carlos Resort & Spa y María Herrero, socia de B Bou Hotels y  nos hablan de la desescalada desde el punto de vista de los hoteleros. Pero también contamos con las valoraciones de Marta Pérez, directora de marketing y ventas de Bioparc Fuengirola y con María Villar, de la agencia Viája-te el mundo conmigo.

 

Sandra Caballé, Don Carlos Resort & SPA

Sandra Caballé es directora general de Don Carlos Resort & SPA. Se había incorporado a este puesto hacía unas semanas cuando se decretó el estado de alarma.“Desde ese día hemos estado trabajando en el mantenimiento de las instalaciones y sobre todo en el contacto con nuestros huéspedes habituales para redirigir las reservas hacia otras fechas”, nos dice Sandra sobre este periodo.

“Estamos en una fase muy previa”

Ahora, con un plan de desescalada, sabiendo que poco a poco se van a ir reactivando las empresas y vamos a poder ir saliendo a la calle, recuperando paulatinamente la libertad de movimiento, ve la luz al final del túnel: “Valoro muy positivamente que se empiece a trabajar con fechas y que haya una hoja de ruta y referencias con las que empezar a trabajar con más en detalle. Ahora estamos en una fase muy previa con datos aún muy generales en los que es necesario más que nunca profundizar y bajarlos a la realidad. Sabemos que se está trabajando en los protocolos de aperturas tanto para huéspedes como para el personal y es positivo que se haga a nivel nacional”.

“Nos faltan datos para tomar esta decisión”

Sandra entiende que aún toca ser pacientes y sobre todo prudentes con la fecha de apertura: “Son momentos todavía de incertidumbre. Te aseguro que hemos trabajado en diferentes escenarios para diferentes fechas de apertura. A día de hoy nos faltan datos para tomar esta decisión que en breve tomaremos. No se trata sólo de abrir sino de garantizar unos espacios seguros tanto para el huésped como para nuestro personal, garantizando nuestro servicio de calidad que nos caracteriza”.

“Estoy convencida que la realidad será cambiante y deberemos adaptarnos constantemente”

Asegura que el principal reto va a ser adaptarse a la nueva situación y a los cambios que se vayan produciendo en cada momento, por tanto, habrá que ser flexible:  “Se han diseñado diferentes escenarios y protocolos de actuación pensados de una manera muy minuciosa. Nuevas formas de trabajo y nuevos modelos de apertura en las diferentes áreas del Resort, aun así, por muy bien pensado y meditado, estoy convencida que la realidad será cambiante y deberemos adaptarnos constantemente para poder satisfacer las necesidades y expectativas de los huéspedes y por su puesto las necesidades del equipo humano que compone Don Carlos Resort & SPA tan importante para nosotros”.

 

María Herrero, B Bou Hotels

María Herrero es cofundadora de B bou Hotels. Actualmente son los propietarios y gestionan el hotel La Viñuela y el hotel Cortijo Bravo, en la Axarquía. Se trata de de una empresa familiar. Ella y su hermano Andrés, han conseguido elevar el concepto de estos hoteles que son perfectos para desconectar. Recientemente han hecho una fuerte inversión en mejoras, y además de unas estupendas expectativas de ocupación, tenían completa la agenda de eventos en sus instalaciones. Las pérdidas económicas son muy cuantiosas.

“El 11 de mayo para nosotros es imposible la reapertura”

Sabe que el 11 de mayo con las condiciones que se han impuesto, no podrá abrir sus puertas: “ El 11 de mayo para nosotros es imposible la reapertura. Imagino que aquellos hoteles que por circunstancias sea necesario, como pueden ser los que están cerca de industrias u hospitales quizás puedan abrir, pero hoteles a los que los clientes vienen para desconectar, como los nuestros, y por placer, no podremos hasta que los mercados turísticos abran (primero el nacional como mínimo y más tarde el internacional), también cuando nos permitan la apertura de  zonas comunes, piscinas, ampliar las zonas de restauración, etc.

Y más importante aún, no se podrá hacer la apertura hasta que salgan los protocolos sanitarios para la seguridad de nuestros equipos y clientes”.

Spa del hotel La Viñuela

“Se está trabajando en un proyecto común”

María destaca que el sector hotelero siempre ha seguido unas medias higiénicas y sanitarias muy altas: “Ahora mismo se está trabajando mucho en un proyecto común, a nivel nacional e intentando que se amplíe a nivel europeo, de los protocolos higiénicos sanitarios. Ya hay muchos borradores pero estamos a la espera del protocolo, podemos decir, “COVID FREE” para implementarlo en nuestros establecimientos, aunque gran parte del trabajo ya lo tenemos hecho”.

“Tenemos un 60-70 % de clientes extranjeros”

Aunque saber que en las próximas semanas, y si se cumplen los plazos de la desescalada, el turismo nacional podrá moverse este verano es un alivio, la mayoría de sus clientes son extranjeros.
“Abriremos en cuanto se den todas las condiciones; primero las de seguridad sanitaria y segundo, cuando haya clientes y para ello necesitamos que se pueda viajar por lo menos por el territorio nacional. En nuestros hoteles tenemos un 60-70 % de clientes extranjeros, y como sabemos, de momento, estos no van a poder venir. Confiamos en invertir las cifras y que vengan clientes nacionales. Tenemos unas características muy atractivas en estos momentos ya que somos hoteles boutique, sin aglomeraciones, con muchos jardines, zonas comunes, paz en cada espacio y gastronomía exquisita…Pero abrir solo para clientes de la provincia creemos que es inviable”. 

“Abrir solo para clientes de la provincia creemos que es inviable”

Las instalaciones de sus hoteles están hechas para desconectar con una atención muy personalizada y eso requiere de tener a todo el personal activo y todas las instalaciones abiertas, cosa que por el momento no se permite: “Así que el gran reto es que sin que nada de esto se vea alterado podamos tener clientes para a su vez tener viabilidad económica y no morir en el intento. Estos meses están siendo muy complicados, pero es verdad que nos están sirviendo para resetear y reinventarnos en muchas cosas, y así salir de este momento y mantener con fuerza los niveles de empleo, el deseo del cliente y reducir las pérdidas al mínimo posible”.

 

Marta Pérez, Bioparc Fuengirola

Continuamos nuestro recorrido por la industria del turismo y nos detenemos en Fuengirola. Bioparc también depende de que se reactive el sector. Los parques temáticos son uno de los grandes atractivos de la zona y una oferta de ocio para las familias.

Marta Pérez es directora de marketing y ventas en Bioparc Fuengirola y en este tiempo, aunque cerrados al público, ha estado activa: “A raíz del cierre, los equipos han sido reducidos al personal indispensable priorizando las labores dedicadas a asegurar el bienestar de los animales. Esta decisión ha sido tomada tanto en el parque que gestionamos en Fuengirola, como en el de Valencia y en el Acuario de Gijón. Los equipos de gestión hemos entrado en una coordinación centralizada de forma que todos nos apoyamos entre todos. 

Estas semanas, mi trabajo ha sido eminentemente en formato de teletrabajo y en él ha estado muy presente la comunicación dirigida a nuestras comunidades que suman con los socios de pase anual más de 60.000 personas. Comunicarles cómo estamos trabajando desde que cerramos el parque, tanto a nivel de seguridad entre trabajadores, como seguridad con los animales y por supuesto, en cuanto su bienestar”. 

Marta en foto de archivo

Respecto a la desescalada, confía que entre todos vamos a conseguir llegar a esa “nueva normalidad”: “ Lo más importante es establecer un escenario de “normalidad” en el que se establezcan las medidas sanitarias y de seguridad necesarias para garantizar la salud de las personas en sus desplazamientos, en sus actividades, en cualquier decisión que tome, y que este escenario permita la activación de la actividad económica. Creo que una vez activada, las propias empresas junto con las personas, conseguiremos darle rimo de forma paulatina, pero sin duda mientras no haya permiso, no tenemos opción y tendremos que seguir siendo pacientes y estar muy bien preparados para cuando llegue el momento.”

“Nos hemos adelantado con una serie de medidas”

Aún no hay medidas concretas sobre qué medidas deben implantar en el parque pero ya tienen establecidos unos protocolos que adaptarán si son necesarios: “ Nos hemos adelantado con una serie de medidas en diferentes áreas como son el acceso, la movilidad dentro del parque, restaurante, tienda, áreas de actividades, así como para nuestro equipo de trabajo que creemos podrán convivir perfectamente con las medidas que pueda determinar el gobierno en un futuro próximo. 

Por otro lado, en caso de que el gobierno no se manifieste en este sentido, nuestras medidas serán por sí mismas perfectamente adecuadas para garantizar la distancia social y las medidas sanitarias necesarias tanto para los trabajadores, como para las personas que nos visiten”.

Marta no se atreve a hablar de fechas de apertura: “Evidentemente hay que ser muy prudentes con el virus. Todos tenemos opiniones, pero nadie sabe realmente cómo va a reaccionar el virus con estas medidas de desescalada, la incertidumbre es alta. Para nosotros el mejor escenario es aquel en el que las medidas progresan de forma adecuada, en donde el virus no tiene repuntes y la gente recupera la “normalidad”. En ese caso nosotros, por supuesto, querremos también estar en esa vuelta a la normalidad lo antes posible”.

“Sin duda el mayor reto es actuar en un escenario totalmente nuevo y en unas condiciones, por decirlo de alguna forma, “físicas”, que no habíamos contemplado, considerando, además, que el perfil de nuestro visitante hasta la llegada del COVID19 era principalmente turista nacional e internacional con un peso del 80% y que ahora no sabemos cómo se va a comportar”, más incertidumbre ante esta nueva situación.

 

María Villar, Viája-te el mundo conmigo

María Villar es CEO de de Viája-te el mundo conmigo. Una exclusiva agencia en la que el peso fuerte de la actividad son viajes en grupo a destinos no habituales y que permiten conocer esos territorios y países de una manera diferente. María llegó el 15 de marzo de una prospección en Nueva Zelanda y desde entonces ha permanecido confinada en su casa de Marbella sin poder hacer nada.

Su trabajo no es atraer a turistas, es llevarlos fuera, y eso depende de muchos factores como que se abran las fronteras, que las compañías aéreas vuelvan a operar y que el público recupere la confianza y se sienta seguro al hacer estos viajes. Las agencias de viaje ni si quiera han entrado en ese plan de desescalada anunciado por el Gobierno. 

María Villar en uno de sus viajes. Foto de Instagram

Por un lado, entiende que necesitamos poco a poco ir saliendo a la calle, pero le preocupa que aún las cifras de infectados son altas: “ Empieza a ser necesario retomar nuestras vidas poco a poco y salir de este encierro pero quizás sea un poco precipitado salir de casa cuando los índices de contagio aún son altos y no podemos someternos a test para saber en qué condiciones sale cada uno”. 

“Quizás sea un poco precipitado salir de casa cuando los índices de contagio aún son altos”

María lleva toda su vida trabajando en el sector turístico y sobre todo en el hotelero, sigue en contacto con sus compañeros y mira el panorama que se les presenta con cierta preocupación. Aún así, sabe que en su sector, el de las agencias de viajes, es aún más complicado, por eso ya piensa en cómo darle una vuelta a esta situación y reinventarse:  “El sector turístico es uno de los más afectados. En cuanto lleguemos a la fase de “nueva normalidad” confiamos en que el sector sobreviva lo que queda de año gracias al turismo nacional. 

“Tendré que reinventarme”

En mi caso tendré que reinventarme porque todos mis viajes son internacionales, especialmente a destinos exóticos. En el caso del plano internacional el panorama es todavía más incierto ya que nadie sabe cómo va a “viajar” el virus y en qué situación se encontrarán ciertos países en los próximos meses. Me enfrento a varios problemas, destacando: 

-Una vez que abran los espacios aéreos la gente tendrá miedo a volar en un espacio cerrado como es la cabina de un avión.

-Las compañías aéreas se verán obligadas a reducir el número de plazas a la venta y por consiguiente, los precios de los billetes subirán.

-Muchos de los destinos a los que yo suelo viajar son países con ciertas carencias en infraestructuras (transportes, sanitarios, etc…), y el viajero tendrá miedo a que pueda pasar algo una vez allí y no haya opción de acudir a algún centro con las garantías necesarias en caso de contagio o cualquier otra circunstancia médica. 

Mi principal reto es reinventarme y esperar a que la pandemia a nivel global remita lo antes posible y se pueda reestablecer el flujo normal de Viajes Internacionales, que no creo que sea hasta Semana Santa 2021”.

Por el bien de todos, solo queda esperar que la pandemia remita, que se encuentre una vacuna o un tratamiento efectivo y que el sector se recupere pronto. Hay muchos puestos de trabajo en juego, aquí solo hemos mostrado una pequeña parte de ellos. 

Ver comentarios (0)

Publicar un comentario

Your email address will not be published.

Ir al principio